Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

La pintora neoclásica, Marie-Guillemine Benoist (1768-1826)

Autorretrato. Wikimedia Commons
Aprendió de la mano de los grandes artistas de su tiempo y llegó a ser pintora de personalidades como Napoleón. Obras mitológicas y retratos centraron la obra pictórica de Marie-Guillermine Benoist, de estilo neoclásico. Entre sus lienzos, el que la hizo famosa, uno muy poco convencional. El retrato de una mujer negra, antigua esclava, ponía sobre la mesa la existencia de esas personas que durante siglos habían vivido oprimidas e invisibilizadas. Ella las elevó a la categoría de arte. Un arte que se vio truncado por el éxito de un marido que la "invitó" a abandonar su brillante carrera artística en pos de la suya propio como alto funcionario del estado.

Marie-Guillemine de Laville-Leroux nació el 18 de diciembre de 1768 en París en el seno de una familia acomodada de la Francia pre-revolucionaria. Su padre, René Delaville-Leroulx, fue durante un tiempo, funcionario real. Desde pequeña, Marie-Guillemine demostró un destacado talento para la pin…

Entradas más recientes

La madre de la medicina forense, Frances Glessner Lee (1878-1962)

La artista efímera, María Bashkirtseff (1858-1884)

Libros para la esperanza, Clara Breed (1906-1994)

La monja detrás del ADN, Miriam Stimson (1913-2002)

La pequeña compositora española, Marianne von Martinez (1744-1812)

La dama del Ártico, Louise Arner Boyd (1887-1972)

Un ruiseñor de gran corazón, Jenny Lind (1820-1887)

Una pintora alemana brillando en París, Louise Catherine Breslau (1856-1927)

Reflejo de un siglo, las hermanas Mitford (siglo XX)

Recuerdos desde el frente, Dorothea Crewdson (1886-1919)

El origen de la Oktoberfest, Teresa Carlota de Sajonia (1792-1854)

La reina infanta, Mariana Victoria de Borbón (1718-1781)

Conquistando el cielo y la tierra, Beryl Markham (1902-1986)