jueves, 13 de agosto de 2015

Un mechón carismático, Veronica Lake (1922-1973)

Veronica Lake brilló con luz propia en los dorados años cuarenta de Hollywood. Su pequeña estatura, pasaba ligeramente el metro y medio, no fue un obstáculo para que deslumbrara a sus admiradores con su hermosa mirada y su larga melena que marcó tendencia. Pero detrás de aquella hermosa actriz que protagonizó títulos destacados durante la década de 1940, se escondía una infancia turbadora, un carácter difícil y una vida sentimental desastrosa. Todo ello terminaría abocándola a una existencia escandalosa en la que el alcohol terminó convirtiéndose en su compañero de viaje. 

miércoles, 12 de agosto de 2015

La última esposa, Catalina Parr (1512-1548)

Catalina Parr fue la última esposa de Enrique VIII, a quien sobrevivió poco tiempo. Cuando Enrique se casó con su sexta esposa era ya un hombre mayor, viejo, con muchos achaques, por lo que el papel de Catalina fue más el de una enfermera que el de una esposa. Mujer inteligente, Catalina Parr ejerció un importante papel en la corte como regente y como mediadora entre su esposo y sus hijas, a las que consiguió volver a legitimar. Casada dos veces antes de contraer matrimonio con el rey, tras su tercera viudedad, Catalina se casó con un antiguo amor. Pero su felicidad duró muy poco, pues falleció pocos meses después. 

martes, 11 de agosto de 2015

La sufragista pacifista, Adela Pankhurst (1885-1961)

Adela Pankhurst siguió los pasos de su madre y sus hermanas. Todas ellas dedicaron parte de su vida a luchar en favor de los derechos de las mujeres y en conseguir el sufragio femenino en la Inglaterra de principios del siglo XX. Pero no todas las Pankhurst estuvieron siempre de acuerdo en las formas. Adela pasó de ser una sufragista violenta y radical a posicionarse como una feminista pacifista con ideas comunistas que con el tiempo desterraría. Su vida la llevó a viajar a Australia, donde se casó y tuvo varios hijos y donde continuó con sus labores sociales y en favor de la emancipación de la mujer. 

domingo, 9 de agosto de 2015

La monja de las llagas, Sor Patrocinio (1811-1891)

Durante siglos, los pasillos de los palacios españoles estuvieron llenos de cortesanos pero también de curas y monjas. No en vano, los monarcas se caracterizaron por mostrar una ferviente piedad y necesitar del consuelo espiritual de hombres y mujeres de fe. Estos traspasaron a menudo el ámbito estrictamente religioso y se inmiscuyeron en cuestiones más mundanas. Uno de aquellos personajes fue Sor Patrocinio, una monja que durante años permaneció junto a una piadosa Isabel II quien oía sus consejos con especial interés. Pero la conocida como "La monja de las llagas" fue un personaje controvertido, que durante años hizo creer a sus devotos admiradores que sufría los estigmas de Cristo mientras se inmiscuía con demasiada frecuencia en los asuntos de estado. Tal fue su influencia que despertó pasiones y odios a partes iguales. 

viernes, 7 de agosto de 2015

La dama de la vacuna, Isabel Zendal (1773-?)

Vacunación de brazo
a brazo (Detalle)
Cuando el 30 de noviembre de 1803, la corbeta María Pita salía de La Coruña rumbo a América, solamente una mujer iba entre la tripulación. Su misión, cuidar y proteger a los más de veinte niños, incluido su propio hijo, que formaban parte de una expedición que cambiaría el rumbo de la historia médica. Pero mientras los principales nombres de los responsables de la conocida como Real Expedición Filantrópica de la Vacuna pasaron a la historia con nombre y apellidos, tuvieron que pasar décadas, siglos, para que se dilucidara la verdadera identidad de aquella valerosa mujer sin cuya incansable dedicación posiblemente no habría alcanzado el éxito dicha expedición. 

jueves, 23 de julio de 2015

La duquesa atrapada, Georgiana Cavendish (1757-1806)

La vida de Georgiana Cavendish estuvo marcada por los excesos en el juego y en el lujo. Fue una mujer atrapada en un mundo de convenciones estrictas del que, aunque lo intentó, no pudo escapar. Casada por conveniencia con el duque de Devonshire, Georgiana sufrió al no poder dar un heredero varón, un niño que tardó años en llegar y sumieron a la duquesa en una vorágine de alcohol y medicamentos. Su amistad con Lady Elizabeth Foster, terminó convirtiéndose en una relación a tres con el duque, quien la hizo su amante y la acogió en su casa junto a sus hijos. Pero mientras él podía tener a su amante, a Georgiana se le castigó su intento de mantener un idilio con Charles Grey, con el que llegó a tener una hija ilegítima. Al margen de su turbulenta vida privada, Georgiana Cavendish fue un icono de la moda y una activa defensora del partido liberal. Entre sus descendientes más conocidos se encuentra la desaparecida Diana de Gales.

miércoles, 15 de julio de 2015

Amor incondicional, Lina Prokófiev (1897-1989)

La historia de Lina Codina fue la historia de un amor incondicional, pero también cruel, que la llevó a un destino trágico. Enamorada sinceramente del compositor Serguéi Prokofiev, lo siguió allá donde él iba y lo amó sin condiciones. A pesar de que él se negó a casarse con ella y sólo lo hizo cuando Lina quedó embarazada de su primer hijo; a pesar de que Serguéi se enamoró de una mujer mucho más joven y no dudó en mantener ambas relaciones; a pesar de que la abandonó a su suerte, a ella y a sus dos hijos, en una URSS amenazada por el terror estalinista. Lina sufrió torturas y fue condenada injustamente. Lina Prokófiev pasó siete años en un gulag y nunca más lo volvió a ver. A pesar de todo, al final, ella lo amó siempre. 

martes, 14 de julio de 2015

La reina loca, Luisa Isabel de Orleans (1709-1742)

Luisa Isabel de Orleans vivió muy poco tiempo en la corte española, pero el suficiente para que el pueblo la recordara como la reina loca. Su locura estaba muy alejada de la que en otro tiempo se le atribuyera a otra reina, Juana I, quien se suponía loca pero de amor. Luisa Isabel de Orleans escandalizó a todos con su actitud extravagante y en absoluto digna de una reina. Corría por los pasillos en paños menores, eructaba y se ventoseaba sin ningún tipo de pudor y comía de manera desordenada en los lugares más insospechados. Por poner sólo algún ejemplo. No es de extrañar que cuando su marido falleció repentinamente, Felipe V, de nuevo en el trono, y su esposa Isabel de Farnesio, se afanaran en mandarla de vuelta a su Francia natal.

lunes, 13 de julio de 2015

A la sombra del papado, Olimpia Maidalchini (1591-1657)

Cuando el 15 de septiembre de 1644 el cardenal Giambattista Pamphili era elegido papa como Inocencio X pocos imaginaban que junto al nuevo pontífice gobernaría en Roma su cuñada. Desde siempre, Olimpia Pamphili demostró que nadie iba a controlar su vida, más bien era ella la que estaba decidida a controlar la de los demás. Con un carácter ambicioso en extremo, consiguió escalar en la sociedad romana hasta situarse al lado de la silla de Pedro. Desde allí controló los movimientos del papa, las decisiones del Vaticano y a los ciudadanos de Roma mientras llenaba sus arcas con exagerada avaricia. A su muerte había amasado una ingente fortuna. 

domingo, 12 de julio de 2015

La dama del ejército británico, Jane Trefusis Forbes (1899-1971)

Los que la conocían decían de ella que era una mujer amable y sencilla. Una muchacha que había nacido en una familia de científicos y que durante la Primera Guerra Mundial se alistó en el cuerpo de Reserva de Mujeres Voluntarias y llegó a conseguir el rango de teniente aunque se quedó con las ganas de poder ser enviada a Francia. Con la amenaza del nazismo en la Vieja Europa, Inglaterra empezó a movilizar de nuevo a sus contingentes. Y de nuevo las mujeres quisieron ayudar. En junio de 1939 nacía el Cuerpo Auxiliar de las Fuerzas Aéreas Británicas, la WAAF (Women's Auxiliary Air Force). Su primera directora fue aquella muchacha que ya había participado en la Gran Guerra y que defendió en todo momento la importancia de las mujeres dentro del ejército.

sábado, 11 de julio de 2015

La regente, Ana de Francia (1461-1522)

En los últimos años de la Guerra de los Treinta Años, reinaba en Francia un rey-niño bajo la regencia de su hermana mayor. El padre de ambos, Luis XI, había dictaminado en su lecho de muerte que su hija Ana fuera nombrada regente de quien se convertiría en Carlos VIII. Casada con el duque de Borbón, Ana fue una mujer poderosa, que movió los hilos del gobierno con sabiduría, no en vano fue recordada como "Madame la Grande". Además, Ana pasó a la historia por escribir uno de los pocos libros escritos por una mujer en el declinar de la Edad Media. 

viernes, 10 de julio de 2015

El ángel de los neonatos, Virginia Apgar (1909-1974)

Mujer incansable, luchadora, estudiosa, amante de la música y apasionada de la jardinería, Virginia Apgar sorprendía a todos sus colegas con su gran capacidad de estudio y de trabajo. Anestesióloga, pediatra y profesora en Columbia, dedicó su vida al estudio de los efectos de la anestesia en mujeres embarazadas y las razones de las muertes prematuras de los bebés. Pero lo que la hizo mundialmente famosa fue un test que lleva su nombre y que a día de hoy continúa aplicándose en los protocolos de partos en todo el mundo. El test de Apgar ha salvado millones de vidas y prevenido enfermedades desde su primera aplicación a mediados del siglo XX. Luchadora incansable, Virginia sufrió en propia piel la discriminación de sexos en el campo de la ciencia y la medicina pero nunca se alineó con ninguna formación feminista. Su manera de cambiar el mundo era una sola: continuar trabajando.

martes, 7 de julio de 2015

La madre de Heidi, Johanna Spyri (1827-1901)

Uno de los personajes más conocidos de la literatura infantil es sin duda alguna Heidi. La pequeña niña alegre que vive con su abuelo en los bosques suizos tuvo una gran repercusión entre los lectores de su tiempo y su autora llegó a huir de tanta popularidad. Heidi refleja parte de la vida de su autora, Johanna Spyri, una mujer nacida en las montañas de Suiza que sufrió la añoranza de su pueblo cuando tuvo que trasladarse a vivir lejos de su hogar. Johanna encontró en la escritura una vocación tardía, que nació como una acción solidaria y terminó convirtiéndose en el refugio a sus desgracias vitales. 

jueves, 2 de julio de 2015

La bruja de Wall Street, Hetty Green (1834-1916)

En 1916, una viejecita de ochenta y un años fallecía en Nueva York, en la casa de su hijo. Vestía ropas viejas y sucias y nada en su apariencia hacía sospechar que acababa de morir la mujer más rica de América. Hetty Green fue durante años una mujer acaudalada, que tuvo en su poder millones de dólares pero que nunca quiso gastar ni uno. Mujer de negocios y experta en finanzas, Hetty se obsesionó toda su vida por amasar una fortuna que le hizo dejar de lado a su marido y sus hijos. Incluso su propia persona. Fue, sin duda, la mujer más rica, pero también la más avara. 

martes, 30 de junio de 2015

El efecto de la sufragista, Matilda Joslyn Gage (1826-1898)

En 1993, una historiadora especializada en el mundo de la ciencia, llamada Margaret W. Rossiter, definía el “Efecto Matilda” para poner de manifiesto la gran diferencia tanto salarial como de reputación que existe en el ámbito científico entre hombres y mujeres. Margaret se había inspirado en una sufragista norteamericana, Matilda Joslyn Gage, quien dedicó su vida a la lucha por los derechos de las mujeres para crear este concepto.

lunes, 22 de junio de 2015

La segunda emperatriz francesa, María Luisa de Habsburgo-Lorena (1791-1847)

En 1810 Napoleón Bonaparte se separaba de su primera esposa, Josefina Beauharnais, quien no pudo darle el heredero ansiado. En su búsqueda de compañera, el emperador francés decidió fijar su interés en las casas reales más antiguas de europa para que su futuro heredero, en caso de tenerlo, fuera de sangre real. La escogida fue María Luisa de Habsburgo-Lorena, hija del emperador austro-húngaro quien sirvió para zanjar uno de los muchos conflictos bélicos que aquellos turbulentos años asolaron la vieja Europa. 

domingo, 21 de junio de 2015

La esposa del duque, Catherine Wellesley (1773-1831)

Durante más de diez años, un joven soldado vivió soñando con una dama de la alta sociedad irlandesa a la que se le había negado la mano por no ser de alcurnia. Aquel joven soldado había marchado a Holanda y la lejana India donde tuvo una carrera militar vertiginosa. En poco tiempo se había convertido en un hombre establecido, con una buena posición y una situación financiera holgada. Dispuesto a reencontrarse con su amada, pidió su mano a su hermano, quien, esta vez sí, aceptó que se convirtiera en su cuñado. Pero los años no habían pasado en balde. La joven y lozana Catherine, que así se llamaba la muchacha, se había transformado en una mujer de treinta años desaliñada y envejecida. Pero él era un hombre de honor y continuó con su compromiso. Pasado el tiempo, se convertiría en el héroe de Waterloo. Ella, una mujer aburrida.

martes, 16 de junio de 2015

La voz romántica, Giuditta Pasta (1798-1865)

Giuditta Pasta fue uno de los exponentes del romanticismo; su voz y su talento sobre el escenario fue comparado tiempo después al de la diva María Callas. Pero su carrera estuvo plagada de altibajos. Su debut supuso un auténtico fracaso, pero Giuditta no se rindió y continuó subiendo a los escenarios de media Europa donde el público se rendía a sus pies. Giuditta Pasta tuvo una carrera muy breve debido precisamente a su característica vocal que mermó sus posibilidades artísticas de manera prematura. Los últimos años de su vida los pasó retirada cerca del lago Como y dando clases de canto, traspasando su gran talento a sus pupilas. 

sábado, 13 de junio de 2015

La elegancia, Dovima (1927-1990)

En noviembre de 2010, la casa de subastas Christie's subastaba una fotografía en la que una bellísima y elegante modelo posaba junto a dos elefantes con un traje de Yves Saint Laurent por la friolera de 841.000  euros. La modelo era una joven estadounidense que se hacía llamar Dovima. Una mujer que encarnó el glamour, la belleza y la elegancia como pocas modelos lo hicieron en los años cincuenta. Protagonizó portadas de las prestigiosas cabeceras de moda como Vogue Harper's Bazaar y fue musa de fotógrafos de gran renombre. Pero detrás de aquella imagen perfecta y misteriosa se escondía la historia de una mujer con una vida sentimental turbulenta, que perdió parte de la fortuna que ganó como modelo y terminó sus días sola y haciendo trabajos de lo más variopintos para poder sobrevivir. 

viernes, 12 de junio de 2015

La escritora rebelde, George Sand (1804-1876)

Vestía pantalones y fumaba en público mientras mantenía romances con interesantes hombres relacionados con la literatura o la música. En el París del siglo XIX, George Sand fue sin duda un terremoto que sacudió los cimientos de la constreñida sociedad decimonónica en la que las mujeres vestían largos e incómodos vestidos y eran, como mucho, ángeles del hogar. Pero George Sand decidió romper moldes, se divorció, vivió con quien quiso y plasmó sus experiencias en una extensa producción literaria.