viernes, 23 de enero de 2015

La actriz que inventó el intermitente, Florence Lawrence (1886-1938)

El nombre de Florence Lawrence no es precisamente un nombre conocido para el gran público pero la suya fue una historia singular. Una de las actrices del cine mudo con más éxito en su tiempo, Florence Lawrence ganó una fortuna cuando consiguió uno de los primeros contratos millonarios del cine. Protagonizó un número elevadísimo de películas y se convirtió en una de auténtica estrella del cine mudo. Parte de su fortuna la invirtió en una de sus pasiones, los coches. Además de coleccionarlos y disfrutar de ellos los mejoró incorporando unos primitivos intermitentes y señales de freno. Pero como Florence no se consideraba una inventora, no patentó sus inventos que, sin embargo, fueron aprovechados por las empresas automovilísticas. Florence terminó sus días sola y arruinada. Posiblemente se suicidó.

miércoles, 21 de enero de 2015

La música en Auschwitz, Alma Rosé (1906-1944)

En el escenario de horror y muerte que fue el campo de exterminio nazi de Auschwitz, la música sonaba a menudo. Aunque pueda parecer contradictorio, fue precisamente una de las guardianas más sanguinarias del campo la que decidió crear una orquesta que tendría que tocar para las la “bienvenida” a los presos recién llegados, para “amenizar” las idas y venidas a las zonas de trabajo y para deleitar a los capos del centro cuando a estos les venía en gana. Alma Rosé fue una de sus directoras. Virtuosa del violín, esta sobrina de Gustav Mahler fue detenida por ser judía. Su talento la salvó de una muerte segura. Aunque sólo durante un breve lapso de tiempo. 

martes, 20 de enero de 2015

La sueca que conquistó Hollywood, Ingrid Bergman (1915-1982)

En la gélida ciudad de Estocolmo nació una muchacha que desde que tuvo uso de razón soñaba con ser actriz. Su talento y determinación la llevaron a lo más alto de un Hollywood que, sin embargo, a punto estuvo de estigmatizarla. Ingrid Bergman ganó tres Oscars de Hollywood, fue nominada en varias ocasiones más y protagonizó cintas míticas como Casablanca. Pero su romance con Roberto Rossellini estando ella casada, socavó los cimientos del puritanismo más rancio de Norte América. Durante un tiempo estuvo alejada de Hollywood pero sus directores y productores no podían permitirse que el amor de Ingrid destruyera una de las minas más rentables del Hollywood del siglo pasado. Trabajó en teatro, cine y televisión hasta pocas semanas antes de su muerte, tras una dura lucha contra un cáncer de mama. Su hija, Isabella Rossellini mantiene viva su memoria en el cine.

lunes, 19 de enero de 2015

Viajar como terapia, Isabella Bird (1831-1904)

Isabella Bird fue una mujer de frágil salud física y mental que encontró curiosamente en la vida del viajero una medicina única para sus dolencias crónicas. Su pequeño mundo en Yorkshire le asfixiaba hasta el punto de necesitar marchar al otro extremo del planeta para encontrar sentido a su existencia. Como otras trotamundos decimonónicas, Isabella Bird fue recopilando experiencias en unas notas que se convertirían en destacados libros de viajes. Y como muchas otras también, quiso viajar por el mundo hasta que su cuerpo ya no pudo más. Además de viajar como bálsamo para su débil salud, Isabella Bird tuvo siempre a los más desfavorecidos en mente, a los que ayudó siempre que pudo y a los que dedicó parte de los beneficios obtenidos por sus exitosos libros.

viernes, 16 de enero de 2015

La esencia de Seneca Falls, Elizabeth Cady Stanton (1815-1902)

Los días 19 y 20 de julio de 1848, unas trescientas mujeres se congregaban en un lugar al norte de Nueva York llamado Seneca Falls para reivindicar los derechos elementales de las mujeres. La impulsora de aquella primera convención de derechos femeninos fue una mujer llamada Elizabeth Cady Stanton que se convirtió en una de las sufragistas más importantes de finales del siglo XIX. Madre de una amplia prole, con un marido que siempre la apoyó, Elizabeth se sintió en la obligación de reivindicar el derecho al voto de las mujeres. Sin embargo, sus posturas la enfrentaron a otros movimientos feministas que no aceptaban algunas de las ideas de Elizabeth. De hecho, fue a raíz de entonces que en Estados Unidos surgieron dos movimientos feministas y sufragistas bastante diferenciados. En esencia, Elizabeth Cady Stanton no quería luchar sólo para conseguir el sufragio universal, sino ampliar sus reivindicaciones a las condiciones legales o sociales de las mujeres. Su rechazo a la 15ª Enmienda en la que se aceptaba el voto de los hombres de color pero no de las mujeres fue la principal causa de controversia. Sea como sea, Elizabeth fue una luchadora incansable que falleció sin ver con sus propios ojos como las mujeres ejercían su derecho al voto.

jueves, 15 de enero de 2015

La Bestia de Auschwitz, Maria Mandel (1912-1948)

Mirarla directamente a los ojos o provocar el más mínimo enfado en ella era la muerte segura. Medio millón de personas, entre ellos mujeres y niños, perdieron la vida a causa de la voluntad asesina de una sola mujer. Ella, Maria Mandel, como otras y otros al servicio de la barbarie nazi, lo hacían por órdenes superiores, como si esto fuera razón y justificación suficiente. Su presencia provocaba terror en aquellos que cayeron bajo sus redes y su agresividad gratuita. No sólo se dedicó a sembrar el horror entre los prisioneros, sino que también ayudó a otros monstruos del Holocausto a ejecutar experimentos médicos con seres humanos. No es extraño que Maria Mandel pasara a la historia como "la bestia de Auschwitz". Una bestia que se deleitaba oyendo tocar a la banda de música del campo mientras la muerte y la crueldad salía de su propia mano.

martes, 13 de enero de 2015

La escritora erótica, Anaïs Nin (1903-1977)

Cuando Anaïs Nin era una niña de once años y empezó a escribir su diario poco imaginaba que aquellos extensos cuadernos se convertirían un día en la obra que la haría famosa. Concebidos como una válvula de escape y un modo de expresar sus sentimientos, los diarios de Anaïs Nin se convirtieron en una ventana abierta a su vida y la catapultaron a la fama literaria. Además de sus diarios, Anaïs escribió literatura erótica convirtiéndose en una de las primeras en hacerlo. Nadie quería publicar sus escandalosas obras, por lo que fue ella misma, en una imprenta improvisada, quien lo hizo. Anaïs Nin se convirtió en uno de los iconos de la liberación de la mujer.

lunes, 12 de enero de 2015

La emperatriz criolla, Josefina Bonaparte (1763-1814)

Una mujer que nació en las lejanas colonias y llegó a París frunciendo el ceño ante aquel mundo extraño, terminó convirtiéndose en la emperatriz de los franceses que habían luchado en una revolución a favor de las libertades republicanas y acabaron sometidos a los dictámenes de un soldado convertido en emperador. Josefina de Beauharnais fue amada por Napoleón y por el pueblo de Francia mientras ella disfrutaba de una vida de lujos sin conseguir dar un vástago al emperador, al que nunca pareció querer demasiado. Coronada emperatriz en uno de los actos más fastuosos de la Francia post-revolucionaria, Josefina terminó siendo repudiada por el corso y viviendo una vida tranquila en su lujosa propiedad de Malmaison. Su belleza y su estilo marcaron una época.

domingo, 4 de enero de 2015

La primera abogada, Sarmiza Bilcescu (1867-1935)

La primera mujer que consiguió un doctorado en derecho fue la rumana Sarmiza Bilcescu y lo obtuvo en la Universidad de París después de luchar contra la misoginia y las continuas trabas con las que se encontró por el simple hecho de ser mujer. Sarmiza, que había vivido en su propia piel la injusticia de la inexistencia de mujeres en la universidad, nunca se dedicó a la abogacía, sino que dedicó toda su vida a defender los derechos femeninos.

sábado, 3 de enero de 2015

Espiando desde el escenario, Josephine Baker (1906-1975)

Cuando Josephine Baker, una mujer de raza negra y ligera de ropa dejó con la boca abierta al público del Follies Bergere pocos podían imaginar que tras aquel hermoso cuerpo que bailaba con gran pasión, se escondía una mujer valiente y luchadora dispuesta a colaborar con la Resistencia francesa y a jugarse la vida como espía para detener el oscuro avance de las tropas nazis por Europa. Nada la frenó y su coraje y valor fueron premiados con las más altas condecoraciones norteamericanas y francesas. A su muerte, recibió un funeral de estado en el París por el que estuvo dispuesta a todo. 

viernes, 2 de enero de 2015

La profesora de astronomía, Sarah Frances Whiting (1847-1927)

Sarah Frances Whiting fue una científica autodidacta que aprendió de la experiencia de su padre y se convirtió en una prestigiosa meteoróloga y astrónoma. Pero donde más destacó fue en su papel como maestra de astronomía en el que se sumergió durante más de veinte años formando a futuros físicos, entre ellos otras mujeres destacadas como Annie Jump Cannon.

Sarah Frances Whiting nació el 23 de agosto de 1847 en Wyoming, Nueva York, hija de Elizabeth Comstock y Joel Whiting. Su padre, profesor de física, fue el mejor mentor para Sarah a quien enseñó los entresijos de la física y las matemáticas mientras ayudaba a su padre a preparar sus clases.

jueves, 1 de enero de 2015

Belleza y talento en Hollywood, Eleanor Parker (1922-2013)

Eleanor Parker fue una de las actrices más hermosas de la década de los cincuenta en Hollywood. Una belleza que fue paralela a su talento y a su versatilidad como actriz. Más de ochenta películas y tres nominaciones a los Oscar demostraron que Eleanor Parker fue una actriz capaz de meterse en la piel de muchos y variados personajes. Los cincuenta fueron sus años gloriosos, a los que llegó tras alguna que otra decepción. Su éxito empezó a decaer en los sesenta y aunque continuó trabajando, fue desapareciendo de la gran pantalla para terminar su carrera participando en series de televisión. Eleanor Parker fue sin duda considerada una de las mujeres más bellas de los años dorados de Hollywood.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Una escritora llamada Colombine, Carmen de Burgos (1867-1932)

A pesar de la gran cantidad de obras escritas por Carmen de Burgos, desde cuentos y novelas hasta artículos periodísticos, su figura es poco conocida. Feminista y republicana, Carmen de Burgos huyó de su ciudad natal y de un matrimonio en el que los malos tratos eran el centro de la relación y se embarcó hacia una aventura emancipadora para escándalo de los suyos. No en vano, Carmen fue una mujer atrapada en la España de finales del siglo XIX y principios del XX, donde no existía el divorcio y el papel de las mujeres se restringía a los muros de un hogar que no siempre era un lugar de amor y felicidad. Convertida en articulista con el pseudónimo de Colombine, Carmen hizo de su nueva vida en Madrid un mundo a su medida en el que, sin embargo, el dolor y la tristeza, tampoco la abandonaron.

martes, 30 de diciembre de 2014

La poetisa hereje, Tahirih Qurratu'l-Ayn (1817-1852)

En el Irán del siglo XIX, una mujer, hija de ulemas, se enfrentó a las reglas establecidas. Quiso leer y escribir, interpretar las palabras sagradas y ayudar a las mujeres a emanciparse en un mundo sumido en una profunda ortodoxia religiosa. Cuado Tahirih Qurratu'l-Ayn se quitó el velo en público, no sólo se enfrentó a unas rígidas leyes establecidas sino que demostró que las mujeres podían tener su propia opinión. Profunda mística, poeta y pensadora, Tahirih Qurratu'l-Ayn fue una mujer valiente en un mundo demasiado peligroso para ella. Su trágico final estaba escrito en todos los actos de su breve existencia.

lunes, 29 de diciembre de 2014

La viajera incansable, Ida Pfeiffer (1797-1858)

Una niña criada entre hermanos, en un mundo de libertad, cuando su madre decidió reconducirla hacia los rigurosos estereotipos que marcaba la sociedad del diecinueve para las mujeres, simplemente se rebeló. No quiso ser esposa, ni madre, ni mujer sumisa. Viena era demasiado pequeña para su espíritu aventurero. Cuando tuvo la oportunidad, lo dejó todo y con un minúsculo equipaje y una pequeña herencia, se embarcó a descubrir el mundo. Nada frenó a esta mujer insaciable, ni los caníbales y las tempestades. Se mezcló entre distintos pueblos y fue recibida por reyes y príncipes. Dos veces dio la vuelta al mundo y cuando su cuerpo estaba a punto de sucumbir, su espíritu aventurero aún planificaba un último viaje. Ida Pfeiffer fue sin duda una de las mujeres viajes más intrépidas del siglo XIX.

domingo, 28 de diciembre de 2014

La Nobel de la genética, Barbara McClintock (1902-1992)

Barbara McClintock dedicó toda su vida a la ciencia. A pesar de la oposición de su madre y de los prejuicios de su tiempo, Barbara se coló en las universidades más prestigiosas y se convirtió, a fuerza de horas y horas de estudio y esfuerzo, en una de las mujeres científicas más respetadas. Su campo de estudio fue la citogenética del maíz definiendo teorías tan novedosas que ni sus colegas las aceptaron. Tuvieron que pasar años y descubrimientos de otros científicos para que el trabajo de Barbara McClinktock recibiera el reconocimiento merecido. Un reconocimiento que no sólo se materializó en publicaciones científicas de gran prestigio, en premios de universidades y más de catorce reconocimientos Honoris Causa. En 1983 recibía el Premio Nobel de Medicina.

sábado, 27 de diciembre de 2014

La monja que se enfrentó al francés, María Rafols (1781-1853)

Cuando a principios del siglo XIX las tropas napoleónicas asediaban Zaragoza, el pueblo sufrió hambre y continuas penurias. En la ciudad devastada, un centro asistencial dirigido por unas cuantas religiosas, era una pequeña luz  en medio de la oscuridad. Pero la ayuda de aquellas monjas a enfermos era cada vez más complicada debido a la escasez de todo. En aquel caos, una de ellas, María Rafols, se presentó ante el general francés Lannes acompañada de dos monjas y consiguió alimentos y salvoconducto para su actividad asistencial. Terminada la Guerra de Independencia, María, con un corazón incansable, dirigió un orfanato y dedicó su vida a cuidar a los demás. Su ejemplo de vida la llevó a ser beatificada y en la actualidad se encuentra en proceso de canonización.

martes, 23 de diciembre de 2014

Cartas desde el frente, Helen Fairchild (1885-1918)

Helen Fairchild fue una de las muchas enfermeras que lucharon a su manera en la Primera Guerra Mundial. Su papel en los hospitales de campaña fue determinante para salvar vidas y mejorar la situación de los heridos en el frente. Aquellas largas, extenuantes jornadas en las que mujeres con una fuerza de voluntad titánica trabajaron sin descanso, habrían quedado en el olvido si no fuera por algunos testimonios concretos. Uno de ellos es el de Helen Fairchild, una enfermera norteamericana que escribió a su familia durante el tiempo que estuvo en el frente y cuyas cartas recopiló su sobrina quien vio en su tía Helen a una auténtica heroína. 

domingo, 21 de diciembre de 2014

El coraje de la condesa, Maria von Maltzan (1909-1997)

En el crudo y terrible invierno de 1943, los nazis se afanaban por convertir la capital del Reich, Berlín, en una zona libre de judíos, o Judenfrei. Sin embargo, y a pesar de su cruel empeño en liquidar a cualquiera de ellos, eran conscientes de que aún había muchos escondidos. Una de sus guaridas, según sospechaban, era el hogar de una condesa alemana. En una redada en el apartamento de Maria von Maltzan, un oficial nazi preguntó si había alguien escondido en el sofá. Con una calma heroica, Maria respondió que no, pero que si lo quería comprobar disparando al sofá, que lo hiciera, y añadió: pero antes quiero un papel escrito y firmado por usted en el que se comprometa a pagar por la nueva tela y las reparaciones de los agujeros que usted haga en él1. Tras unos segundos, el oficial desistió y se marchó. En aquel sofá estaba escondido el amor de su vida. Un coraje que le valió ser una de las mujeres más valientes de la Segunda Guerra Mundial. Pero aquella valentía le dejaría secuelas el resto de su vida.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Modelando la fauna y la historia, Anna Vaughn Hyatt Huntington (1876-1973)

Casi un siglo vivió Anna Vaughn Hyatt Huntington y a lo largo de su extensa vida observó e inmortalizó con su talento escultórico hermosos animales y famosos personajes de la historia. Amante de la naturaleza, Anna pasaba largas horas en los zoológicos observando las formas de los animales que luego modelaría con gran talento en su estudio, entre ellos, el caballo que fue su auténtica pasión. Con su marido compartió el amor por la historia y sus manos crearon bellas esculturas de personajes históricos de la talla del Cid Campeador o Juana de Arco. Recibió un largo número de reconocimientos artísticos y su obra se puede observar en infinidad de lugares de todo el mundo, ya sean originales o reproducciones.