La psicoanalista psicoanalizada, Sabina Spielrein (1885-1942)


Foto: Wikimedia Commons

Tras una infancia tortuosa, de malostratos y violencia, Sabina Spielrein pasó un tiempo encerrada en su sanatorio donde le fue diagnosticado un cuadro de histeria. En su proceso de curación, de la mano del doctor Carl Gustav Jung, Sabina empezó a interesarse por la medicina y por todo lo relacionado con la salud mental. No solo consiguió superar sus terribles cuadros psiquiátricos, sino que terminó siendo una de las primeras mujeres psicoanalistas de la historia. Y a pesar de haber influido en las investigaciones del propio Jung y del mismísimo Freud, su nombre fue sistemáticamente obviado de la historia del psicoanálisis. 

Sabina Spielrein nació el 7 de noviembre de 1885 en la localidad rusa de Rostov del Don. Era la mayor de cinco hermanos de una familia de origen judío y alta posición social. Su padre era un rico comerciante que ejercía una autoridad basada en los castigos y las vejaciones físicas y orales con todos sus hijos. Su madre, que trabajaba como odontóloga, era una mujer de carácter débil e incluso infantil que al parecer no mantuvo una buena relación con Sabina. 

Sabina era una niña inteligente que recibió una buena educación en distintos colegios pero desde pequeña desarrolló un carácter difícil, atormentado, con deseos sexuales precoces. La relación con sus padres, sobre todo con su padre, agresivo y poco afectuoso, no ayudó a mejorar la turbulenta mente de Sabina. En cierta ocasión, cuando tenía diecisiete años, su propio padre la amenazó con un terrible chantaje psicológico, avisándole de que se suicidaría si llevaba a cabo sus intenciones de marchar de casa. 
La tesis doctoral de Sabina Spielrein fue el primer texto académico en el que se utilizó la palabra "esquizofrenia". 
Sus problemas mentales, que aparecieron ya con cuatro años, se fueron acentuando con el paso de los años. La muerte precoz de una de sus hermanas no ayudó a Sabina quien a los diecinueve años, tras pasar por varias clínicas, terminó siendo ingresada en el hospital Burghölzli de Zúrich donde permaneció unos diez meses. Tratada por el psiquiatra Carl Gustav Jung, cuyo diagnóstico fue histeria, Sabina consiguió superar su enfermedad mental y antes de finalizar su estancia en el sanatorio, empezó sus estudios de medicina. 

Jung curó a Sabina mediante un método experimental conocido como "Método analítico", de hecho fue su primera paciente tratada con dicho método. En los últimos meses en Burghölzli, además de convertirse en ayudante de Jung, Sabina inició con él una relación sentimental que se alargó hasta 1909, año en que su relación salió a la luz y, para evitar mayor escándalo y salvaguardar su propia reputación, Jung decidió cortar con Sabina, provocándole una profunda crisis emocional. En aquellos años de tortuosa relación, el doctor pidió consejo a su mentor, Sigmund Freud, quien mantuvo correspondencia con ambos. 


Sabina Spielberg interpretada por la actriz Keira Knightley en la película "Un método peligroso". Foto: IMDB

En junio de 1905, cuando Sabina fue dada de alta, se centró en su carrera en la Universidad de Zúrich, la primera en Europa en aceptar a mujeres en sus aulas. En 1911 se licenciaba en medicina con una tesis titulada "El contenido psicológico de un caso de esquizofrenia" y una matrícula de honor en psiquiatría. Con su licenciatura bajo el brazo, Sabina Spielrein pasó los siguientes años de su vida viajando por Europa, entrando en contacto con distintas sociedades relacionadas con la psiquiatría y el psicoanálisis. En Viena mantuvo una relación profesional con Freud. De hecho, el trabajo de Sabina titulado "La destrucción como causa del nacimiento" influiría, según algunos autores, en las teorías freudianas sobre la "pulsión de muerte". 

En 1912 Sabina se casaba con el médico Paul Scheftel veintiún años mayor que ella, con el que tuvo dos hijas. En la última etapa profesional de su vida, se centró en la psiquiatría infantil. En 1942, instalada de nuevo en su localidad natal de Rostov, Sabina y sus hijas fueron fusiladas por los nazis. Su marido había fallecido en 1937.

Sabina Spielrein llegó a publicar más de veinte obras sobre psicología y psiquiatría e influenció en grandes figuras como el propio Freud. Años después de su muerte, con el redescubrimiento de su propio diario y su amplia correspondencia, su nombre fue restituido entre los más importantes del psicoanálisis infantil.

 Bibliografía y referencias 

A secret symmetry  Sabina Spielrein between Jung and Freud, Aldo Carotenuto
A most dangerous method: the story of Jung, Freud, and Sabina Spielrein, John Kerr
scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-57352003000100007

 Película que habla de ella 

Un método peligroso

Comentarios