Una sufragista en patinete, Florence Norman (1883-1964)



Durante la segunda mitad del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX fueron muchas las mujeres que se unieron a la causa sufragista para defender el derecho al voto femenino. Cada una de ellas escondía una vida propia, un camino distinto, que confluía en un anhelo común, alcanzar la igualdad ante la ley. Muchas de aquellas mujeres nos han dejado anécdotas más o menos curiosas, como esta incansable inglesa que fue inmortalizada con un artilugio que hoy nos parece muy moderno pero que ya entonces, a principios del siglo pasado, empezaba a circular por las calles de las grandes ciudades.

Florence Priscilla había nacido en 1883. Era la cuarta hija de un barón, Sir Charles Benjamin Bright, y su esposa, Laura Elizabeth Pochin. En su familia se respiraba un ambiente de apertura de miras; su madre había sido sufragista y dos de sus hermanos eran políticos del partido liberal como su marido, el periodista y político Sir Henry Norman, con quien se casó en 1907. Sir Henry había defendido en el parlamento las ideas feministas en favor del derecho al voto de las mujeres y por supuesto apoyaba la labor que hacía su esposa a la que en un cumpleaños le regaló un patinete motorizado para que pudiera trasladarse con más comodidad a su trabajo.



Florence trabajó activamente en distintas organizaciones como la Liberal Women's Suffrage Union y la Women's Liberal Federation. Como muchas otras sufragistas, con el inicio de la Primera Guerra Mundial, Florence dejó de lado sus reivindicaciones feministas y se marchó con su marido a Francia para colaborar en un hospital de guerra, por cuya labor sería condecorada.

De vuelta a Inglaterra, Florence se unió al recién fundado Imperial War Museum para trabajar en un comité dedicado a recopilar documentación sobre el papel de las mujeres en la Gran Guerra. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial también se volcó en ayudar a la causa bélica, esta vez en el Women's Voluntary Service de Londres.

Hasta su muerte, el 1 de marzo de 1964, Florence Norman continuó con su labor de visibilizar a las mujeres en zonas de conflicto en el Imperial War Museum.

Comentarios