jueves, 13 de agosto de 2015

Un mechón carismático, Veronica Lake (1922-1973)

Veronica Lake brilló con luz propia en los dorados años cuarenta de Hollywood. Su pequeña estatura, pasaba ligeramente el metro y medio, no fue un obstáculo para que deslumbrara a sus admiradores con su hermosa mirada y su larga melena que marcó tendencia. Pero detrás de aquella hermosa actriz que protagonizó títulos destacados durante la década de 1940, se escondía una infancia turbadora, un carácter difícil y una vida sentimental desastrosa. Todo ello terminaría abocándola a una existencia escandalosa en la que el alcohol terminó convirtiéndose en su compañero de viaje. 

Constance Frances Marie Ockelman nació el 14 de noviembre de 1922 en Brooklyn, Nueva York, en el seno de una familia trabajadora. Su padre, Harry E. Ockelman, trabajador en una petrolera, falleció cuando Constance tenía diez años. Su madre, Constance Trimble se casó entonces con Anthony Keane. Constance nunca se adaptó en las escuelas católicas a las que estudió, primero la St. Bernard's School y poco después en un internado de chicas católicas en Montreal, Canadá, del que terminó siendo expulsada. 



Cuando su madre y su padre adoptivo se trasladaron a vivir a Miami, Constance continuó sus estudios en un instituto público. su infancia no fue una etapa fácil para aquella niña que ya empezaba a despuntar por su belleza pero también por su rebeldía y su carácter esquizofrénico según aseguraría su madre tiempo después. 

En 1938 los Keane se trasladaron de nuevo, instalándose esta vez en Beverly Hills, donde la madre de Constance la apuntó a la Bliss-Hayden School of Acting y empezó a aparecer como extra en algunas películas. En 1939 consiguió un pequeño papel en la película Sorority House que llamó la atención de su director John Farrow, prendado por su belleza y su original caída de pelo sobre su ojo derecho, una pose que la haría famosa y que imitarían infinidad de mujeres. Fue el productor de la Paramount Arthur Homblow Jr. quien decidió bautizarla con el nombre artístico de Veronica Lake (lo de "lago" hacía referencia a sus bellos ojos azules). 



Un año después se casaba con John S. Detlie, un director artístico con el que tuvo una hija y un hijo. Este último falleció a los pocos días de nacer. Su primer matrimonio duró escasos tres años. En aquellos años dorados de Hollywood, Veronica disfrutó de gran fama y protagonizó varias películas de éxito, entre ellas Me casé con una bruja, que sería el origen de la famosa sería Embrujada. Ya entonces Veronica se empezó a ganar una fama de mal carácter y algunos de sus compañeros de reparto criticaban su actitud a la hora de trabajar. Pero Veronica continuaba disfrutando de su éxito delante de la cámara y como icono de la moda. Su famoso mechón de pelo, conocido como "peek-a-boo" marcó tendencia.

En 1944 se casaba por segunda vez, en esta ocasión con el director André de Toth con quien tuvo una hija y de quien se divorció ocho años después. El mismo año de su segundo matrimonio, Veronica Lake protagonizó The hour before de dawn que supuso un auténtico fracaso y marcó el inicio de una serie de interpretaciones desafortunadas que terminaron con el fin de su contrato con la Paramount en 1948.



A su segundo divorcio se unió una demanda económica de su propia madre, muchos problemas financieros y el inicio de su adicción a la bebida. Para poder sobrevivir, Veronica aceptó trabajar en televisión y en alguna obra de teatro. En 1955 se casó por tercera vez pero su matrimonio con el compositor Joseph Allan McCarthy también terminó en divorcio. La vida de Veronica Lake dio un giro dramático al vivir durante un tiempo en hoteles de mala muerte en Nueva York protagonizando escándalos públicos y bebiendo demasiado.

A finales de los años sesenta se trasladó a vivir a Inglaterra donde escribió su autobiografía. Su publicación le dio un respiro económico y le permitió producir en 1970 Flesh Feast, una película que fue un auténtico desastre. Dos años después se casaba con un capitán de la Armada Real, Robert Carleton-Munro con quien permaneció un año escaso.



En 1973 regresaba a los Estados Unidos donde falleció el 7 de julio del mismo año a causa de una hepatitis provocada por sus excesos con el alcohol.

1 comentario:

  1. Hola Sandra
    Hace apenas unas horas, vi "El diario íntimo de Adèle H", historia que por cierto desconocía. Intentando saber más sobre ella, di con tu blog.
    ¡Que buena idea! No hace falta decirte que me atrapó, y que pasaré por aquí regularmente. Hay mucho para aprender, para reflexionar y para apasionarse en esta "casa de historias".
    Historias de mujeres, valerosas, desoladas, emprendedoras, altruistas, humanitarias..¡Tantas mujeres que, aún sin tener hijos, parieron vida!
    ¡Gracias por compartirlas!

    ResponderEliminar