miércoles, 2 de marzo de 2011

La primera favorita, Agnes Sorel (1410-1450)

A lo largo de toda la historia de Francia, fueron muchas las mujeres que se hicieron famosas por ser amantes del rey. Agnes Sorel destaca entre todas ellas porque fue la primera que fue nombrada como tal. Bella, culta, inteligente y generosa, Agnes fue la amante de uno de los reyes franceses de peor fama, Carlos VII, el monarca que permitió la condena y ejecución de Juana de Arco.

Dama de corte inusual
Agnes había nacido en la pequeña aldea de Fromenteau en el seno de una familia humilde. Su padre era un noble venido a menos y su madre provenía de una familia de mercaderes. Desde bien pequeña Agnes sintió interés por la lectura, aprendiendo a leer a la edad de cinco años. Con tal solo 10 años entró al servicio de Isabel de Lorena, quien, gracias a su relación con la reina María de Anjou, pasó a formar parte de la corte real.

Anges no era una dama de corte como las demás. En vez de decicarse a pasearse por los pasillos de palacio y relacionarse con los cortesanos y miembros de la realeza, prefería pasar su tiempo rodeada de libros.

Querida oficial
A pesar de no ser una asidua a las fiestas y reuniones sociales, al final Agnes acudió a uno de estos eventos. Desde el primer momento en que el rey la vio, quedó prendado de su belleza. A la reina María, quien no amaba al rey, no le importó en absoluto que Agnes se convirtiera en amante del monarca.

Carlos VII le dio una casa y la colmó de joyas que ella, por su sentido de amor al prójimo, vendía para dar limosna a los pobres. El amor obsesivo de Carlos hacia su amada lo llevó a crear un título específico para ella, el de Maitresse en Titre. A partir de entonces, pasaba a ser la amante oficialmente reconocida.

Muerte confusa
Agnes dio dos hijos a Carlos VII. Pero al dar a luz a un tercero, murió, el 9 de febrero de 1450. El fuerte odio que el Delfín, el hijo mayor de la reina María, mostraba abiertamente hacia la favorita real, hicieron pensar en que éste la había envenenado. Y a pesar de que recientes investigaciones han encontrado una gran cantidad de mercurio en el cuerpo de Agnes, no queda claro si murió de parto o por envenenamiento.

Fuera o no asesinada, al rey le duró muy poco la tristeza. Pronto se consolaría en brazos de su propia prima, Antonieta de Maignelais.

Agnes fue una mujer culta, discreta, que amó a su amante aunque sintió a menudo sus actuaciones como rey, sobretodo en el conflicto con Juana de Arco. A pesar de que intentó que Carlos VII mediara en favor de la Doncella de Orleans, sólo pudo llorar la pérdida de esta valerosa mujer.

Al hacerse público el testamento de Agnes a nadie sorprendió que dejara toda su fortuna a los niños pobres. Actualmente dos hospicios en Francia llevan su nombre.

 Si quieres leer sobre ella

Miradas medievales, más allá del hombre y de la mujer, María Luisa Bueno Domínguez
Género: Ensayo
En este maravilloso libro donde se hace una radiografía de la vida del hombre y de la mujer en la Edad Media, las explicaciones son ilustradas con las vidas de personajes destacados.


Reinas en la sombra
María Pilar Queralt

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada