Una pintora alemana brillando en París, Louise Catherine Breslau (1856-1927)



En el París de finales del siglo XIX, donde el arte iluminaba sus barrios y salones, una mujer de origen alemán criada en Suiza brilló con luz propia. Louise Catherine Breslau se ganó el respeto del Salón de París y de algunos de sus miembros más destacados. Dedicó toda su vida al arte, acompañada de su musa, Madeleine Zillhardt.

Maria Luise Katharina Breslau nació el 6 de diciembre de 1856 en Munich, en el seno de una familia de origen judío. Cuando tenía dos años, su familia se trasladó a vivir a Suiza donde su padre, un reputado médico, fue contratado como profesor y responsable del departamento de osbtetricia y ginecología de la Universidad de Zurich. Desde pequeña, Maria Luise tuvo una salud frágil, sufría asma, y pasaba muchas horas en la cama o en casa. En 1866, cuando Maria Luise tenía diez años, tras la muerte de su padre, Maria Luise fue enviada a vivir a un convento cerca del lago Constanza donde su familia esperaba que el clima de la zona la ayudara a mejorar su salud. Fue en aquella época cuando descubrió su pasión por el arte y empezó a tomar clases de pintura con el pintor Eduard Pfyffer.



Convertida en una joven de dieciocho años dispuesta a convertirse en pintora, decidió trasladarse a París donde ingresó en la Académie Julian, una de las pocas escuelas de arte que admitían a las mujeres como pupilas. En 1879 debutaba en el Salón de París. Desde entonces, convertida en Louise Catherine, no dejó de trabajar para la alta sociedad parisina y ganarse el reconocimiento de los artistas llegando a ser admitida en 1890 como jurado de la Sociedad Nacional de Bellas Artes de París.

Louise Catherine recibió la Legión de Honor francesa, convirtiéndose en la tercera mujer artista y la primera extranjera en recibirla.



Admirada por grandes artistas como Degas, Louise Catherine pasó muchas décadas dedicada a la pintura acompañada de Madeleine Zillhardt, quien se convirtió en su confidente y musa que años después, tras la muerte de Louise, publicaría un libro sobre ella, Louise Catherine Breslau y sus amigos.


Después de la Primera Guerra Mundial, años que pasó refugiada en su hogar a las afueras de París acompañada de Madeleine y retratando soldados y enfermeras que se trasladaban al frente, decidió retirarse de la vida pública. Desde entonces, sólo pintaba esporádicamente algunos cuadros de flores para sus amigos.

Louise Catherine Breslau falleció el 12 de mayo de 1927. Un año después, la Escuela de Bellas Artes de París organizaba la primera retrospectiva de la artista.

Comentarios