La mujer detrás del icono, Naomi Parker (1921-2018)



El 7 de diciembre de 1941 Japón atacaba la base naval norteamericana de Pearl Harbour, situada en la isla de Hawai. Estados Unidos había permanecido dos años como potencia neutral desde que estallara la Segunda Guerra Mundial pero el ataque a Pearl Harbour fue el detonante para que entraran en guerra. Los soldados fueron llamados a filas en masa y, como ya ocurriera en los otros países implicados en el conflicto, las mujeres tuvieron que ocupar sus puestos en las fábricas. No sólo se incorporaron a la producción habitual sino que jugaron un papel importante en la industria armamentística. Para animar a las mujeres a salir de sus casas y enfundarse un mono de trabajo, se crearon un sinfín de carteles propagandísticos. Uno de ellos trascendió a la época de la guerra y se convirtió en un icono de la lucha feminista de finales del siglo XX. La mujer que inspiró uno de los carteles más famosos de la pasada centuria permaneció en el anonimato durante décadas. 

Cuando el diseñador gráfico J. Howard Miller creó en 1942 uno de los carteles para animar a las mujeres a unirse al trabajo en las fábricas, no se podía imaginar que había realizado una de las imágenes más famosas del siglo XX. Para Howard era uno más de sus diseños, encargo de la Westinghouse Corporation, y no dejó constancia de quién era la chica que lo había inspirado. 

Durante años, muchas mujeres creyeron verse identificadas con "Rosie the riverter" (Rosie la remachadora), nombre con el que se conocía el cartel de Howard. La que durante mucho tiempo se creyó ser Rosie fue Gerarline Hoff Doyle, una trabajadora de Michigan que creyó reconocerse en la imagen de Howard. A Doyle también la habían fotografiado en la fábrica de prensas metálicas en la que trabajaba. En la década de los noventa, Doyle se identificó con la auténtica Rosie cuando vio la fotografía de una joven trabajando en un torno, la que había inspirado el póster, por lo que dedujo que ella era quien lo había inspirado. Doyle murió a finales de 2010 creyendo ser la mujer que inspirara el cartel de Howard. 

Sin embargo, cuando se hizo el famoso cartel, Doyle tenía dieciocho años y estaba trabajando en la fábrica American Broach & Machine de Ann Arbor, en Michigan. La imagen que realmente inspiró a Howard fue tomada en la Estación Naval Aérea de Alameda en marzo de 1942. Doyle también fue fotografiada y el error no fue mantenido con maldad. Ambas mujeres se parecían mucho y, de hecho, muchas otras se identificaron también con Rosie la remachadora. 



En 2011, en una reunión de la Rosie the Riveter World War II Home Front National Historical Park, Naomi Fraley, una ancianita de noventa años se vio reflejada en la fotografía de una joven trabajando junto a un torno y que llevaba un nombre apuntado, el de Geraldine Hoff Doyle. Naomi dio cuenta del error. 

Mientras tanto, un profesor de universidad, James J. Kimble, llegó a obsesionarse con la idea de encontrar la auténtica identidad de la mujer que, para entonces, no sólo había sido la imagen propagandística de una fábrica norteamericana durante la Segunda Guerra Mundial sino que se había convertido en la imagen de la lucha feminista de la década de los ochenta. Su lema "We can do it" (Nosotras podemos hacerlo), que aludía a la capacidad de las mujeres a poder trabajar en las fábricas como los hombres, se convirtió así mismo en el lema del feminismo. Kimble consiguió entrevistarse en 2015 con la verdadera Rosie, Naomi Parker. 



Naomi Parker había nacido el 26 de agosto de 1921, en Tulsa, Oklahoma, justo un año después de que las mujeres alcanzaran el derecho al voto en los Estados Unidos. Naomi era una de los ocho hijos de Joseph Parker, un ingeniero de minas, y su esposa. La familia se trasladó a varias ciudades. Cuando tuvo lugar el ataque a Pearl Harbor, los Parker se encontraban en Alameda. Naomi y su hermana Ada respondieron a la llamada del gobierno de unirse al trabajo en las fábricas. 

Finalizada la guerra, Naomi volvió a su vida, trabajó como camarera y se casó tres veces, tomando el apellido de su tercer marido, Fraley, como propio. Naomi fallecía el 20 de enero de 2018, a los noventa y seis años de edad, sabiendo que su rostro iba a ser inmortal. 

Comentarios

Publicar un comentario