lunes, 30 de enero de 2017

En la escuela de los sueños, Anna Essinger (1879-1960)

La llamaban cariñosamente tante Anna, tía Anna. Quienes así la llamaban fueron los cientos de niños que pasaron por sus centros educativos de Alemania e Inglaterra. Lugares donde Anna no sólo quiso formar mentes en libertad sino que trabajó duro para que se convirtieran en un hogar para aquellos pequeños que huyeron de las garras del nazismo. Nacida en la misma ciudad que Einstein, Anna Essinger pasó a la historia por haber sido una mujer valiente, entregada a los demás y dispuesta a dar esperanza a quienes lo habían perdido prácticamente todo. 

Anna Essinger nació el 15 de septiembre de 1879 en la localidad alemana de Ulm en el seno de una extensa familia de origen judío. Anna era la mayor de las seis hijas y los tres hijos de Leopold Essinger, un corredor de seguros, y su esposa, Fanny Oppenheimer. 

Anna dejó la escuela cuando tenía catorce años para ayudar a su madre con sus hermanos pequeños. En 1899, siendo ya una joven de veinte años, una tía que vivía en los Estados Unidos la invitó a que se instalara con ella por un tiempo. Anna estudió en la Universidad de Madison en Wisconsin y se preparó para convertirse en profesora de alemán mientras se pagaba sus estudios dirigiendo una residencia de estudiantes. 

En su estancia en los Estados Unidos, Anna entró en contacto con la comunidad cuáquera cuyos principios y valores marcarían para siempre su camino. De vuelta a Alemania, en 1919, Anna se centró en labores humanitarias ayudando a niños desfavorecidos y continuó trabajando como profesora de mujeres trabajadoras de Stuttgart. En 1926, con la ayuda de algunas de sus hermanas, fundó una escuela en Herrlingen. El centro basaba su educación en el modelo impulsado por la pedagoga italiana Maria Montessori. La escuela estaba abierta a niños sin familia que se alojaban en sus instalaciones pero también a niños de la zona, de todas las creencias y orígenes. 



La llegada del nazismo puso en peligro la escuela de Tante Anna, como la llamaban cariñosamente quienes la conocían. A pesar de que todos los edificios alemanes debían ostentar la esvástica en sus fachadas, Anna intentó por todos los medios no hacerlo, lo que le valió la denuncia ante las autoridades nazis quienes obligaron a permitir el acceso permanente a un inspector dentro del centro. 

Consciente de que en Alemania no había lugar para una escuela como la suya, Anna decidió buscar un nuevo destino para su centro y todos aquellos que quisieran seguirla. El lugar escogido fue Inglaterra, a donde se trasladó con sesenta y seis niños alemanes el 5 de septiembre de 1933. 

Bunce Court, una antigua mansión de tiempos de Enrique VIII en la localidad de Otterden, al sur de Inglaterra acogió su nueva escuela. Anna recibió una cálida acogida por parte de los habitantes de la zona quienes le ayudaron a encontrar un hogar para los niños alemanes que huían del nazismo. 



En 1938 Anna organizó un campo en Dovercourt para acoger a unos diez mil niños que llegaron desde la Alemania nazi en los conocidos como Kindertransports. Algunos de aquellos pequeños fueron acogidos en la escuela de Anna pero la gran mayoría tuvieron que instalarse con familias de acogida inglesa a la espera de noticias de su familia en el continente. 

En 1940, la amenaza alemana en aquella zona inglesa obligó a Anna a volver a trasladarse con un centenar de niños y un grupo de trabajadores de la escuela a Shropshire, en el centro de Inglaterra. Anna Essinger veló, cuidó y educó a unos novecientos niños alemanes a lo largo de todos aquellos años difíciles, hasta que cerró su escuela en 1948.

Anciana, casi ciega, Anna vivió el resto de su vida en Bunce Court desde donde mantuvo contacto con algunos de sus alumnos. En 1959, cuando Anna cumplió ochenta años, un grupo de aquellos niños convertidos en adultos, plantaron cientos de árboles en Israel en recuerdo de aquella mujer de profundos sentimientos de amor a los demás. 

Anna Essinger fallecía el 30 de mayo de 1960.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa Elisenda. He esborrat el teu comentari per error!

      Eliminar
  2. Siempre me ha fascinado la vida de esta mujer.
    De joven, calló en mis manos una biografía de ella, libro que como todos los prestados, por supuesto, perdido.
    Busco en internet nuevas publicaciones sobre su vida, su valor, su arrojo.
    Las guardo todas.
    Sólo decir que me parece una mujer impresionante. Su vida está llena de sufrimiento, pero a la vez de coraje y valentía.
    Gracias por hacerle un hueco en vuestra web a una mujer adelantada a la historia.

    ResponderEliminar