martes, 20 de diciembre de 2016

La pintora victoriana, Marianne Stokes (1855-1927)

Marianne Stokes está considerada como una de las mejores pintoras de la Inglaterra victoriana. Esta artista de origen austriaco, dedicó toda su vida a pintar. Desde sus inicios en Munich, su obra fue evolucionando hacia un estilo que recuperaba la estética medieval, influenciada por los artistas prerrafaelitas que triunfaban en su hogar de adopción. 

Marianne Preindlsberger nació en la ciudad austriaca de Graz en 1855. Inició sus estudios artísticos en la Academia de Arte de Munich donde aprendió del pintor alemán Wilhelm Lindenschmit el Joven. Un lienzo que tituló Mutterglück le valió una beca para continuar sus estudios en Francia. 

En París aprendió de muchos pintores de la época y pintó hermosos paisajes de la ciudad de París y sus alrededores. En la ciudad de la luz conoció a la pintora finlandesa Helene Schjerfbeck con quien visitó la localidad de Pont-Avent en la Bretaña francesa en 1883. Allí conoció al pintor de paisajes Adrian Scott Stokes con quien se casaría un año después. 

Convertida en Marianne Stokes, su obra Reflexión se exponía en Inglaterra en 1885. La vida en común de Marianne y Adrian se centró en la trayectoria artística de ambos. La pareja, que no tuvo hijos, viajó en varias ocasiones a Dinamarca. En la ciudad de Skagen se unieron a una colonia de artistas conocida como Skagen Painters. 



Con el cambio de siglo, los Stokes se instalaron en Saint Ives, donde se unieron a otra colonia de artistas, la Newlyn School. 



Marianne viajó con su marido a otros lugares como Irlanda o Inglaterra. Cuando descubrió la actividad artística de los prerrafaelitas quedó prendada de su vuelta a la Edad Media y empezó a pintar cuadros de escenas medievales. 



Marianne Stokes fallecía en Londres en 1927.

No hay comentarios:

Publicar un comentario