martes, 30 de junio de 2015

El efecto de la sufragista, Matilda Joslyn Gage (1826-1898)

En 1993, una historiadora especializada en el mundo de la ciencia, llamada Margaret W. Rossiter, definía el “Efecto Matilda” para poner de manifiesto la gran diferencia tanto salarial como de reputación que existe en el ámbito científico entre hombres y mujeres. Margaret se había inspirado en una sufragista norteamericana, Matilda Joslyn Gage, quien dedicó su vida a la lucha por los derechos de las mujeres para crear este concepto.

Matilda Electa Joslyn Gage nació el 24 de marzo de 1826 en Cicero, Nueva York. Fue la única hija del doctor Hezekiah Joslyn y su esposa, una pareja muy activa en favor del abolicionismo que había organizado en su propia casa uno de los llamados ferrocarriles subterráneos para poder ayudar a los esclavos a fugarse.

Cuando se casó en 1845 con un comerciante llamado Henry Hill Gage, Matilda continuó con la tarea activista y organizó en su nuevo hogar en Fayetteville, también en Nueva York, un ferrocarril subterráneo. Matilda dedicó los siguientes años a cuidar de su familia, llegó a tener hasta cinco hijos, y a continuar con la lucha antiesclavista. Pero pronto incorporó a su vida otra inquietud, la lucha por los derechos de las mujeres. 

En 1852 asistía a la tercera Convención Nacional sobre los Derechos de las Mujeres, celebrada en Siracusa. Allí daría su primer discurso como sufragista. Matilda se posicionó en el sector más radical del sufragismo, alejada de las posturas conservadoras que defendían la lucha de las mujeres solamente centrada en el derecho a votar. Matilda quería ir más allá y otorgar a las mujeres más derechos civiles. Aun así, tenía en común con otras sufragistas conservadoras su profunda fe religiosa. De hecho, colaboró con otra sufragista, Elizabeth Cady Stanton, en la Biblia de la Mujer con quien también colaboró en otra de sus obras, La historia del sufragio femenino. Matilda apoyó la candidatura a la presidencia de su país de Victoria Woodhull, la primera mujer en intentar llegar a la Casa Blanca, y no precisamente como primera dama.

En 1875 era nombrada presidenta de la Asociación Nacional del Sufragio Femenino, organización en la que trabajó durante años para que su labor se fuera expandiendo por todo el territorio de los Estados Unidos, junto a otras sufragistas importantes como Elizabeth Cady Stanton o Susan B. AnthonyMatilda Joslyn trabajó en varias publicaciones hasta que compró, en 1878, el Ballot Box, que renombró como The National Citizen and Ballot Box. En sus páginas, Matilda expuso sus ideas sobre el sufragismo y los derechos civiles de las mujeres. 

En 1880, Matilda conseguía, al fin, poder ejercer su voto. Fue en Fayetteville, donde pudo elegir a los miembros de los consejos escolares de la zona.

Matilda Joslyn Gage dedicó toda su vida a luchar por los derechos de las mujeres. Además de formar parte de los principales movimientos sufragistas, escribió varias obras que se convirtieron en indispensables para entender su lucha, entre ellos, los panfletos Woman as Inventor, Woman's Rigths Catechism, o un libro titulado, Woman, Church and State, su obra más importante firmada en solitario y que recogía el espíritu de la Women's National Liberal Union, una organización que fundó ella misma en 1890 como contraposición a aquellos movimientos feministas que defendían la unión de iglesia y estado.

Tras su muerte, acaecida en Chicago el 18 de marzo de 1898, sus restos fueron enterrados en el cementerio de Fayetteville bajo una inscripción que reza: Existe una palabra más dulce que madre, hogar o cielo; era palabra es libertad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada