domingo, 19 de abril de 2015

La francotiradora que amaba la historia, Lyudmila Pavlichenko (1916-1974)

Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército soviético contó con la participación de unas dos mil mujeres francotiradoras, de las cuales solamente llegaron a sobrevivir quinientas. La gran mayoría fueron nombres anónimos que perecieron en el campo de batalla junto a sus colegas masculinos. De las pocas cuyo nombre trascendió al frente de guerra fue Lyudmila Pavlichenko, una joven que estaba estudiando historia cuando la guerra estalló. Sus prácticas en un campo de tiro le sirvieron para entrar en el Ejército Rojo y convertirse en una de sus francotiradoras más letales. Herida en el campo de batalla, Lyudmila Pavlichenko pasó un tiempo viajando por Canadá y los Estados Unidos relatando sus experiencias. De vuelta a su país, continuó en el ejército donde formó a otros francotiradores. Y cuando llegó la paz se convirtió en historiadora.

Lyudmila Mykhailvna Pavlichenko nació el 12 de julio de 1916 en Belaya Tserkov, Ucrania, en el seno de una familia humilde. Su padre trabajaba en una fábrica y su madre era maestra. Lyudmila destacó desde pequeña por su carácter independiente y por ser una buena estudiante. Cuando tenía catorce años, se trasladó con su familia a vivir a la capital ucraniana, Kiev. Lyudmila continuó estudiando hasta llegar a la universidad donde inició sus estudios de historia. Para ayudar a su familia, la joven compaginaba sus estudios con un trabajo en un arsenal mientras disfrutaba del tiempo libre en un club de tiro donde inició sus pasos como tiradora. 



Lyudmila estaba estudiando historia en la Universidad de Kiev cuando estalló la guerra. No se lo pensó y se dirigió a la oficina de reclutamiento para alistarse en el cuerpo de infantería. Los comandantes al mando intentaron convencerla de que sería más útil en el cuerpo de enfermería pero cuando les mostró sus dotes con el rifle tuvieron que rendirse a la evidencia de sus capacidades como francotiradora. 


Lyudmila Pavlichenko se unió a la 25ª División de Infantería del Ejército Rojo donde pronto se convirtió en una de sus mejores francotiradoras. El primer frente en el que estuvo, cerca de Odesa, Lyudmila abatió a 187 soldados alemanes. Cuando su cuerpo fue trasladado a Sebastopol, ascendía a teniente después de haber sumado 257 soldados enemigos muertos a manos de su impecable pulso. 

Había abatido a 309 soldados alemanes, entre ellos 36 francotiradores como ella, cuando resultó herida por fuego de mortero. Sucedió en junio de 1942 y tuvo que dejar el frente de guerra. Mientras la guerra continuaba, Lyudmila se puso a las órdenes de la gran maquinaria que suponía la propaganda política soviética iniciando un viaje a Canadá y los Estados Unidos.

Lyudmila se convirtió en el primer soviético en ser recibido por un presidente norteamericano. Cuando Franklin D. Roosevelt la invitó a la Casa Blanca, su esposa, Eleanor Roosevelt le propuso iniciar una gira por los Estados Unidos para explicar su experiencia como soldado y francotiradora. 


Apodada como la "Sniper Girl" por el New York Times, Lyudmyla tuvo que soportar las constantes preguntas absurdas sobre su vida como francotiradora y su feminidad. Parecía que a muchos periodistas norteamericanos les interesaba más si las mujeres se pintaban las uñas en el frente que por sus hazañas bélicas. 

De vuelta a la Unión Soviética, con la guerra aún devastando Europa, permaneció en la retaguardia entrenando a otros francotiradores del Ejército Rojo. En 1943 recibió la estrella de Oro de la Orden de Lenin, convirtiéndose en Heroína de la Unión Soviética.

Al finalizar la guerra, Lyudmila permaneció hasta 1953 vinculada al ejército soviético como ayudante del Cuartel General Principal de la Armada Soviética. Recuperó también el tiempo perdido y reinició sus estudios para terminar convirtiéndose en historiadora. 

Lyudmila Pavlichenko no se olvidó nunca de su faceta como francotiradora. Además de ser un miembro activo del Comité Soviético de Veteranos de Guerra, continuó relatando su experiencia en muchas conferencias.

El 10 de octubre de 1974 fallecía en Moscú. 



 Películas que hablan de ella 

Battle of Sevastopol

26 comentarios:

  1. No es para enorgullecerse, ser francotirador o francotiradora es lo mas parecido a un asesinó en serie legal, matar a distancia y a sangre fría a personas que no pueden defenderse para mi es un asesinato, es mi opinión, yo no la pondría entre las mujeres dignas de admiracion, mas bien lo contrario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lyudmila sólo mató 309 alemanes, ellos asesinaron 27, 000 0000 de rusos.

      Eliminar
    2. Ser un francotirador es mas dificil que ser soldado,la Paciencia y lo metodico es escencial,Por su puesto que es una Heroe Defendio a su PAtria y aus valores,No como Rafaela que no debe ni planchar ni lavar en su casa Ni menos aun empuñar un Arma..Rafaela debe de ser la tipica mujer que todo lo ve de arriba y nunca se involucro en una causa

      Eliminar
    3. Para opinar deberíamos intentar situarnos en los momentos históricos que les tocó vivir a estas mujeres. Los años en que Lyudmila tomó su decisión eran años de vivir o morir. No sólo ella, toda Europa (incluida los y las alemanes. O diganme ustedes, ¿quién se oponía a las SS? ¿quién le decía yo no invado Polonia y paso de Hitler?).
      Desde nuestro entorno cómodo del presente es muy fácil juzgar las acciones de estas mujeres, cuando sus decisiones venían impulsadas por circunstancias externas que ellas no podían controlar, sino simplemente adaptarse y sobrevivir.
      Os recomiendo la película, es muy buena. Y Rafaela, sólo decirte que Eleanor Roosevelt era una mujer con una posición pacifista y fue una gran admiradora de Lyudmila. Con eso te lo digo todo.
      Un abrazo para tod@s, amig@s de la Historia

      Eliminar
    4. No dejen de ver la película La Batalla de Sevastopol. Es conmovedora. Su punto más alto esteticamente hablando es cuando con su compañero de armas y amante se dedican a matar francotiradores. Nunca vi coombinar el amor la muerte y la bellleza como en esa parte.

      Jucio moral: irrelevante. Tenia que matar y lo hizo muy bien. Dejó de lado sus dolores y perdidas personales y luchó por su pueblo con su estilo quirurjico.

      Sin duda una gran mujer. Mi admiracion y respeto.

      Eliminar
    5. Este comentario es para Rafaela: es la guerra ridícula, ridícula vos no sólo la guerra. No sabes que decis, más respeto por los francotiradores.

      Eliminar
    6. No es de enorgullecerse hacer sido capaz de defender su patria de los invasores? Su contribución y sacrificio, como la de todos los demás, es de lamentarse pero también de reconocimiento y agradecimiento, no fue su culpa; la guerra irrumpió en su hogar ¿A caso no es admirarse su forzado sacrificio en defensa de su familia? ¿Qué hubieras hecho en su lugar?

      Eliminar
    7. Es un soldado, el trabajo de los soldados es luchar por una causa. Ser un verdadero asesino es algo diferente.

      Eliminar
    8. todos aquellos quienes han vivido el horor de la guerra saven lo que segnifica esta historia , cuando tienes que elegir morir o matar por defender tu patria y tu familia no piensa uno para otra cosa solamente como sobrevivir y matar el enemigo .......esta mujer si que es una heroina y segun las sercustancias en el tiempo da la guerra esto justifica totalmente todos los fachas que ha matado ......

      Eliminar
    9. tu opinion es respetable pero, si es para defenderte y defender a tus seres queridos la cosa cambia, es digno de admiración por que no cualquiera hace lo que esta , hay francotiradores que dicen que no hay nada mas emocionante que enfrentarse a otro ser humano en una batalla por la supervivencia, pero ellos mismo reconocer no es por la necesidad imperiosa de matar sino el reto de la caza.

      Eliminar
  2. Es todo un debate sobre el trabajo de los francotiradores, pero no es un mundo color de rosa, no se debe elegir blanco o negro (hay grises y colores) ojala todo se pudiera resolver con el "piedra, papel o tijeras" pero no; debemos de tomar en cuenta el tiempo al que perteneció, además un asesino serial mata por placer y puede tardar en matar a sus "presas", torturándolos antes del acto final, incluso sus victimas puedes ser niños, y los francotiradores hacen un trabajo especifico, ayudando a terminar una guerra, matar secuestradores, etc, no pueden comparar, ojala este fuera un mundo mejor, donde los francotiradores no tengan que jalar del gatillo, realmente no es fácil hacer lo que hacen, y esta persona no fue la única mujer francotiradora, aunque si fue la que hizo mas bajas, arriba lo dice: "Había abatido a 309 soldados alemanes, entre ellos 36 francotiradores..."

    ResponderEliminar
  3. Lyudmila no eligió matar alemanes hasta que éstos invadieron su tierra, y como bien se acota, ellos asesinaron a mas de 20.000.000 de rusos....No jodamos. La guerra es el horror, pero cuando la Patria es atacada, ningún ciudadano que se precie puede quedar al margen de su compromiso.

    ResponderEliminar
  4. Rafaela, tu no tomarias un rifle para matar a distancia a quienes sabes que vienen a matar a tus hijos? Al momento de defender a tu patria o a tu sangre no hay moral que valga. Rusia estaba siendo invadida.

    ResponderEliminar
  5. Hitler hijo del diablo mató tantos miles y miles y miles d judíos franceses ingleses polacos etc etc, ¿se le tenia q aver dejado seguir con su cometido?

    ResponderEliminar
  6. santiago gutierrez zaldivar18 de agosto de 2015, 0:29

    He leido acertadas palabras en este tema. Desde la comodidad del teclado se puede criticar cualquier conducta.

    ResponderEliminar
  7. Es una guerra o matas o te matan. Rafaela cuando bajes de la nube vas a ver que esta mujer para su gente fue una heroína. Más historia por favor y menos novelas

    ResponderEliminar
  8. Es una guerra o matas o te matan. Rafaela cuando bajes de la nube vas a ver que esta mujer para su gente fue una heroína. Más historia por favor y menos novelas

    ResponderEliminar
  9. Es una guerra o matas o te matan. Rafaela cuando bajes de la nube vas a ver que esta mujer para su gente fue una heroína. Más historia por favor y menos novelas

    ResponderEliminar
  10. Aquella persona que DEFIENDE a su familia, sus semejantes o su patria, ante amenazas, ataques, violaciones, vulneraciones de derechos, etc., merecen nuestro reconocimiento, respeto y admiración. Es de COBARDES no hacer nada y escudarse en las espaldas de aquellos que si tiene el valor de hacer algo. Es de TRAIDORES el juzgar negativamente a quienes defendieron lo justo ofrendando hasta su vida o quedando incapacitados física o sicológicamente.

    ResponderEliminar
  11. Bien lo dice al final de la pelicula.

    Solo tenia 25 años y mato a 309 invasores fascistas, ¿No creen que han estado escondiéndose a sus espaldas por mucho tiempo?

    Palabras mas, palabras menos.... es asi de simple.... Esconderse tras las espaldas de alguien mientras ese alguien di osu vida por defender a su patria. Eso merece un gran reconocimiento. LA DAMA DE LA MUERTE. Asi la llamaron. Mis respetos...

    Por la patria, TODO; para los traidores, NADA....

    ResponderEliminar
  12. Cuando supe de esta película "La Batalla de Sevastopol" no dude en verla, no conocía en absoluto la historia de esta mujer, realmente conmovedora su vida. Solo las mujeres pueden sacar una fortaleza como esa, mis respetos. Y qué bueno que fue reconocida, como heroína en su país.

    ResponderEliminar
  13. una heroina, defendio a su patria y su gente cuando te atacan solo podes defenderte! es estupido lo que dijo rafaela, por supuesto que la guerra es mala pero es pelear o morir cuando quieren exterminarte

    ResponderEliminar
  14. Los alemanes mataron a 27.000.000 de rusos supuestamente y defendian su patria, pero aqui nadie dice que stalin pacto con hitler el reparto de europa con el pacto de no agresion eso queria decir que los rusos aprobaron antes de que se les invadieran a ellos todo lo que los alemanes hicieron con polonia etc.. Asi que esto tendria mas punto de vista....

    ResponderEliminar
  15. Saludos, muy buen aporte sobre la vida de Pavlichenko hay algunos detalles que ignoraba y otros que conocí al ver la pelicula La batalla por Sevastopol, la que por cierto me parece una superproducción y una historia muy bien narrada, en realidad comparto la opinión de muchos sobre sus actos, a ella le tocó vivir o morir, prefirió luchar y aunque pueden especularse muchas razones desde el patriotismo hasta lo mas descabellado sobre sus actos lo cierto es que defendió a su patria y parafraseando a Sade digo: El hombre incapaz de morir por su patria no merece vivir. Entonces Lyudmila merece todas las concecoraciones que se le han hecho, no podemos simplemente juzgar con la antorcha de nuestra moral. Fue una mujer que sufrió e hizo lo que consideró correcto para todos no solo para si misma.

    ResponderEliminar