viernes, 4 de enero de 2013

La chica del aire, Ellen Church (1904-1965)

Cuando en 1926 las compañías aéreas empezaron a organizar vuelos de pasajeros, en ningún momento se pensó en el personal necesario a excepción del piloto y el copiloto. Cuatro años después, una mujer, enfermera de profesión y que soñaba con poder convertirse algún día en piloto, se convirtió en la primera azafata en un vuelo comercial. La carrera de Ellen Church duró muy poco debido a un accidente de coche sufrido meses después de empezar a trabajar para la Boeing. Pero Ellen continuó trabajando en tierra como profesora de enfermería en la Universidad de Minsessota. Años después volvería a volar como capitán de la Army Nurse Corps Air Evacuation Service para prestar su ayuda a los heridos en la Segunda Guerra Mundial. 

Cuando las hormonas no permitían volar a las mujeres
Ellen Church nació el 22 de septiembre de 1904 en Cresco, Iowa. Ellen cursó sus estudios de enfermería y empezó a trabajar en un hospital en San Francisco. Apasionada de los aviones, a los que había visto volar cerca de su hogar en exhibiciones aéreas, Ellen dedicaba su tiempo libre a tomar clases de vuelo. 

En su camino de casa al trabajo, Ellen solía pasar cerca de las oficinas de la compañía aérea Boeing que hacía poco tiempo había empezado, como otras compañías norteamericanas, a realizar vuelos con pasajeros. Un día, no se lo pensó y entró a ofrecer sus servicios. Aquel ofrecimiento sorprendió a Steve Stimpson, responsable de la compañía. 

Hacía tiempo que las compañías aéreas se habían planteado la posibilidad de ampliar el reducido número de personal de vuelo, restringido al piloto y copiloto e incluir un ayudante que atendiera a los pasajeros. Sin embargo no se había planteado la opción de que dicho ayudante fuera una mujer pues en aquel tiempo se consideraba que los continuos cambios hormonales de las mujeres las imposibilitaba para realizar cualquier tarea en el aire. 


Aun así, Stimpson consideró que una enfermera podía ser de gran utilidad en un vuelo comercial. Así que Ellen fue contratada durante un periodo de prueba de tres meses con la condición de que tenía que encontrar otras siete enfermeras cualificadas y aptas para el puesto. Las condiciones eran un sueldo de 125 dólares al mes, debían ser menores de 25 años, no ser más altas de 1,60 metros y pesar menos de 52 kilos. Ellen y las otras siete enfermeras, formaron las denominadas Sky Girls, las primeras ocho chicas del aire que consiguieron volar como ayudantes en un vuelo comercial.

La primera azafata de la historia
El 15 de mayo de 1930 Ellen Church realizaba su primer vuelo como azafata entre Oakland y Chicago a bordo de un Boeing 80-A trimotor, vuelo que duró 20 horas y requirió hasta 13 escalas. Se convertía así en la primera azafata de vuelo de la historia. Tenía entonces 23 años.

De azafata a enfermera en la guerra
Sin embargo su sueño terminó pronto. 18 meses después de aquel primer vuelo, Ellen Church sufrió un accidente de coche que le impidió volver a volar como azafata. Aun así no se rindió y cambió el aire por la enseñanza de la enfermería en la Universidad de Minnesota. 

Años después, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Ellen decidió alistarse y fue nombrada capitán de la Army Nurse Corps Air Evacuation Service. Corría el año 1942 y Ellen realizó una tarea que le valió la Medalla del Aire.

Terminada la guerra Ellen volvió a los Estados Unidos donde trabajó como directora del Hospital Terre Haute Union de Indiana y se casó con Leonard B. Marshall.

El 22 de agosto de 1965 fallecía a causa de una terrible caída mientras montaba a caballo. 

El aeropuerto de la ciudad que la vio nacer lleva su nombre. 

1 comentario:

  1. Qué interesante la vida de esta mujer, me encantan las mujeres luchadoras que consiguen hacer realidad sus sueños a pesar de todos los obstáculos. Buscaré más información sobre ella :)

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar