miércoles, 4 de enero de 2012

La púrpura rasgada, Emperatriz Teodora (501-548)

En Rávena, una pequeña ciudad italiana alejada del gran centro de poder que era en el siglo VI Constantinopla, unos imponentes y bellos mosaicos nos muestran a una de las emperatrices más excepcionales del Imperio Bizantino. Teodora, de quien poco se sabe a ciencia cierta pero de quien se dijeron multitud de calumnias, aparece en San Vital elegante con su manto púrpura decorado en su parte inferior con una cenefa en la que se han bordado finamente a los tres Reyes Magos al estilo persa. Como ellos, Teodora porta una ofrenda, un cáliz, para la iglesia. Esta imagen solemne, elevada, contrasta con las palabras que Procopio de Cesarea le dedicó en su Historia secreta. Lo que sí es cierto es que Teodora, aunque tampoco su esposo, el emperador Justiniano, tenía un origen noble. Pero la gran emperatriz bizantina supo escalar hasta uno de los tronos más importantes de la Antigüedad Tardía y no sólo ejercer como emperatriz consorte, sino gobernar con eficacia, mano dura y decisión.

La hija del guardián de osos
Teodora nació en los primeros tiempos del siglo VI en el seno de una familia de origen sirio. Su padre era el domador de osos de la facción de los Verdes del hipódromo. La pobre situación de su familia se agravó con la muerte de su padre. Teodora y sus hermanas Comito y Anastasia se introdujeron entonces en el mundo del teatro, una esfera social muy ligada a la prostitución. La belleza y el poder de seducción de Teodora hicieron de la joven una de las artistas más populares de Constantinopla. Su dedicación a la prostitución es algo que nos cuenta Procopio de Cesarea en la Historia Secreta, una dura crítica a la pareja imperial.

Con apenas 20 años Teodora habría marchado a la provincia de Pentápolis siguiendo a su gobernador del que se habría convertido en su concubina. Tras una nefasta experiencia, la joven habría regresado a la capital del imperio. En su periplo de vuelta, Teodora habría entrado en contacto con los monofisitas en Egipto, una herejía perseguida por el poder bizantino.

La plebeya y el advenedizo
Durante la juventud de Teodora, reinaba en Bizancio el emperador Justino, un soldado que había llegado a lucir la púrpura imperial y que había asociado al trono a su sobrino, Justiniano, quien ejercía como cónsul ordinario desde 521. Fue ese año en el que Justiniano se fijó en Teodora y se enamoró de ella sin remisión. Tras la muerte de su tía, la emperatriz Eufemia, opuesta a la relación de concubinato entre su sobrino y Teodora, el emperador Justino permitió la unión legal entre patricios y personas vinculadas con el espectáculo.

Justiniano y Teodora se casaron el año 525. Dos años después, tras la muerte de Justino, Justiniano se convertía en emperador. Su esposa era nombrada augusta.




La emperatriz
Teodora ejerció su papel como emperatriz con gran rigor y responsabilidad. Defendió la promulgación de leyes a favor de los derechos de las mujeres regulando y protegiendo la situación jurídica del sexo femenino.

Teodora gobernó con mano de hierro y no vaciló al vengarse de todos aquellos patricios que habían intentado impedir su ascenso al trono. No se conformó con el papel de emperatriz consorte y gobernó junto a su esposo.

Todo ello, su actitud, sus orígenes, sus creencias religiosas herejes para algunos, su poder y su intención de ejercerlo en favor de las mujeres, pudieran haber sido razones suficientes para llevar a escritores como Procopio a no dudar en escribir historias que alimentaran una auténtica leyenda negra que contrasta con la solemnidad de la imagen de Teodora en San Vital, una imagen que parecen haber querido rasgar.

Quién fue en verdad Teodora, si la prostituta descrita por Procopio o la gran dama del mosaico de Rávena poco importa. Lo importante es que fue una de las emperatrices que escogió gobernar, gobernar en favor de las mujeres, a pesar de su pasado, a pesar de vivir en un mundo dominado por las ideas en masculino, a pesar de no estar predestinada a la púrpura imperial.

 Si quieres leer sobre ella

Teodora, emperatriz de Bizancio, Gillian Bradshaw
Género: Biografía






Historia secreta, Procopio de Cesarea
Género: Biografía






Mujeres de la Antigüedad, Jesús de la Villa
Género: Ensayo






Amantes poderosas de la historia
Ángela Vallvey

2 comentarios:

  1. ¡Qué curioso, querida Sandra, que a todas estas mujeres en la historia que quisieron brillar con luz propia siempre les haya acompañado una negra leyenda que ensombrece su halo rutilante! Bellísima la imagen de Teodora en Rávena, y tengo que confesar que en cada visita a la iglesia de Sta. María in Trastevere en Roma me admira el extraordinario mosaico bizantino del cascarón sobre el altar mayor donde la Virgen, junto a su hijo, aparece representada cual emperatriz de Bizancio, una Madonna engalanada con el ajuar de Teodora.
    Te dejo aquí un enlace para comprobarlo:
    http://www.traveladventures.org/continents/europe/trastevere11.shtml
    Espero que te estés recuperando de estas jornadas de la fiesta de Reyes, que cuando hay niños de por medio en casa, se vuelven agotadoras; al menos, ¡que sus Majestades hayan sido buenos contigo!
    Mil biquiños, amiga.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida profedegriego, gracias por el vínculo que me has dejado, realmente precioso. Los Reyes han sido muy generosos conmigo y me han dejado títulos interesantísimos para seguir alimentando este mi pequeño rinconcito de historias. Y los pequeños aun están como locos, así que espero que se calmen pronto. Besitos

    ResponderEliminar