sábado, 14 de enero de 2012

El cartel de la matrona, Luisa Rosado (Siglo XVIII)

Carlos III, monarca al que
se dirigió Luisa Rosado
La medicina, como la gran mayoría de las ciencias, estuvo vetada a las mujeres hasta hace poco más de un siglo. Sin embargo, fueron ellas, en la intimidad de las casas quienes a menudo cuidaron de ancianos y enfermos y llegaron a convertirse en verdaderas sanadoras. Aun sin saber el nombre técnico o científico de muchos males, fueron capaces de aplacar y curar muchas dolencias. Uno de los ámbitos médicos que tuvo cierto reconocimiento público fue sin duda en el de la asistencia a los partos.


Los galenos dejaron que durante siglos las mujeres se encargaran de ayudar a las mujeres a traer a los niños al mundo. Pero llegó un momento en que esta parcela de la medicina también les fue vetada. En España, en el siglo XVIII, los cirujanos empezaron a inmiscuirse en el arte de partear. Durante un tiempo los lejanos rincones del mundo rural vivieron ajenos a esta intrusión pero pronto los partos se convertirían, también, en un ámbito médico masculino.

En este contexto encontramos a una mujer excepcional, Luisa Rosado. Una matrona de larga trayectoria que, sabedora de su capacidad y experiencia en el arte de partear, tuvo la original idea de publicitar sus servicios con un cartel. Se enfrentó al Protomedicato y llegó a pedir en reiteradas ocasiones al rey Carlos III no sólo la publicación de dicho cartel sino su ingreso en la corte como parturienta.

Matrona de los desamparados
Sabemos de la existencia de Luisa Rosado principalmente por los documentos que se encuentran en el Archivo de Simancas referentes al proceso de petición de publicación de un cartel en el que la matrona informaba de sus habilidades como partera. De su vida no nos queda mucho más. Se sabe que nació en Toledo pero no la fecha exacta de su nacimiento. Para ser matrona debería hacer sido cristiana vieja y, como afirma Teresa Ortiz Gómez, podría haber sido una mujer que vivía sola y quizá era viuda como muchas compañeras de su profesión. 1

Luisa había conseguido el título de partera en 1765 de manos del Tribunal del Real Protomedicato, un cuerpo técnico creado en el siglo XV que controlaba a todas las personas que ejercían alguna actividad relacionada con la sanidad. En 1768 se trasladó a Madrid donde vivía en la corte y trabajaba como matrona del Real Colegio de Niños Desamparados.

La petición al Protomedicato y al rey
Ya en la época en la que ejerció Luisa Rosado, las matronas tenían limitada su actividad a lo que se consideraba como partos normales. Cuando se presentaba alguna complicación era obligatorio que estuviera presente en el proceso un médico. Pero parece ser que Luisa salvó muchas vidas asistiendo partos normales y partos de riesgo y no dudó en hacerlo público con la original idea de la edición de un cartel.

La respuesta del Protomedicato fue negativa, hecho que no amedrentó a la matrona quien pidió por tres veces al rey Carlos III el permiso para la publicación de su cartel. Tan segura y orgullosa estaba de su experiencia que en la última ocasión en la que se dirigió al monarca en agosto de 1771 llegó incluso a ofrecerse para asistir al parto de la Princesa de Asturias, María Luisa de Parma, esposa del futuro Carlos IV, quien daría a luz el 19 de septiembre de aquel mismo año a Carlos Clemente, infante que no sobreviviría más de 3 años.

La osadía de Luisa Rosado fue demasiado elevada para una mujer del siglo XVIII. A pesar de defender su experiencia en una España ilustrada en la que se valoraba más la ciencia empírica que el saber teórico, los médicos del Protomedicato y los cirujanos de la corte vieron amenazada su posición privilegiada. No se sabe si el cartel de Luisa Rosado fue finalmente publicado, aunque lo más probable fuera que no. Pero lo más importante es que esta matrona ilustrada fue un ejemplo de matrona con clara conciencia y orgullo profesional, y una mujer segura de sí misma y de sus conocimientos 2.
______

1. Sanadoras, matronas y médicas en Europa. Siglos XII – XX. Montserrat Cabré, Teresa Ortiz. Pág. 167
2. Ídem. Pág. 175


 Si quieres leer sobre ella

Sanadoras, matronas y médicas en Europa. Siglos XII – XX. Montserrat Cabré y Teresa Ortiz

4 comentarios:

  1. Querida Sandra, que entrada tan interesante y cuanta verdad hay en ella. Hace ya un tiempo paseaba con un amigo que és medico y al pasar por una barbería me explicó el símbolo de los barberos que es un cordon umbilical, pporqué ellos eran los que atendian los partos. Sorprendida le dije que ¿Y las parteras o comadronas? y me respondió que en la facultad de medicina se estdiaba que los primeros en atender los partos fueron los barberos, ¿puedes imaginártelo? Realmente hay todavía mucho a reparar en la historia y tu labor es, por ello, muy grande. He estado aartada durane días por las fiestas que, auque entrañables, son agotadoras.. espero ir poniéndome al día poco a poco. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisenda: el símbolo de los barberos lo había encontrado en alguna fuente. Es evidente que en muchos casos la faceta femenina de algunas profesiones ha quedado literalmente borrada. Gracias por tu comentario.Un abrazo

      Eliminar
  2. Esta muy bien el blog, no lo conocía hasta ahora, me pasaré más a menudo a leerlo. Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste. Feliz año a ti también

      Eliminar