domingo, 18 de diciembre de 2016

En nuestra defensa, Lucrezia Marinelli (1571-1653)

Desde que a principios del siglo XV Christine de Pizan escribiera su famosa Ciudad de las Damas, se inició en Europa un movimiento conocido como la Querella de las mujeres, un debate dialéctico en el que hombres y mujeres pusieron sobre la mesa la necesidad de reivindicar una mejor situación de la mujer en la sociedad. La Querella de las mujeres se inició en Francia pero pronto se extendió a muchos países de la Vieja Europa. En Italia, dos siglos después, otra mujer se unió a esta defensa de las mujeres. Lucrezia Marinelli publicaba su propia reivindicación femenina bajo el título De la nobleza y excelencia de las mujeres

Lucrezia Marinella Vacca nació en 1571 en Venecia. Hija de un prestigioso médico, Giovanni Marinelli, Lucrezia tuvo la oportunidad de acceder a un conocimiento vetado a muchas mujeres de su tiempo. Fue gracias a su padre quien le permitió en todo momento formarse y cultivarse. Lucrezia se casó con un médico, Girolamo Vacca, con quien tuvo dos hijos, Antonio y Paulina. Su condición de esposa y madre no fue impedimento para que Lucrezia continuara con sus estudios y desarrollada una prolífica carrera literaria. 

Lucrezia Marinella cultivó distintos géneros y centró parte de su obra a defender a las mujeres en un mundo en el que se las intentaba relegar una y otra vez de la esfera pública, de la ciencia, de las artes... Novelas, poesías o ensayos fueron las herramientas de Lucrezia para ensalzar las virtudes femeninas y abogar por un mundo en el que las mujeres tuvieran acceso a las mismas actividades que los hombres. 



Su obra más conocida apareció en 1601. De la nobleza y excelencia de las mujeres nace como respuesta a la obra de Giuseppe Passi, Los defectos de las mujeres. De la misma manera que Christine de Pizán se vio en la necesidad de escribir su Ciudad de las damas como respuesta a una obra misógina, muchas otras mujeres publicaron sus alegatos feministas como respuesta a libros que denostaban y denigraban a las mujeres. Ese fue también el caso de la obra de Lucrezia Marinelli. 

Lucrezia Marinelli escribió unas diez obras, como Arcadia Felice o Enrico. En muchas de ellas, la defensa de las mujeres fue el hilo argumental principal. 

Fallecía en Venecia el 9 de octubre de 1653. 

1 comentario:

  1. Hola Sandra, quiero que sepas que agradezco mucho tu trabajo y por eso me he decidido a escribir, para tomarme la libertad de felicitarte públicamente y de mencionar, si me lo permites, otro blog que me ha encantado. Es ttp://valeriaardante.blogspot.com.es/ y aunque no es muy conocido (tiene 27 seguidores), ofrece informacion muy curiosa, constrastada y bien explicada de aspectos curiosos de nuestra historia de España, de cuadros, de literatura... Tiene varias entradas de mujeres sorprendentes como Marie Curie, otras de la Conquista de America, una monja alferez, ...no se, creo que merece la pena su visita. Yo me he hecho seguidora y he decidido compartirla aqui porque creo que es una manera de agradecerle su tiempo invertido. No quisiera que acabara dejandolo por el poco exito, hay tanta basura en la red que se agradecen blog como el de ella o el suyo. La pena es que en ambos casos tengan que ser mujeres para reconocer la labor de otras mujeres. Y dicen que el machismo se acabo...

    ResponderEliminar