jueves, 27 de octubre de 2016

La primera doctora amerindia, Suzanne LaFlesche Picotte (1865-1915)

En el siglo XIX, muchos años después de la llegada de los europeos al continente americano, las pocas comunidades indígenas que aún quedaban tras la devastadora invasión de los hombres del otro lado del mundo, sobrevivían en las reservas. En una de ellas, en la de Omaha, situada en Nebraska, vivió una mujer que pronto se dio cuenta de las carencias sanitarias y educativas de su pueblo y decidió ponerle remedio. Rompiendo todos los estereotipos de género, Suzanne LaFlesche se convirtió en la primera mujer de origen indígena en ejercer la medicina, a la vez que ayudó a los hombres y mujeres de su comunidad a mejorar sus condiciones sociales. 

Suzanne LaFlesche nació el 17 de junio de 1865 en la reserva de Omaha, en Nebraska. Suzanne era medio indígena medio blanca, como sus padres, Mary Gale y Joseph LaFlesche. Ella fue la pequeña de la familia, tenía un medio hermano mayor, el antropólogo Francis LaFlesche, y tres hermanas también más grandes que ella. 

Cuando Suzanne era una niña asistió como los demás pequeños de la reserva a la escuela de la misión dirigida por la comunidad cuáquera desde 1869. Años después, continuaría sus estudios en New Jersey, en el Instituto Elizabeth. En 1882 volvió a la reserva donde ejerció de maestra durante dos años. Poco después marchó a continuar sus estudios al Instituto Hampton de Virginia donde permaneció hasta 1886. En aquel tiempo, a las muchachas se les enseñaba los rudimentos del hogar y poco más, esperando que finalizado el instituto volvieran a su casa y ejercieran con esmero el papel de esposa y madre. Pero Suzanne decidió que quería seguir estudiando y se preparó para ingresar en una de las pocas instituciones educativas que aceptaban a mujeres en los estudios de medicina, carrera a la que había decidido dedicarse. Suzanne fue aceptada en el Women’s Medical College of Pennsylvania. 



Pero Suzanne se topó con una cruda realidad. Los estudios eran muy costosos, por lo que buscó ayuda en una amiga de la familia, la etnógrafa Alice Fletcher, quien consiguió que la Connecticut Indian Association, una institución miembro de la Women’s National Indian Association, sufragara todos sus gastos educativos.

En 1889 se graduaba en medicina obteniendo la nota más alta y consiguió un puesto de doctora del gobierno con el que volvió a la reserva de Omaha para iniciar su labor como profesora en la escuela que le había asignado el gobierno. Allí debía enseñar a sus alumnos reglas básicas de higiene y salud. Suzanne dedicó también muchas horas a visitar a enfermos en sus hogares de la reserva. Después de largas jornadas de trabajo extenuante, terminó cayendo ella misma enferma. En 1893 decidió darse un respiro y retirarse un tiempo a la vez que se hacía cargo de su madre que también estaba enferma. 



En 1894 se casó con Henry Picotte, un indio de la tribu de los sioux con el que tuvo dos hijos. Después de ser madre todo el mundo esperaba que Suzanne se retiraría definitivamente de su trabajo como maestra y doctora pero ella decidió de nuevo saltarse las normas sociales y optar por continuar trabajando. 

Además de cuidar de los enfermos, Suzanne dedicó mucho tiempo a la concienciación social de la importancia de la prevención y la higiene, sobretodo en enfermedades como la tuberculosis que acabaría con la vida de muchas personas en la reserva, entre ellas su propio marido, en 1905. Fue también una impulsora de la lucha contra el alcoholismo, problema que vivió en su hogar, con un marido enganchado a la bebida. 

Suzanne LaFlesche fue una de las cofundadoras de la Thurston County Medical Society y miembro del comité de la Nebraska Federation of Women's Clubs.

Cuando Suzanne enviudó, se tuvo que enfrentar a muchos problemas burocráticos para poder heredar las tierras de su marido. Una situación a la que se enfrentaban muchos indios americanos que veían peligrar a menudo sus derechos. Sensibilizada también con este problema, llegó a asesorar a los miembros de la reserva y a viajar a Washington para entrevistarse con los miembros de la Office of Indian Affairs para intentar mejorar la situación de los indígenas. 

Luchadora incansable, Suzanne LaFlesche dedicó toda su vida a los demás. Hasta que su cuerpo, aquejado de una enfermedad crónica desde pequeña que le hizo sufrir multitud de dolores a lo largo de los años, se apagó. El 15 de septiembre de 1915 fallecía a causa de un cáncer de huesos. 

3 comentarios:

  1. Hola Sandra, no se si aceptas sugerencias... si sí te sugiero a Juana Maria de Lara,Facunda Speratti,Madame Lynch y Celsa y Adela Speratti, mujeres que tuvieron clave participación en la historia del Paraguay.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí! Todas apuntadas en mi larga lista de mujeres pendientes de incluir.
      Muchas gracias!

      Eliminar