martes, 17 de noviembre de 2015

Versos desde el alma gallega, Rosalía de Castro (1837-1885)

Evocar la vida y la obra de Rosalía de Castro es recuperar la literatura más hermosa en lengua gallega y castellana. Con un talento excepcional para las letras y los versos, Rosalía tuvo la suerte de superar socialmente un nacimiento poco convencional y encontrarse con un marido que respetó e incluso ensalzó su arte con la pluma en un tiempo en el que las mujeres que destacaban por alguna razón eran consideradas extraños casos que se debían esconder. Rosalía de Castro protagonizó el renacimiento de la literatura gallega, cuando el gallego estaba considerado una lengua de labriegos. También escribió en castellano, dejando un corpus literario de poemas y novelas para el recuerdo y el deleite de todos aquellos que se topen con su obra.

Rosalía de Castro nació el 24 de febrero de 1837 en Santiago de Compostela. Rosalía fue hija natural de un sacerdote llamado José Martínez Viojo y María Teresa de la Cruz Castro. El destino de la pequeña, bautizada y registrada como hija de padres desconocidos, era un orfanato. Pero tuvo la suerte de que su madrina, María Francisca Martínez se hiciera cargo en un primer momento de ella. Su tía Teresa Martínez Viojo fue quien la acogió bajo su techo hasta que cumplió los ochos años. Rosalía no perdió el contacto con su madre, quien, en la década de 1850 consiguió recuperarla. Mientras tanto, recibía una buena educación y participaba en actividades culturales. 

En 1856 Rosalía de Castro se trasladó a vivir a Madrid junto a unos parientes. Un año después publicaba sus primeros versos en lengua castellana bajo el título de La flor. Un literato llamado Manuel Murguía escribió una crítica sobre su primera obra publicada. Pocos años después se convertiría en su fiel esposo. Manuel y Rosalía se casaban el 10 de octubre de 1858 iniciando una relación de mutuo respeto y admiración. Él apoyó en todo momento la incipiente carrera literaria de su esposa, con quien además tuvo una numerosa familia, siete hijos, de los cuales dos no sobrevivieron a la infancia.



Rosalía de Castro escribió en lengua castellana, pero también escribió varias obras en gallego, entre ellas los Cantares gallegosFollas novas. Con sus textos gallegos, Rosalía de Castro contribuyó ampliamente al renacimiento literario de la lengua gallega, en un momento de fuerte centralismo castellano en el que las lenguas periféricas habían quedado en un marginal segundo plano. 

Rosalía de Castro nunca gozó de muy buena salud y tuvo un carácter pesimista y melancólico. Un cáncer de útero terminó con su vida el 15 de julio de 1885, cuando tenía cuarenta y cinco años de edad y hacía tiempo que se había vuelto a instalar en su Galicia natal. Seis años después de su muerte, sus restos fueron trasladados a la Capilla de la Visitación del Convento de Santo Domingo de Bonaval, en el Panteón de Gallegos Ilustres.



En 1979 se emitía el último billete de 500 pesetas. En él aparecía un retrato de Rosalía de Castro. Solamente ella e Isabel I de Castilla fueron las únicas mujeres en aparecer en un billete español. 

3 comentarios:

  1. ¡que magnífica historia la de esta mujer! Me gustan todas las historias de las mujeres que publicas, pero esta, me sensibilizó particularmente. Tal vez porque creo que tuvo muy buena estrella, a pesar de su temprana muerte. ¿Cuantos "hijos naturales" en aquellos tiempos podían tener la suerte de ser criados por su propia familia y no perder el contacto con su madre? ¿A cuantas mujeres se las respetaba y valoraba por sus conocimientos y sus maridos las acompañaban en el crecimiento personal?
    ¡Realmente me emociona la historia de Rosalía de Castro! ¡Gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tu publicación, Sandra. Nunca he leído a Rosalía, pero he escuchado mucho sobre ella y su obra, y después de lo leído, solo quiero leer sus poemas.

    Abrazos desde Chile.

    ResponderEliminar
  3. hermos tu comentario. gracias porque no conocia esta magnifica mujer y hay que sacarlas a la luz....

    ResponderEliminar