domingo, 26 de octubre de 2014

La hermana del astrónomo, Sophia Brahe (1556 - 1643)

En el siglo XVI, cuando aún había quien creía que la tierra era plana y había aún planetas por descubrir, en las frías tierras danesas, dos miembros de una misma familia hicieron una gran aportación al mundo de la astronomía. Los hermanos Tycho y Sophia Brahe trabajaron juntos durante años estudiando el cielo. Tycho Brahe, famoso y reconocido astrónomo, alabó siempre la tenacidad de su hermana quien aprendió de manera autodidacta y le ayudó en sus largas horas de estudio. Ambos se enfrentaron a su familia, quienes no aceptaron nunca que miembros de la alta sociedad dedicaran su vida a algo que no fuera la ociosidad. Además de dedicarse a la astronomía, la horticultura, la física y la genealogía fueron otros de los ámbitos de estudio a los que dedicó su vida Sophia Brahe.

Sophia Brahe nació el 24 de agosto de 1556 en la ciudad danesa de Knudstrup en el seno de una familia de la alta nobleza. La pequeña de diez hermanos, Sophia mostró pronto interés por el cielo y sus estrellas y la tierra y sus plantas. Su hermano mayor Tycho se enorgullecía de las ansias de aprender de su pequeña hermana, quien se sumergió en el saber de manera autodidacta. 

En 1573, cuando Sophia tenía apenas diecisiete años, empezó a ayudar a Tycho en sus observaciones astronómicas. En el Castillo de Urania, en la isla de Hven, los dos hermanos redactaron un amplio catálogo de movimientos y posiciones planetarias que sería utilizado por algunos de los astrónomos más famosos de la historia.

Tres años más tarde contrajo matrimonio con Otto Thott con quien tuvo a su único hijo. En 1588 Sophia se quedaba viuda y propietaria de un amplio territorio en Eriksholm en el que se inició en la horticultura y mandó construir hermosos jardines. Sus plantas, junto a su aprendizaje de química y medicina le sirvieron para elaborar remedios que fueron muy conocidos entre la alta sociedad de la zona. Mientras, encontró tiempo también para seguir ayudando a su hermano.

Poco tiempo después, Sophia conocía al que se convertiría en su segundo marido, Erik Lange con el que se casaría en 1602 a pesar de vivir en una situación económica desastrosa. Su segundo matrimonio tampoco duraría demasiado, apenas diez años. Viuda de nuevo, Sophia se trasladó a vivir a Helsingor donde viviría hasta el final de sus días dedicada a una nueva pasión, la genealogía.

1 comentario:

  1. Interesante vida la de esta mujer, muy distinta a la de otras mujeres, de la nobleza o el populacho, de aquella época. Su hermano también mostró una sensibilidad especial hacia ella, cosa rara también teniendo en cuenta el machismo generalizado de la época.

    Un saludo desde Reinado de Carlos II

    ResponderEliminar