miércoles, 6 de febrero de 2013

Un bello animal, Ava Gardner (1922-1990)

Ava Gardner fue una de las actrices que brilló con luz propia en los años dorados de Hollywood. Llegó a la gran pantalla por casualidad. Iba a ser una bonita secretaria cuando una fotos suyas llegaron a un cazatalentos que la convirtió en la actriz que se convertiría en mito. Sus éxitos profesionales contrastaron con su pésima vida sentimental. Tres matrimonios fallidos, un admirador rechazado y sus amoríos con toreros españoles hicieron de Ava Gardner una mujer con fama de mujer fatal y a la que se calificó como "el animal más bello del mundo", descripción que a ella nunca le gustó.

La estudiante que se convirtió en actriz
Ava Lavinia Gardner nació en Brogden, en el estado norteamericano de Carolina del Norte, el 24 de diciembre de 1922 en el seno de una familia humilde. Sus padres, Jonas Bailey Gardner y Molly tenían una propiedad en la que cultivaban tabaco y algodón. Ava y sus seis hermanos vivieron la pérdida de dicha propiedad y las penurias que tuvieron que pasar cuando su padre tuvo que trabajar como aserradero y su madre ejerciendo de ama de llaves. 

Tenía unos 13 años cuando Ava y su familia se trasladaron a vivir primero a Newport News, en Virginia, y después a Rock Ridge, en Carolina del Norte, buscando un buen lugar donde poder trabajar y mantener a la familia. La joven Ava empezó entonces sus estudios de secretariado en el Atlantic City Christian College. 

Era una atractiva joven de 18 años cuando en 1941 visitaba a su hermana Beatriz que se había instalado con su marido en Nueva York. El cuñado de Ava, fotógrafo profesional, quiso sacarle unas fotografías que terminó colgando en el escaparate de su negocio que tenía en la Quinta Avenida. 

Cosas del destino, un cazatalentos de los estudios cinematográficos Metro-Goldwyn-Mayer, llamado Barney Duhan, se paró delante de las imágenes de aquella mujer exuberante de ojos verdes y pelo castaño y no cejó en el empeño de conseguir sus datos. 

A los pocos días, Ava dejaba sus clases de secretariado y se trasladaba a Nueva York donde firmó un contrato por siete años. Meses después de asistir a clases de interpretación empezó a aparecer con pequeños papeles en películas como H.M. Pulham Esq. o Kid Glove Killer.

En aquellos primeros años en Hollywood, Ava tuvo su primer romance con Mickey Rooney, con el que se casó en 1942. Su matrimonio duró tan sólo un año y a pesar del fracaso en lo personal, su relación con el actor le reportó a la joven artista notoriedad. 

La forajida
Después de años apareciendo en papeles pequeños, Ava consiguió su gran oportunidad gracias a su papel protagonista en Forajidos, en 1946, donde también aparecía un joven y desconocido Burt Lancaster. Un año antes se había casado por segunda vez, en esta ocasión con el clarinetista Artie Shaw. De nuevo su matrimonio sería un fracaso.

A partir de entonces, Ava se consolidó como actriz y en los años siguientes protagonizó una larga lista de films, entre ellos, Venus era mujer o El gran pecador.

Mientras disfrutaba de su éxito en Hollywood, Ava probó suerte en el amor por tercera vez casándose con Frank Sinatra en 1951. A pesar de que éste fue su matrimonio más duradero, también se divorció, en 1957.

La bella actriz ahogó sus penas pasando largas temporadas en España. Apasionada de los toros y el flamenco, Ava tuvo sonados romances con algún español como el torero Luis Miguel Dominguín. Ava también disfrutó de los lujosos regalos que recibió durante mucho tiempo de un rico admirador, Howard Hughes, al que nunca aceptó como marido.

Uno de sus mayores éxitos cinematográficos fue sin duda Mogambo, por cuyo papel fue nominada al Oscar. Junto a Grace Kelly y Clark Gable, Ava realizó una impecable interpretación.

El declive de una estrella
A partir de entonces, y a pesar de participar en grandes producciones como Los Caballeros del Rey Arturo o La Condesa descalza, Ava empezó a ver reducidas sus apariciones en la gran pantalla. A pesar de todo, Ava continuó trabajando durante las décadas de 1960, 70 y 80. En 1982 aparecía por última vez en una película, Regina, junto a Anthony Quinn, film que no fue estrenado en la gran pantalla sino que fue relegado directamente al vídeo.

Atrás quedaba una larga carrera de éxitos cinematográficos. Trabajó con otros actores y actrices de la talla de Omar Sharif, Catherine Deneuve o Sophia Loren.

El 25 de enero de 1990, a los 67 años de edad, moría en Londres, a causa de una neumonía.

 Si quieres leer sobre ella 

Ava Gardner: Una diosa con pies de barro, Lee Server

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada