miércoles, 10 de octubre de 2012

Pobre niña rica, Barbara Hutton (1912-1979)

Un compositor inglés llamado Noël Coward compuso una canción con este título inspirándose en una bella dama estadounidense, rica, excesivamente rica. Esa dama era Barbara Hutton, una multimillonaria que se pasó la vida buscando la felicidad en brazos de amantes y esposos que no supieron darle lo que necesitaba. Heredera de una de las más grandes fortunas de Norte América, Barbara Hutton moriría sola y arruinada, tras haber tenido una vida de lujos extremos. Fue sin duda, un ejemplo claro del tópico que afirma que el dinero no da la felicidad. Barbara la buscó toda su vida pero nunca la encontró.

Herencia maldita
Barbara Woolworth Hutton nació el 14 de noviembre de 1912 en la ciudad de Nueva York. Barbara era nieta de Frank Winfield Woolworth, magnate de los almacenes que llevaban su apellido y que había amasado una enorme fortuna. La madre de Barbara, Edna, una de las tres hijas del rico empresario, estaba casada con Franklyn Laws Hutton. La pareja vivía feliz en una mansión construida en la Gran Manzana, primero, y en una suite de lujo del hotel Plaza, después.

La vida de la pequeña Barbara sufrió un duro golpe cuando en 1917 la prensa del corazón, que tanto daño le harían a ella misma en el futuro, publicó unas fotografías de un idilio de su padre. La reacción de Edna fue terminar con su vida. Barbara no sólo tuvo la desgracia de perder a su madre de un modo tan dramático sino que fue ella misma quien descubrió el cuerpo en la lujosa suite del hotel donde vivían. 

Con tan sólo cinco años, huérfana de madre y con un padre díscolo y despreocupado, se trasladó a vivir a la mansión de sus abuelos en Winfield Hall. Con una abuela senil y un abuelo sumido en la más profunda de las tristezas por la muerte de su hija, Barbara tuvo una infancia triste.

Tres años duraría aquella existencia tediosa. A la muerte de sus abuelos, la herencia Woolworth se repartió entre las dos tías de Barbara y ella misma, única hija de Edna. Así, Barbara se convirtió en 1924, en una jovencísima multimillonaria de poco más de 12 años, con una fortuna que rondaba los veintiocho millones de dólares.

Empezó entonces un largo y penoso periplo por distintas mansiones de la familia Woolworth, instalándose en casa de familiares y acudiendo a carísimos colegios de élite en los que nadie se atrevía a acercarse a aquella niña poseedora de tamaña fortuna.

En 1926 Barbara se trasladó a vivir con su padre y su madrastra a Nueva York donde pasó un tiempo tranquilo al lado de Irene Curley, la nueva esposa de Frank, con la que mantuvo una buena relación. Pero su padre decidió que con 14 años su hija ya podía valerse por si misma, así que desbloqueó la fortuna heredada por Barbara para que se pudiera independizar.


Barbara Hutton iniciaba una vida sola. Seguiría estudiando e intentando disfrutar de la vida en una incesante búsqueda de amistades para no sentirse sola. Poco tiempo después, con 21 años, conocería el amor, su primer amor, el primero de una larga lista de hombres que se convertirían en sus siete maridos. 

El amor de un príncipe
En uno de sus viajes por Europa, Barbara conoció a un apuesto príncipe georgiano llamado Alexis Mdivani, prometido entonces de una amiga suya, Louise Astor Van Alen. Años después se rencontraría con el entonces matrimonio Mdivani en París. Era sólo cuestión de tiempo que la atracción que sentían Alexis y Barbara, conocida por todos sus allegados, provocara el divorcio de él. Un año después de la separación de Van Alen, Alexis Mdivani se casaba con la bella millonaria norteamericana a pesar de la negativa del padre de Barbara. El nuevo matrimonio del príncipe ruso y la rica heredera viviría una larga luna de miel, viajando alrededor del mundo y gastando el dinero sin ninguna preocupación en todo tipo de lujos. Pero a su llegada a Londres, para descansar del largo viaje, la relación de la pareja estaba tocada de muerte. La pasión, que no el amor, se había disipado.

En una fiesta organizada por Alexis para celebrar el vigésimo segundo cumpleaños de su aún esposa, Barbara empezó a flirtear con un conde llamado Court Haugwitz-Reventlow, que se convertiría primero en su amante y después, en 1935, en su segundo esposo.

El amor de un conde
El divorcio y posterior boda se produjeron en un intervalo de tiempo de poco más de 24 horas. Barbara se casó con Court en una ceremonia sencilla en Reno. La prensa no dejó pasar la ocasión para criticar a la frívola millonaria que se divorciaba y se casaba con tanta frivolidad.

De su matrimonio con el conde danés nacería Lance, el único hijo de Barbara. Al final, parecía que la Hutton había conseguido formar una familia más o menos normal. Instalada en una gran mansión en Londres, Barbara disfrutó de uno de los momentos más dulces de su vida rodeada de amor y de lujos mientras los trabajadores de los almacenes Woolworth, al otro lado del Atlántico, criticaban a su derrochadora dueña y hacían huelga para exigir salarios más dignos.

La mala imagen de Barbara en su país de origen empeoró cuando renunció a la nacionalidad estadounidense por petición de su marido quien la convenció para que mantuviera solamente la nacionalidad danesa. 

A pesar de todo, el segundo matrimonio de Barbara terminaría pronto. El 28 de julio de 1938 firmaban un acuerdo de divorcio. A punto de estallar la Segunda Guerra Mundial, Barbara volvió a Nueva York con su hijo. El hostil recibimiento que sufrió por parte de la prensa y de los trabajadores de sus almacenes la obligaron a marchar a California donde la esperaba el que iba a ser su tercer marido.

El amor del actor
Barbara Hutton había conocido al famoso actor Cary Grant en 1938 en un barco cuando iba hacia Inglaterra. Ya entonces habían mantenido una discreta relación que ahora, libre de su segundo marido, no tenía que ocultar. 


El 8 de julio de 1942 Cary y Barbara se casaban en California en la más estricta intimidad. Pero una vez más, su matrimonio le dudaría poco más de tres años. El actor y la millonaria llevaban vidas muy distintas y Cary no pudo soportar la presión de la prensa. En febrero de 1945 terminaba su historia de amor. Aunque Barbara y Cary mantuvieron una posterior relación cordial, lo cierto es que con 33 años, Barbara estaba de nuevo sola. 

Después de mantener algún que otro romance, entre ellos uno con el también actor Errol Flyn, Barbara se trasladó a vivir a un palacio en la ciudad marroquí de Tánger conocido como Sidi Hosni. Después de gastar ingentes cantidades de dinero en decorar su nuevo hogar, lo convirtió en el centro de las fiestas y las tertulias de la alta sociedad mundial.

El amor de otro príncipe
En 1948 Barbara volvía a casarse de nuevo. Otro príncipe ocuparía su corazón. Aunque, mientras el primero era un príncipe con un título comprado, el segundo, Igor Troubetzkoy era un verdadero príncipe.

Durante su cuarto matrimonio, Barbara vivió mucho tiempo separada de su marido a causa de varias hospitalizaciones sufridas por una inflamación en los riñones primero y un tumor en el ovario derecho más tarde. Cuando la joven millonaria tuvo que asumir que se había quedado estéril remprendió con los malos hábitos de la bebida y el abuso de medicamentos que había iniciado tiempo atrás. A todo esto se sumó un diagnóstico de anorexia nerviosa. 

En 1951 terminaba su matrimonio con el príncipe ruso y Barbara se trasladó a vivir a Tucson para poder estar más cerca de su hijo.

El amor del playboy
En mayo de 1953 Barbara se fue con Lance a Francia para asistir a un campeonato de polo en el que participaba su hijo. Allí conoció al que se convertiría en su quinto marido, Porfirio Rubirosa, un jugador de polo dominicano famoso por su fama de playboy. Ese mismo año se casaban en Nueva York. En esta ocasión ya desde el principio Porfirio se mostró distante con su enésimo capricho amoroso y se aprovechó sin ningún reparo del dinero de su esposa. No terminaron el año juntos.

Tras meses de viajes buscando no se sabe muy bien qué, Barbara anunció su sexto matrimonio. 

El amor del barón
Esta vez se trataba de Gottfried Kurt Freiherr, un barón amigo de Barbara desde hacía muchos años. La boda se celebró en Versalles el 25 de noviembre de 1955 y, a pesar de que la pobre Barbara estaba convencida que esta vez era la definitiva, el inevitable interés de Gottfried por los hombres impidió que aquel fuera un matrimonio feliz. 

El alcohol y los somníferos continuaron siendo su consuelo. Separada en 1959, y tras haber vivido el enésimo romance con otro hombre, Barbara regresó a Marruecos. Allí conocería al séptimo y último de sus maridos.

El amor del químico
Pierre Raymond Doan era un químico vietnamita que estaba casado y tenía dos hijos, situación que no fue un problema para la pareja de enamorados. Pierre y Barbara se casaron en 1964 para divorciarse pocos años después. 

Pero el golpe más duro que recibiría Barbara Hutton le llegaría en julio de 1972 cuando su único hijo Lance moría en un accidente de avioneta. Desde entonces hasta su muerte, no levantó cabeza. 

Barbara Hutton terminó sus días en California, sola, arruinada por culpa de la mala gestión de sus gestores y ayudada tan sólo por los medicamentos y el alcohol. 

El 11 de mayo de 1979 moría en un hospital de Beverly Hills por un ataque al corazón. Al entierro de la que fue una de las millonarias más famosas y controvertidas del siglo pasado, asistieron una decena de personas. 

Barbara Hutton pasó toda su vida gastando su fortuna y buscando la compañía y el amor de muchas personas que no supieron vivir al lado de una de las mujeres más ricas del mundo. Al final no pudo comprar el cariño ni el amor que tanto necesitó.

 Si quieres leer sobre ella 

Divas rebeldes
Cristina Morató







 Películas que hablan de ella 


Pobre niña rica


3 comentarios:

  1. Vaya vida la de Barbara... yo estoy escribiendo dos novelas sobre niñas ricas, aunque claro, sus vidas no son tan dramáticas como fue la de Barbara.
    Una corrección: en vez de decir Gottfried Kurt Freiherr, debería decir Gottfried Kurt, Freiherr von Cramm. Freiherr es el equivalente alemán a Barón. En español, sería algo como Gottfried Kurt, barón von Cramm.

    ResponderEliminar
  2. Muy parecida su vida a la de Cristina Onasis quien también tuvo una vida muy dramática y fuera bautizada igualmente como la pobre niña rica. Otro ejemplo de una vida desdichada sería Marilyn Monroe aunque ella no provenía de una familia acaudalada. Muestra de como las tres buscaban la felicidad y no la encontraban sufriendo probablemente una fuerte depresión a causa de ello. Terrible lo que vivieron en sus vidas.

    ResponderEliminar
  3. ella solita se la busc+o, por egoista y mala ´persona, mietras los trabajadores, se morian de hambre ,ella dilapidaba en la cama , el dinero que habia costado tanto sufrimiento y explotación...quizás cuántas maldiciones se llevó...y el que nadie se acercara, no era tema de poder, era que ella era elitista, una verdadera weona ¡

    ResponderEliminar