viernes, 15 de junio de 2012

La medicina heredada, Lady Grace Mildmay (1552-1620)

Linda Pollock recopiló
los manuscritos de Mildmay
El hecho de que las mujeres tuvieran vetado el acceso a una formación similar a la de los hombres hasta hace relativamente poco tiempo no fue un obstáculo para alguna de ellas. En el ámbito de la medicina, es bien conocido el papel que durante siglos ejercieron las comadronas y muchas mujeres que en su larga lista de tareas domésticas estaba el cuidado de viejos y enfermos. En la mayoría de los casos fue la transmisión oral de madres a hijas o a otras mujeres de la comunidad el modo de acceder a conocimientos más o menos rudimentarios de la medicina. Pero existieron mujeres que también legaron su saber en documentos escritos. Ese fue el caso de Lady Grace Mildmay, una aristócrata terrateniente inglesa que dejó escrita su vida y sus conocimientos de medicina.

Una solidaridad femenina
Grace Sharington nació en 1552 en Wiltshire. Hija de Sir Henry Sharington y de Ann Paggett, tenía una hermana mayor, Ursula y una hermana más pequeña llamada Olive. En el hogar familiar vivía también una prima llamada Hamblyn. Educada por su madre se convirtió después en la tutora de sus tres primas. Durante su infancia y guiada por su prima Hamblyn, Grace y sus hermanas fueron instruidas en la fe protestante, aprendieron música y recibieron formación sobre matemáticas, física y medicina. 

La libertad del matrimonio
Paradójicamente, cuando Grace se casó con su esposo Sir Anthony Mildmay en 1567, consiguió una cierta libertad para estudiar y ejercer la medicina. Instalada en su nuevo hogar en Apethorpe, Grace pasó largas temporadas en soledad debido al cargo de su marido. Sir Anthony, al servicio de la reina Isabel I como embajador de Inglaterra en Francia, viajaba a menudo. 

Lady Grace Mildmay fue enterrada
junto a su marido en St. Leonard
Sola, y mientras no tuvo hijos, Grace se dedicó al estudio y a la práctica de la medicina como un acto de caridad. Su postura altruista permitió que Lady Grace, igual que muchas otras damas de la alta sociedad, ejercieran su actividad como sanadoras sin entrar en conflicto con los médicos. Además, la escasez de doctores en algunas zonas de Inglaterra, sobretodo las zonas rurales, permitía a aquellas mujeres seguir actuando sin suponer ninguna amenaza profesional.

El legado de su vida
Al final de su vida, Lady Grace Mildmay decidió dejar por escrito no sólo sus conocimientos médicos sino también su propia vida. A lo largo de 85 folios relató su autobiografía, algo inusual en una mujer. Otros 250 folios fueron dedicados a su saber médico. 

Lady Mary Fane, su propia hija, hizo una introducción a la obra de su madre, una hermosa herencia que mientras otras habían recibido por vía oral, ella y sus hijas recibía en unos textos escritos. 

Lady Grace Mildmay murió el 27 de julio de 1620.


 Si quieres leer sobre ella


Sanadoras, matronas y médicas en Europa. Siglos XII – XX. Montserrat Cabré y Teresa Ortiz


2 comentarios:

  1. Quina vida tan fantàstica! Molts metges haurien de llegir aquest llibre. Saps que fins no fa pas gaire s'estudiava a la facultat de medicina que "les comadrones no eren les que atenien els parts, si no els barbes" Dones com aquesta de ben segur han realitzat una gran tasca a lo llarg de l'historia. Una abraçada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Elisenda
      No sabia aquesta dada però no em sorprèn, per desgràcia. Em va costar moltíssim trobar aquest llibre perquè no es va fer una difussió por elevada però és veritablement molt maco. Una abraçada

      Eliminar