domingo, 6 de mayo de 2012

El peligro de los sueños, Lucrecia de León (1567-¿?)

Detalle de Eva
Políptico de la Adoración
Jan Van Eyck
La interpretación onírica, la oniromancia o el arte de descifrar el futuro a través de los sueños se conoce desde la Antigüedad. En la Edad Media, esta práctica fue relacionada con la magia y condenada a menudo por la doctrina cristiana1. En el siglo XVI, a pesar del renacimiento artístico y el despertar humanista en el mundo del pensamiento, aun existían muchas personas que creían en hechizos, conjuros y profecías conseguidas de muy diversas maneras. La Inquisición estuvo alerta, intentando dilucidar cuales de esas prácticas eran mágicas y cuales eran de origen divino. Lucrecia de León vivió en la España de Felipe II y con sus sueños se opuso a su rey y su gobierno. Quizás por eso la Inquisición intentó situarla en el lado de lo diabólico.

La Eva del Políptico
Lucrecia de León nació en Madrid en 1567. Su padre se llamaba Alonso Franco de León. Era un cristiano viejo que trabajaba como letrado. Con su esposa, Ana Ordóñez, tuvieron cinco hijos.

Aunque no hay constancia de que Lucrecia recibiera una educación formal, sabía leer y escribir en castellano, probablemente gracias a la ayuda de su padre2, algo común en los hogares de aquellos tiempos en los que padres y madres transmitían sus conocimientos dentro de casa a los hijos que no podían estudiar en escuelas ni universidades, como es el caso de la gran mayoría de mujeres.

Respecto a su aspecto físico, aunque no se conserva ningún retrato suyo, podemos hacernos una idea de cómo era gracias a una anécdota recogida por muchos historiadores según la cual su madre aseguraba que Lucrecia era muy parecida a la Eva del Políptico de la Adoración de Jan Van Eyck3.

Soñando con el rey
Desde muy pequeña Lucrecia empezó a tener sueños premonitorios de distintos hechos. Primero entre las vecinas, en el barrio, pronto su fama se fue extendiendo por toda la Villa de Madrid. A pesar de que su padre, temeroso del peligro que podía entrañar el don de su hija, había intentado persuadirla de que no lo hiciera público, Lucrecia, ayudada por su madre, no dudó en continuar prediciendo el futuro mediante sus sueños.

Lucrecia no sólo tenía visiones de las personas que venían a pedirle consejo sino que también soñaba con el que ella consideraba mal gobierno del entonces rey Felipe II. Según esos sueños, el destino de España estaba abocado al desastre por culpa de los pecados de su monarca. Avisaba de la amenaza de protestantes, turcos, ingleses y moriscos4. Llegó incluso a ver en sus sueños la derrota de la Armada Invencible. 

La fama de Lucrecia llegó a oídos de personajes ilustres, entre ellos Don Alonso de Mendoza, canónigo de la catedral de Toledo y detractor de Felipe II. Sorprendido de las visiones de Lucrecia, Mendoza empezó a ponerlas por escrito. 

A pesar de que el canónigo aseguró a Lucrecia que estaba a salvo de la Inquisición, como era de esperar, su fama llegó a oídos de los consejeros del rey y el 13 de febrero de 1588 fue detenida por el Santo Oficio. Aunque en un primer momento escapó de la inculpación, poco tiempo después fue detenida de nuevo y acusada de sedición. Tras un largo proceso que dejó agotada a la joven visionaria, Lucrecia se salvó de una pena mayor. Su castigo fue aparecer como Penitente con una soga al cuello y una vela en las manos ante los fieles5. Los azotes que tenía que recibir parece ser que al final no fueron ejecutados. 

Durante el tiempo que duró el proceso, Lucrecia tuvo una hija con la que parece que marchó a vivir a un convento pues se encontró entonces sola, sin que nadie quisiera hacerse cargo de una madre soltera condenada por la Inquisición.
El final de Lucrecia de León se pierde en el olvido. 

 Si quieres leer sobre ella

Los sueños de Lucrecia: Política y profecía en la España del siglo XVI, Richard L. Kagan
Género: Ensayo

Soñar la historia: Riesgo, creatividad y religión en las profecías de Lucrecia de León, Victoria Jordán
Género: Ensayo


Las visiones de Lucrecia, José María Merino
Género: Novela histórica


Mujeres pensadoras, místicas, científicas y heterodoxas, Vicenta Mª. Márquez
Género: Biografías





______

1. El gran libro de las brujas, Rafael M. Mérida. Pág. 157
2. Mujeres pensadoras, místicas, científicas y heterodoxas, Vicenta Mª Márquez. Pág, 141
3. Ídem. Pág. 144
4. Ídem. Pág. 148
5. Ídem. Pág. 188

2 comentarios:

  1. De nou em fas conèixer una gran dona de la que res no en sabia. quantes van apareixen, no? gràcies per aquesta gran tasca que duus a terme. Una abraçada!
    Elisenda

    ResponderEliminar
  2. Querida Sandra, interesantísima la biografía de esta "Casandra" española; difíles tiempos los que le tocó vivir a una mujer con dotes mánticas, rodeada de una férrea Inquisición para lo que todo lo que contraviniese lo más mínimo su "doctrina" olía a azufre.
    Gracias, Sandra, por compartirla con nosotros y mil biquiños.

    ResponderEliminar