jueves, 15 de marzo de 2012

La consejera de la reina, Beatriz de Bobadilla (1440-1511)

Reseguir la biografía de Beatriz de Bobadilla es hacer un repaso a la vida de Isabel la Católica. Desde muy jovencita, Beatriz estuvo al lado de la reina de Castilla como su consejera y camarera mayor. Confidente y amiga, llegó incluso a salvarle la vida. 

Encuentro en Arévalo
Beatriz de Bobadilla nació en Medina del Campo en el año 1440. Sus padres, Pedro de Bobadilla y María Maldonado eran personas allegadas a la corte. Cuando Beatriz era aún una niña, su padre fue nombrado guardián de la fortaleza de Arévalo, en la que la reina Isabel de Portugal y sus hijos, Alfonso e Isabel (la futura Reina Católica) fueron recluidos por orden de su hijastro, el entonces rey, Enrique IV. 

A pesar de que Beatriz y la pequeña Isabel se llevaban 10 años de diferencia, congeniaron desde el primer momento. En aquel tiempo compartieron juegos, estudios y confidencias1

A la sombra de la reina católica 
Los principales hechos en la vida de Isabel I de Castilla tuvieron como protagonista en la sombra a Beatriz de Bobadilla. El primero de ellos fue durante el asunto de la boda de su amiga con el noble Pedro Girón. Una boda organizada por su hermanastro, el rey Enrique IV pero que asustaba a la joven Isabel. Beatriz no dudó en organizar el asesinato del noble, algo que no llegó a suceder pues Pedro Girón murió antes de encontrarse con su prometida y su dama de compañía, oficialmente de muerte natural, supuestamente envenenado. 

El pacto de los Toros de Guisando o el atentado a la reina en las murallas de Granada fueron otros hechos importantes de la vida de Isabel en los que Beatriz y el que sería su esposo jugaron un papel más o menos relevante. La reina incluso llegó a confiar el cuidado de su primogénita a su gran amiga. También parece ser que la decisión de aceptar la descabellada idea de Cristóbal Colón fue gracias a cierta influencia de Beatriz sobre Isabel2

Marquesa de Moya 
Isabel no se olvidó nunca de su gran amiga. Tras buscarle un buen marido en la persona de Andrés Cabrera, un noble que había sido Camarero mayor de Enrique IV, les otorgó el marquesado de Moya, el 4 de julio de 1480. Los nuevos marqueses tendrían 9 hijos durante su matrimonio. 

Después de la reina 
El 26 de noviembre de 1504 moría Isabel la Católica. Beatriz tenía entonces 74 años y había de vivir 7 años más. En aquellos últimos años tuvieron que sufrir el alejamiento de la corte a causa de la llegada del nuevo rey, Felipe el Hermoso, esposo de Juana la Loca. Aunque la repentina muerte de Felipe permitió que los marqueses volvieran a Segovia, ya no se instalaron en el alcázar. 

Durante las revueltas posteriores, Beatriz y su esposo defendieron los derechos de Fernando el católico presionando sobre el sitio que duró 7 meses a manos de nobles rebeldes. El 15 de mayo de 1507 el Alcázar era entregado. El rey Fernando confirmó en sus posesiones a los fieles marqueses de Moya. Pero ya viejos, a partir de ese momento hicieron una vida tranquila dedicada a obras de caridad. 

Beatriz de Bobadilla moría el 17 de enero de 1511. 

______ 

1. Mujeres renacentistas en la corte de Isabel la Católica, Vicenta Mª Márquez. Pág. 22 
2. Idem Pág. 67



 Si quieres leer sobre ella 


Mujeres renacentistas en la corte de Isabel la Católica, Vicenta Mª Márquez 

10 comentarios:

  1. Fa temps vaig veure aquest llibre però no me'l vaig comprar i ja mai més l'havia tornat a veure, ni recordava el seu títol, gràcies tu l'he recuperat. M'ho apunto!
    Una abraçada Sandra!

    ResponderEliminar
  2. Hola, he seguido la serie de Isabel en tve y aparece Beatriz casi como una santa, bueno Isabel también, es ridículo, estas mujeres fueron capaces de mandar a la horca a mas de uno; no creo q merezcan un trato benévolo por un romanticismo cursi en aras de ganar audiencia y lectores. Rigor a la hora de divulgar los hechos históricos aunque la realidad no sea de color de rosa es lo que debería primar, en cualquier serie, libro o película. Sino a la ciencia ficción............
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESTOY DE ACUERDO

      Eliminar
    2. De verdad os parece que en la serie Isabel y Beatriz aparecen como santas? No debemos estar viendo la misma serie... En la que yo veo Isabel no duda en encargar muertes, en juzgar duramente, etc... Y Beatriz sigue a su marido, que en un momento dado tampoco duda en apropiarse de lo que se le pone al alcance...

      Eliminar
    3. Estoy de acuerdo en q no me parece que en la serie sean tratadas como santas, aunque sí muy religiosas, pero eran mujeres de su época, q gobernaban según la justicia del momento. Se tenían que mostrar duras cuando se exigía, de la misma manera que lo hacían los hombres. No sólo "esas mujeres" eran capaces de mandar a la horca a mas de uno, también lo hacían "esos hombres".

      Eliminar
  3. Anonimo: En esa epoca de gobierno,era necesario tomar algunas decisiones tales como ejecutar ya fuese a traidores del reino,villanos o enemigos de otros reinos.Castilla y el resto de reinos se encontraban totalmente sumidos en la pobreza y "gracias" a la inteligencia politica de esta mujer,se unificó España y los años que ella reinó junto a Fernando,han sido los meores,mas ricos y prosperos en la historia de nuestro pais.
    Entiendo que no te peda gustar la serie,pero es sabido por todos que la televisión manipula.Te aconsejaria que antes,te informases en escritos veridicos de la epoca y te dejases influir menos por "la caja tonta".

    ResponderEliminar
  4. Pero no sólo la televisión... toda historia, sea arte o ciencia e una visión sesgada de l realidad, de igual mnera os escritos veridicos de la época. El conocimiento real solo puedecontruirse al confrontar diversas fuentes, asi que mejor dejarse de banalidades y disfrutar la serie o lanzarse a los libros de historia actules que no solo registran datos, tambien los interpretas... asi que, allá va...

    ResponderEliminar
  5. La serie como lo que es cuenta una historia que presenta un renacimiento que era así en todas partes, me parece banal juzgar la historia desde nuestra óptica actual, y si alguna diferencia hay es que entonces lo que se hacía desde el poder era a cara descubierta y a vida o muerte, para unos y otros, hoy pasamos por buenos, derechos humanos y la mar en bus, pero lo cierto es que las ejecuciones se hacen de tapadillo, se experimenta con poblaciones enteras, y se comenten atentados masivos que en realidad desconocemos sus orígenes verdaderos, desaparecen las personas incómodas en extraños accidentes, y hay desde presidentes hasta papas cuya muerte es tan dudosa como lo eran en la época de los Borgia.

    ResponderEliminar
  6. La serie es eso, una serie. Es por tanto histórica que no historiográfica, al igual que la novela histórica. No confundamos la serie con un documental ni la novela con un libro de historiografía. Juzgar la historia desde una seria, aparte de muy atrevido es penoso. Menos tele y más libros y archivos, es lo que hace falta en este país.

    No se puede juzgar la historia con una perspectiva actual donde impera la falsa corrección política. Juzgar un momentos histórico con un pensamiento total y absolutamente distinto, y que resultaría complicado de entender a la primera es no sólo un error historiográfico, sino un atrevimiento. Aquella cultura, donde imperaba el ambiente rural, militarizada absolutamente, con un sistema económico totalmente diverso y una concepción de la religión como norma moral absoluta y como (no olvidemos) elemento aglutinador social y favorecedor de la reconquista creo que no es para nada comprensible, porque no conocemos las coordenadas como realmente se dieron.

    Guiarse por una serie para juzgar la historia es muy muy muy triste.

    En cuanto a los Borja, hay que conocer la vida en Roma y comprender aunque sean unas ciertas notas del modus operandi de los nobles italianos con el fin de llegar al poder con el único fin de gobernar y ampliar sus arcas. Si para ello hay que crear una leyenda y pone una fama horrenda al extranjero (los Borja, que no olvidemos que eran españoles, Borgia es un italianismo) se hace y punto. De todos modos, Italia es muy parecida a España y a hablar mal de quien sea se apunta una gran mayoría.

    ResponderEliminar