lunes, 20 de febrero de 2012

La hermana de Shakespeare, Virginia Woolf (1882-1941)

Virginia Woolf dio vida a una imaginaria hermana de Shakespeare en su obra Una habitación propia, una mujer que murió sin demostrar al mundo su gran talento. Con ella, Virginia ponía de manifiesto la necesidad de crear un mundo en el que la mujer fuera reconocida por sus obras y sus méritos propios. Virginia Woolf fue una feminista destacada. Fue también y sobretodo, una de las mejores escritoras en lengua inglesa del siglo XX. Regaló al mundo de la literatura grandes títulos. Muchos más habría escrito si una fuerte depresión causada por un carácter bipolar no la hubieran conducido al abismo del suicidio.

Alumna de la sociedad victoriana
Adeline Virginia Stephen nació el 25 de enero de 1882 en Londres, en plena era victoriana. Virginia era hija de Sir Leslie Stephen, un novelista e historiador reputado y de la bella Julia Prinsep Jackson. La pequeña Virginia vivió su infancia rodeada de muchos hermanos, tres de padre y madre y cuatro habidos de los matrimonios anteriores de sus padres.

En el número 22 de Hyde Park Gate, en Kensington, Virginia fue educada en un ambiente culto e intelectual. A pesar de que no pudo recibir una educación formal como sus hermanos por su condición de mujer, ella y sus hermanas recibieron una buena formación por parte de su padre y de distintos tutores.

La infancia de Virginia y su familia transcurrió feliz, a caballo entre la capital inglesa y el hogar de veraneo que tenían en Cornualles. Felicidad que se vio truncada por una serie de tristes acontecimientos.

La tristeza como compañera
El 5 de mayo de 1895, cuando Virginia tenía poco más de 13 años, sufrió la pérdida inesperada de su madre. Dos años después desaparecía una de sus hermanas y el 22 de febrero de 1904 moría su padre a causa de un cáncer. Aquellas pérdidas en su juventud desencadenaron en Virginia una serie de ataques de ansiedad, crisis nerviosas, depresiones y cuadros de personalidad bipolar que la perseguirían a lo largo de su vida.



El círculo de Bloomsbury
Huérfanos de padre y madre, Virginia y algunos de sus hermanos, entre ellos su querida hermana Vanessa, decidieron vender el hogar familiar y se trasladaron a vivir a Bloomsbury. La nueva casa de Virginia se convirtió en poco tiempo en un importante centro intelectual gracias a las reuniones organizadas por sus hermanos con antiguos compañeros universitarios y algunos nombres de la talla de E.M.Forster. J.M. Keynes o Bertrand Russell. El conocido como círculo de Bloomsbury dio a Virginia la oportunidad de aprender y compartir conocimientos con los más ilustres hombres y mujeres del momento.



Fue en aquella época cuando empezó a escribir. En 1905 había empezado a publicar para el Times Literary Supplement. Aunque sus dos primeras novelas, Fin de viaje, publicada en 1915, y Noche y día, no fueron demasiado relevantes, la publicación de La señora Dalloway y Al faro dieron a Virginia el reconocimiento que se merecía.

La señora Woolf
En 1912 Virginia se casó con Leonard Woolf, un economista miembro del círculo de Bloomsbury y con el que fundó en 1917 la editorial Hogarth Press que editó parte de la obra de Virginia.

Desde entonces y hasta su muerte, Virginia publicó obras tan importantes como Orlando o Una habitación propia, un alegato feminista en favor de los derechos de la mujer. En 1941 escribía Entre actos. Ese mismo año se suicidaba.

Los constantes episodios depresivos y el trastorno bipolar que sufrió toda su vida terminaron haciendo mella en la personalidad de Virginia. Nada, ni el amor de su marido, pudieron impedir que la gran escritora decidiera terminar con su existencia lanzándose el río Ouse. Virginia Woolf moría ahogada el 28 de marzo de 1941.


 Si quieres leer sobre ella 


Virginia Woolf. La vida por escritoIrene Chikiar Bauer








La pasión de ser mujerEugenia Tusquets y Susana Frouchtmann







A contracorriente, Escritoras a la intemperie del siglo XX
Mª Ángeles Cabré



Virginia Woolf, Quentin Bell







Virginia Woolf, Nigel Nicolson







16 mujeres muy, muy importantes, Jordi Sierra y Violeta Monreal







 Algunas de sus obras 

La Señora DallowayVirginia Woolf







Al faro, Virginia Woolf







Orlando, Virginia Woolf







Una habitación propia, Virginia Woolf








 Películas que hablan de ella 


Las horas

5 comentarios:

  1. Sempre s'ha pensat que Virginia Woolf és va suicidar per els seus trastorns depressius, però el que no s'esmenta és que durant la seva adolescència i primera joventut ella i la seva germana van patir d'abusos continuats per part dels seus germanastres i que,ja de gran va visitar a Froid, qui va refusar aquests episodis i els va denominar de creacions del subconscient, dient-li que tenia episodis de "complexa d'Edipo". Qui sap si els esdeveniments hagueren estat diferents si algú l'hagués ajudat en el seu "vertader" problema. Una forta abraçada Sandra.

    ResponderEliminar
  2. Querida Sandra, ¡qué desdichada existencia la de Virginia Woolf y qué magnífica la producción literaria que nos ha legado! Acabo estos días de leer y comentar en mi pequeño, pero dedicadísimo y entusiasta club de lectura con mis alumnos y alumnas precisamente su obra "Flush"; he de decir que nos ha encantado y hemos disfrutado mucho con la lectura, propuesta de una mis alumnas, enamorada de esta obra en concreto. ¡Así da auténtico gusto!
    Estupenda entrada, amiga, y mil biquiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su existencia no puede describirse como "desdichada", para nada. Fue una mujer plena que gozó mucho de su familia, de sus amigos, de su entorno y, sobre todo, de su talento, aunque también es verdad que sufrió fuertes pérdidas que la marcaron y que padeció una inseguridad tremenda durante toda su vida.

      Eliminar
  3. Querida Ana, cuando tengas un momentito, pásate por mi blog a recoger un premio que allí he dejado para ti; tratándose de un galardón a la creatividad creo que es más que evidente que lo tienes merecidísimo.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
  4. Excelente post.
    Sólo decir que la biografía que más me ha servido para conocer a esta autora ha sido 'Virginia Woolf' de Hermione Lee, la de Quentin Bell tiene, en mi opinión, un tono más emotivo debido al parentesco.
    Además, puntualizar que aunque sus novelas y ensayos son geniales, las colecciones de relatos cortos como 'Lunes o Martes', 'Kew Gardens' o 'La casa encantada' deja ver muchas veces a la Virginia desconocida para muchos.

    ResponderEliminar