domingo, 29 de enero de 2012

Sencillo rococó, Marguerite Gérard (1761-1837)

Mientras los grandes artistas de finales del XVIII se dedicaban a recrear un mundo bucólico y abarrotado siguiendo la moda rococó, una mujer, Marguerite Gérard, se dedicó a pintar bellas escenas sencillas de la alta sociedad de París.

Cuñada y alumna de Fragonard
Marguerite Gérard nació en Grasse, en la Provenza, el 28 de enero de 1761 en el seno de una familia burguesa acomodada. Su padre, Claude Gérard, era fabricante de perfumes. Tenía poco más de 8 años cuando la pequeña Marguerite se trasladó a vivir a París con su hermana Marie-Anne y el marido de ésta, el famoso pintor rococó Jean-Honoré Fragonard.

Marguerite no había recibido una educación formal pero pronto supo aprovechar la oportunidad de tener en su propia familia a un pintor de la talla de su cuñado. Fragonard se convirtió en su profesor con el que empezó a colaborar en su taller con tan sólo 14 años.


El rococó más intimista
Lección de piano
Cuando el recargado estilo rococó estaba empezando a dar sus últimos coletazos, Marguerite, convertida en pintora profesional y exhibiendo sus obras en los principales salones de París, se decantó por un estilo sencillo, no recargado. Sus lienzos plasmaron la vida de la burguesía y la aristocracia parisina llegando incluso a pintar para el mismísimo Napoleón Bonaparte.

Marguerite Gérard se dedicó en cuerpo y alma a su obra pictórica, manteniéndose soltera para no perder su independencia.


Al final de su carrera como pintora empezó a recibir críticas por la repetición de sus temáticas. Pero cuando las críticas desaparecieron, sus cuadros permanecieron como el reflejo del pincel de una gran artista.


Marguerite Gérard moría en su retiro de París el 18 de mayo de 1837.




5 comentarios:

  1. Tot aquell que és dedica en cos i ànima al que l'apassiona, deixa rera seu una gran obra. Una abraçada Sandra!

    ResponderEliminar
  2. Querida Sandra, tu hermosa entrada viene a confirmar que, cuando a un espíritu con aptitudes y actitudes se le ofrece la oportunidad de cultivarse, alcanza grandes logros; Margarite Gérard no habrá pasado a los grandes manuales de la Historia de Arte, pero su obra sigue ahí para el deleite y el disfrute de quien sabe apreciar su genio creador y para darnos la ocasión de conocerla de tu mano a quienes, como yo, la ignorabamos.
    Mil biquiños, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Marguerite Gérard ens va deixar una magnifica obra, la seva història també és magnifica. Una abraçada Sandra!

    ResponderEliminar
  4. Es impresionante la belleza del estilo de esta pintora.
    Gracias por compartir su historia y sus obras.
    Sinceramente, es una vergüenza que no haya "pasado a los grandes manuales de la Historia del Arte" como dice profedegriego. En este país (Argentina) NUNCA vi en un libro de historia de Europa o de América que se mencionara a alguna pintora, al menos en los años que yo estudiaba. Sí,se mencionan algunas poetisas. Tampoco escultoras; Lola Mora, tan sublime ella, no había oído sobre su existencia.
    Gracias a DIOS, algunas cosas están cambiando, de a poco, lentamente.
    Un blog como el tuyo, y otros similares, nos ponen de cara a una historia que no se contó.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Hoy tuve la oportunidad de conocer a Margarita a través de su cuñado y profesor Fragonard y quedé encantada con ella. Sandra, te mereces unos cuantos 'hurras' por tu labor de rescate. En Venezuela recuerdo los coleccionables de un diario sobre personajes del país y de 150, 4 eran mujeres, no siquiera el 10%. Saludos y gracias!

    ResponderEliminar