martes, 20 de septiembre de 2011

La partera, Jane Sharp (1641-?)

Ilustración perteneciente
al libro de Jane Sharp
Muchas mujeres y hombres han pasado a la historia por su labor excepcional y determinante en una área concreta del conocimiento mientras que su propia vida ha quedado en el olvido. Este es el caso de Jane Sharp, una gran mujer que merece un lugar destacado en la historia de la obstetricia pero de la que desconocemos su propia historia.


Una vida oculta
Por desgracia, poco o nada se conoce de la vida privada de esta mujer excepcional. No se sabe ni dónde nació ni si fue ella misma madre. Probablemente fue una mujer dedicada en cuerpo y alma al trabajo de parturienta, una labor realizada por muchas mujeres que aplicaban su sabiduría personal de largos años de experiencia a la práctica de la obstetricia.

Fué el único ámbito de la medicina, todo lo relacionado con el embarazo y el parto, en el que las mujeres tuvieron relativa autonomía y libertad para ejercer su profesión.

El arte de las parteras
En 1671 Jane Sharp recopiló en su obra El libro de las parteras sobre el arte de la obstetricia sus más de 30 años de experiencia y conocimiento. La obra iba dirigida tanto a las futuras madres como a las profesionales y abordaba desde la concepción hasta el post-parto y otras cuestiones como infecciones o enfermedades venéreas. Sharp referenció otros libros e ilustró el suyo con dibujos sobre anatomía femenina.

La obra de Sharp fue ampliamente difundida y fue un auténtico best-seller en su época, lo que hace pensar que estuviera presente en muchos hogares de su tiempo.

Contra los parteros
Jane Sharp fue una defensora acérrima de la importante tarea que las parteras realizaban en un momento en el que los hombres empezaron a querer invadir, también, ese espacio profesional reservado durante muchos siglos a las mujeres. Sharp criticó la intrusión de "parteros" en la profesión. Para ella, estos podían tener mucha formación teórica pero la amplia y extensa experiencia de las mujeres era mucho más importante.

A pesar de no conocer mucho más de Jane Sharp, sabemos que siglos atrás vivieron mujeres que no sólo se dedicaron a ayudar a otras a traer a sus hijos al mundo sino que hicieron de ello una práctica profesional y defendieron esta disciplina médica como un rincón femenino.

8 comentarios:

  1. Muy interesante la historia de las mujeres parteras. Grácias por acercarnos la de esta mujer en concreto. Abraçada!

    ResponderEliminar
  2. A lo largo de la historia hay muchas personas cuya labor queda eclipsada, desconocida, oculta o, simplemente, robada o atribuida a otros. La mayor parte de esas personas son mujeres. A partir de este momento reivindicaré la figura de Jane Sharp y su labor :)

    ResponderEliminar
  3. No conocía nada de este personaje. Suele suceder, como dice WAY MILK que muchas personas quedan ocultas a los ojos de la Historia.
    El libro que escribió debió de ser muy interesante, e innovador para la época.

    ResponderEliminar
  4. Me uno a los comentarios anteriores: gracias por contribuir a sacar de la "invisibilidad histórica" a tantas mujeres, a esta en concreto. Besos

    ResponderEliminar
  5. También era de profesión partera la madre del propio Sócrates, Fenaretes, cuyo nombre, que en griego significa "la que da a luz a la virtud", resultó absolutamente premonitorio. Y evocando el oficio de su madre, el hijo comparaba en su obra "Teetetes" su arte mayeútica con las mismas características generales que el arte de las comadronas, con la diferencia de que él hacía parir a los hombres y no a las mujeres, y que en trabajo de parto vigila las almas y no los cuerpos. La mayéutica, del griego maieutiké, es el arte de ayudar a procrear y también el nombre propuesto por Sócrates para su sistema de investigación y enseñanza.
    Hermoso homenaje por parte de este hombre extraordinario a la figura de su madre.
    Mil saludos, Sandra.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta llegar por la noche a casa y leer estos bonitos comentarios. Siento no poder responder antes a todos pero muchas gracias de verdad.

    Profedegriego: Qué historia tan preciosa me acabas de regalar. Con tu permiso voy a indagar sobre Fenaretes. Prometo dedicarte su entrada. :)
    Mil saludos a ti también.

    ResponderEliminar
  7. Es posible conseguir el libro de esta gran mujer ???

    ResponderEliminar