domingo, 15 de mayo de 2011

Reina de Escocia, María Estuardo (1542-1587)

En 1543 un bebé de pocos meses era coronado en la capilla real del castillo de Stirling como reina de Escocia. María Estuardo tuvo a su alcance las coronas escocesa, francesa e inglesa. Pero traicionada por sus enemigos y por las circunstancias políticas, fue condenada y ejecutada por su gran rival, Isabel I de Inglaterra.

Un bebé coronado y prometido
María Estuardo nacía el 8 de diciembre de 1542 en el Palacio escocés de Linlithgow. Era la cuarta hija del rey Jacobo V de Escocia y su esposa, la francesa María de Guisa.

Seis días más tarde moría el rey, desilusionado por haber tenido una hija, la única superviviente de su estirpe. No había transcurrido un año del nacimiento de María, cuando fue protagonista de una peculiar ceremonia de coronación. María era nombrada reina de Escocia, junto con James Hamilton II, conde de Arran, quien se colocaba el siguiente en la línea sucesoria y actuaría de regente de la pequeña.

No sólo eso, unos meses antes de su coronación, la joven reina había sido prometida en matrimonio al hijo de Enrique VIII de Inglaterra y su tercera esposa Jane Seymour. El matrimonio formaba parte de los llamados tratados de Greenwich, según los cuales, las dos casas reales aceptarían que los hijos de María y Eduardo heredarían Escocia e Inglaterra conjuntamente. Antes de la coronación de María, su madre ya había roto su primer compromiso matrimonial.

Un bebé entre dos reinos
Enrique VIII no se resignó a perder la oportunidad de unir los dos reinos y empezó una serie de incursiones en territorio escocés que no sólo pusieron en peligro la vida de la pequeña reina sino que dejaron tras de sí destrucción y desolación. María de Guisa pidió entonces ayuda al rey francés Enrique II mientras intentaba esconder a su hija de los ejércitos ingleses.

Finalmente, el verano de 1548, María conseguía escapar y llegaba a Francia. Poco antes su madre y los representantes del rey Enrique II habían firmado en Haddington un acuerdo matrimonial para casar a María con el delfín Francisco. María, que tenía entonces cinco años, pasaría otros diez alejada de su tierra, en la corte francesa. A su madre no la volvería a ver nunca más.

Reina de Escocia y Francia
María Estuardo se casó con Francisco en 1558. Un año después, durante las celebraciones de la paz de Cateau-Cambresis entre Francia y España, Enrique II fue mortalmente herido en una justa. María y Francisco se convertían en reyes de Francia.

Sin embargo, la felicidad de María duró apenas un año. En 1560 no sólo moría su madre, sino que quedaba viuda y despojada de su título de reina de Francia.

De vuelta a un país dividido
María tenía apenas 18 años cuando volvió a su tierra natal. Seguía siendo su reina legítima, pero se encontró con un país en la cuerda floja. La división religiosa entre católicos y protestantes se había convertido en la bandera de las causas políticas de Escocia e Inglaterra. En el país vecino, Isabel I era reina tras la muerte de su medio hermano el rey Eduardo. Isabel, hija de la segunda mujer de Enrique VIII, Ana Bolena, defendía a ultranza la causa protestante, pues era el único modo de legitimizar su nacimiento y por tanto sus derechos dinásticos. Pero el bando católico veía en María de Escocia, con derechos dinásticos al trono inglés, una alternativa a Isabel.

Del mismo modo en Escocia, el hermano ilegítimo de María, Jacobo Estuardo I, abanderaba la causa protestante.

Pero así como Isabel I gobernó siempre con brazo de hierro y nunca le tembló el pulso defendiendo en lo que ella creía, María no se decantó abiertamente por ningún bando. No sólo no defendió abiertamente la causa católica sino que toleró la fe protestante.

Isabel y María nunca se conocieron personalmente pero la prima de su padre fue siempre una amenaza para Isabel, una reina que no se había casado ni tenía intención de hacerlo, por lo que la cuestión de su sucesor fue tema de constante debate a lo largo de su reinado.

Dos matrimonios infructuosos
Aunque María sí se casó, sus otros dos matrimonios sólo le trajeron problemas políticos. El segundo marido de María fue su primo hermano Enrique Estuardo, duque de Albany y conocido como Lord Darnley. Enrique era uno de los principales líderes de la causa católica, por lo que su unión encendió la ira de sus enemigos protestantes que iniciaron un levantamiento armado.


Lord Darnley y María Estuardo
El matrimonio empezó a deteriorarse cuando Lord Darnley reclamó para sí más poder y exigió el título de rey. Tras el nacimiento de su único hijo, Jacobo, el marido de María fue asesinado por el que sería su siguiente esposo, Jacobo Hepburn, IV conde de Bothwell.

El camino a la condena
El asesinato de su segundo marido y la boda con el conde de Bothwell fueron el inicio del fin de María. La nobleza escocesa les dio la espalda y tras varios levantamientos armados, María fue encarcelada. En 1567, obligada por las circunstancias e incapaz de reunir a su alrededor a un número suficiente de seguidores, María abdicó en favor de su hijo. Jacobo tenía entonces un año.

María sin embargo no se resignó. Intentó huir y reorganizar un ejército de seguidores pero no llegó muy lejos. Tras la derrota de su ejército en Langside, huyó a Inglaterra, donde sería capturada por los hombres de su gran enemiga Isabel I.

Condena por asesinato
El juicio que inició Isabel contra su prima tuvo como pretexto el asesinato de su segundo marido, el noble inglés, Lord Darnley. La verdadera razón radicaba en mantener a María el mayor tiemplo lejos de su país. Mientras, en Escocia, el hermano ilegítimo de María  gobernaba en nombre de su pequeño sobrino.

María pasó 18 años cautiva. Tras esos largos años, Isabel decició ejecutarla. Los motivos fueron su implicación en varias conspiraciones para terminar con su vida y sentarse en el trono de una Inglaterra reconvertida al catolicismo. Acusaciones que nunca fueron del todo probadas.

Condenada por alta traición, María fue decapitada el 8 de febrero de 1587 en una ejecución que ha pasado a la historia por su patetismo. Hasta tres golpes hubo de dar el verdugo para separar la cabeza de su cuerpo.

Separadas en vida, juntas en la muerte
María e Isabel nunca se conocieron en vida aunque sus caminos eran una amenaza mutua. María fue enterrada en la catedral de Peterborough pero tiempo después era trasladada a la abadía de Westminster, a pocos metros de la sepultura de Isabel. La orden la había dado el rey Jacobo I, hijo de María, quien había heredado las coronas de Escocia e Inglaterra.


 Si quieres leer sobre ella

María Estuardo, Stefan Zweig
Género: Biografía
Una biografía imprescindible para conocer la vida de María de Escocia




Género: Novela histórica
Una excelente recreación de los tiempos en los que vivió la reina María Estuardo

4 comentarios:

  1. Interesante artículo sobre Maria Estuardo. Cabe destacar como error que Isabel I sucedio a Maria I no a su medio hermano Eduardo. La iglesia católica que no reconocía el divorcio de Enrique VIII con Catalina de Aragón eran los únicos que no reconocían la legitimidad de Isabel al trono, sin embargo era ella la última Tudor que podía suceder María y continuar con la dinastía (que irónicamente acabó con ella), por lo tanto para la causa católica era mas fácil posicionar a Maria Estuardo, obedeciendo a sus intereses, y matar a Elizabeth, lo cual no lograron. Sin embargo, la información abunda, donde Elizabeth se reusaba a decapitarla, debido a que sabía que era innecesario, aun sabiendo del plot con los españoles de ser asesinada; sucumbió ante las presiones y no tuvo otra alternativa.

    ResponderEliminar
  2. Dudo que no haya querido hacerlo, ya que Maria era la legítima heredera al trono de Inglaterra y Escocia al ser nieta de Enrique VII y que el papa no haya dado su dispensa a Enrique VIII y asesinado por tal motivo a Tomas Moro, lo que efectivamente convirtió a Isabel en bastarda a todas luces, no es tan efectivo que no haya querido matarla ,ya que la envidia que le tenía era enorme, por ser María más bonita que ella y además por el hecho de que Isabel se sentía muy insegura, por otra parte todas esas conspiraciones eran solo justificaciones de traicion?, a quien ,si primero era María Reina y no le debía ni respeto ni vasallaje a Escocia así es que asunto de la traicion carece de sentido. El hecho es que María nunca quiso realmente el trono inglés, solo quería recuperar el trono escocés y los ingleses siempre quisieron el trono escocés y las revueltas en Escocia y la llegada a Inglaterra de María ,le dio la ocasión a Isabel de cometer Reviso dio, que fue condenado por las testas coronadas de Europa. Pero como la vida todo termina cobrándose lo, la casa Tudor terminó con la asesina y la Estuardo empezó en Inglaterra durando más de cien años. Finalizando con la Muerte de Ana y la ascensión al trono de Jorge I Hannover, primo de Ana. Isabel ,no se puede desconocer, le dio gran poder a Inglaterra, pero su reinado estaría manchado para siempre por este asesinato y por las incursiones piratas a territorios españoles y el robo del oro español que nunca llegó a Europa por culpa de los piratas que Isabel fomento y pago siempre para tratar de destruir de modo certero ya que envidiaba la riqueza y el poderío español de esa época.


    ResponderEliminar
  3. Para mi Isabel siempre ha sido una de las mejores reinas que se hayan conocido; sin embargo. Siento que la vida se la reina de los escoceses vivió, realmente una vida de telenovela: su padre fallece de cólera cuando ella nace, es proclanada niña con tan solo un año, pudk vivir una vida tranquila si al menos su madre hubiese estado de acuerdo en seguir adelante con los tratados de Greenwich; pero no; María de Guisa prefirió la corona de Francia sin saber que condenaba a Escocia a sufrir eternas rabietas por parte de Inglaterra; para colmo de males prefirió la reina de Escocia mientras fue delfina de Francia ponerse a espiar a su suegra la impredecible pero igualmente genial Catalina de Medicis; fue por ello. Que tras la muerte del rey Francisco II decidió que no había lugar para ella en Francia.
    Por lo que María perdía todo tipo de esperanzas de bolver a ser reina, pues el interés de Carlos hacia ella era mas que evidente. Empero fue su enérgica madre italiana quién decidió pasar ese interés por alto ya que al tener Carlos evidencias de locura; era mas preferible para la Medicos y sus planes para fon su hijo preferido Eduardo Alejandro. El hecho de que su desequilibrado hijo muriese sin descendencia.
    Asi pues viajó María a Escocia no sin antes haber pagado una fierte multa a Inglaterra por haber impiesto el sello de la casa real en su escudo personal, mientras fue reina de Francia.

    ResponderEliminar