viernes, 4 de marzo de 2011

Un ángel en Hollywood, Audrey Hepburn (1929-1993)

A pesar de ser una de las actrices de Hollywood más bella y elegante, detrás del personaje se esconde una gran mujer que vivió una infancia de guerra y penalidades y en la vejez, ya rica y famosa, se acordó de los más necesitados.

Belga y aristócrata
Audrey Kathleen Ruston nació el 4 de mayo 1929 en la localidad belga de Ixelles. Era fruto del segundo matrimonio de su padre, el inglés Joseph Victor Anthony Ruston con la baronesa holandesa Ella Van Heemstra. Su madre pertenecía a la aristocracria y estaba emparentada con el rey inglés Eduardo III. Sin embargo, a pesar de haber nacido en una familia bienestante, el divorcio de sus padres y la llegada de la guerra convirtieron la infancia de Audrey en un tiempo triste y lleno de dificultades.

Los estragos de la guerra
Audrey recordó toda su vida con tristeza la filiación de sus padres a la unión británica de fascistas en los años previos al inicio de la Segunda Guerra Mundial.

En los albores de la guerra, en 1939, Audrey se instaló con su madre y sus dos hermanastros habidos del primer matrimonio de su padre, en casa de su abuelo en Arnhem, en los Países Bajos. Territorio aún no amenazado por el imperialismo nazi, pudo llevar una vida relativamente tranquila. Durante unos seis años compaginó su educación básica con los estudios de piano y ballet clásico.

Como en 1940 los nazis ya habían invadido Holanda, la familia de Audrey escondió su identidad inglesa. El holandés se convirtió en su lengua habitual y adoptó el nombre de Edda van Heemstra.

El desembarco de las tropas aliadas en Normandía en 1944 hizo que los nazis radicalizaran sus posturas en los territorios que aun controlaban. En Holanda se confiscaron los alimentos y el combustible provocando la hambruna entre la población civil. La excesiva delgadez de Audrey empezó en aquellos momentos de necesidad en que sufrió anemia y malnutrición.

De bailarina a actriz
Audrey siempre quiso ser bailarina y desde pequeña se dedicó con esmero a serlo. Una vez terminada la guerra, primero en Amsterdam y más tarde en Londres, recibió clases de ballet de los más prestigiosos bailarines y bailarinas del momento.

A pesar de su tenacidad y talento, la mala alimentación durante la guerra había hecho estragos en su constitución impidiendo continuar con normalidad sus estudios. Además, la situación económica precaria de su familia hizo ver a Audrey que aquella profesión no ayudaría a los suyos. Se decidió entonces por iniciar una carrera más lucrativa. Decidió ser actriz.

Hacia Hollywood vía Roma
Audrey empezó su carrera artística haciendo pequeños papeles en el cine y el teatro. En 1953 William Wilder le daría el papel de su vida. Su interpretación elegante y sencilla de la princesa Anna en Vacaciones en Roma le dio el Oscar a la mejor actriz y la convirtió en una estrella de Hollywood.

A partir de entonces y durante casi cuatro décadas Audrey Hepburn regaló a los amantes del cine grandes joyas como My Fair Lady, Sabrina, Historia de una monja o la inolvidable Desayuno con Diamantes. Otros mitos del séptimo arte aparecieron a su lado haciendo de sus cintas obras maestras. Humphrey Bogart, Fred Astaire o Peter O'Toole tuvieron el honor de trabajar con este ángel de Hollywood.

Dos matrimonio fracasados
Audrey sufrió mucho con el fracaso de sus dos matrimonios. Primero estuvo casada con Mel Ferrer, también actor, con el que trabajó en la gran superproducción Guerra y Paz. Tuvieron un hijo, Sean. Su segundo matrimonio fue con un médico italiano, Andrea Dotti, con quien tuvo otro hijo, Luca.



De Hollywood a Unicef
En 1989 Audrey hacía su última aparición en el cine en la cinta Para siempre. Hacía ya tiempo que sus apariciones en la gran pantalla se habían convertido en algo esporádico. A partir de entonces y hasta su muerte, se dedicó plenamente al que fue quizás el mejor papel de su vida. Nombrada embajadora de buena voluntad de Unicef, Audrey trabajó para los niños más necesitados de los países más pobres.

Audrey murió el 20 de enero de 1993 de un cáncer de colon. Su vida como actriz ha quedado para siempre en la historia del cine; su faceta solidaria tampoco ha desaparecido con ella; actualmente su hijo Sean gestiona la fundación Audrey Hepburn Childhood. Una estatua en la sede de Unicef en Nueva York recuerda la gran labor que realizó.

 Si quieres leer sobre ella

Divas rebeldes, Cristina Morató
Género: Biografías

3 comentarios:

  1. Sabes me encanta Audrey Hepburn, de hecho por alguna razon desde siempre me atrajo su belleza tan natural y sobre todo su mirada, he visto todas sus peliculas, sin embargo desde q mire su anuncio en favor de los niños necesitados de UNICEF se convirtio en una admiracion mas profunda, de verdad una mujer bella y hermosa, no solo en el plano fisico sino espiritual, q descanse en paz. Muchas gracias, me encanta leerte... :)

    ResponderEliminar
  2. A tots ens agrada l'Audrey Hepburn, reunia moltes qualitats que la feien molt especial, però sobretot, brillava per dins i per fora...i això no és veu en gaires actrius.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me gustó Haudrey. La veía como un ser delicado que poseía una fortaleza sorprendente, una mezcla misteriosa llevada con elegancia natural... A su muerte, leí en algún sitio que sus últimas palabras habían sido: "¡Qué decepción!". Esta frase me impactó tanto que la recuerdo a menudo y pienso en el profundo significado y la crudeza de estas dos palabras con las que me siento muy identificada.

    Te dejo un beso, Sandra.

    ResponderEliminar