lunes, 6 de diciembre de 2010

La sibila del Rin: Hildegarda de Bingen (1098-1179)

Han pasado nueve siglos desde que Hildegarda iluminó su mundo medieval y durante todo este tiempo poco se ha hablado de ella. Buscando información sobre el misticismo en los siglos centrales de la Edad Media, me topé con la historia de esta mujer más que excepcional. Desde los muros de un convento y más allá de ellos, con el hábito de religiosa, Hildegarda ocupó su existencia en escribir sobre temas tan distintos como el cosmos, la medicina, la música o el amor místico de Dios.

Una vida predestinada al monacato
Hildegarda nació el 16 de septiembre 1098 en el seno de una familia de la nobleza local del Palatinado. Era la décima hija. Con ocho años fue confiada al monasterio de Disibodenberg donde vivía Jutta, quien sería su preceptora. Jutta enseñó a Hildegarda a leer y escribir. A los catorce años, la noble niña decidió convertirse en religiosa convirtiéndose en una monja más del monasterio benedictino. Cuando Hildegarda aun no había cumplido los cuarenta años sucedería a Jutta como abadesa del cenobio.




Una obra prolija
Tres libros de carácter místico, una gran obra de conocimientos médicos, más de 300 cartas y 78 piezas musicales hacen de Hildegarda una mujer extraordinaria.

Su obra más conocida fue la primera que empezó a escribir, Scivias, que se podría traducir como Conoce los caminos. Es este libro recopiló sus visiones y vivencias místicas que experimentó desde niña. Unos episodios que vivió en sus plenas facultades, sin perder los sentidos ni entrar en estados de éxtasis. Scivias fue su obra clave porque recibió la total aprobación del mismísimo Papa y dio a Hildegarda una destacada fama incluso entre los más poderosos.

El Libro de observaciones sobre las propiedades naturales de las cosas creadas es un sorprendente compedio de conocimientos médicos. Además de describir características de animales, vegetales e incluso del funcionamiento del cuerpo humano, Hildegarda recogió las causas y los remedios de ciertas enfermedades.

Consejera de campesinos y reyes
No es de extrañar que la prolija producción intelectual de Hildegarda la llevaran a recibir peticiones de consejos y ayudas de simples campesinos hasta grandes personajes de su tiempo como el mismísimo Federico I Barbarroja. Mediante una extensa producción epistolar, pero también en persona, Hildegarda se dirigió a aquellos que querían recibir su sabiduría. Cuatro fueron los viajes de peregrinación que realizó, algo poco usual en una monja abadesa.


Restos de Hildegarda en Eibingen

Una mística excepcional
Hildegarda vivió 81 años, algo poco usual en aquellos duros tiempos medievales. Esta humilde abadesa nos demuestra que aun siendo mujer en su tiempo donde la misoginia era lo común, consiguió hacer de su existencia algo maravilloso. Una mente preclara, una determinación sin igual, hicieron que Hildegarda una mujer extraordinaria, un ser humano que exprimió su vida y nos dejó una de las obras más extensas, variadas e inigualables de la cultura medieval. Moría el  17 de septiembre 1179.

Siglos después, el 10 de mayo de 2012, el papa Benedicto XVI la elevaba a los altares santificándola de facto. El 7 de octubre del mismo año le otorgaba el título de doctora de la Iglesia.




 Si quieres leer sobre ella 

Hildegarda de Bingen, una conciencia inspirada del siglo XII, Régine Pernoud
Género: Biografía
Mujeres trovadoras de Dios, Georgette Epiney-Burgard y Emilie Zum Brunn
Género: Antología
En este maravilloso libro se recopilan parte de los textos de Hildegarda y otras místicas medievales: Beatriz de Nazaret, Matilde de Magdeburgo, Hadewijch de Amberes y Margarita Porete.



La mujer de las nueve lunas, Carmen Torres Ripa
Género: Novela histórica
Mujeres filósofas en la historia, Ingeborg Gleichauf
Género: Biografías







Mujeres silenciadas en la Edad Media, Sandra Ferrer


http://www.hildegardiana.es/






 Películas que hablan de ella 

7 comentarios:

  1. Gràcies per compartir aquesta història Sandra. Vaig descobrir aquest personatge gràcies a una cançó de Claire Pelletier que recupera la música i els personatges d'aquella época. I tenia interés per saber alguna cosa més.
    és en francés però penso que et pot agradar
    http://www.clairepelletier.com

    ResponderEliminar
  2. He escoltat les cançons de la web i són precioses!! Moltes gràcies guapa!

    ResponderEliminar
  3. La conocí este verano, en la novela La mujer de las nueve lunas, y me fascinó el personaje. Me alegra que lo traigas aquí, y me sorprende que haya pasado desapercibida para la mayoría de nosotros hasta hoy.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Quina gran dona, avui encara podria ser de plena actualitat el seu pensament, he llegit dos dels llibres i son altament recomenables. Una abraçada!

    ResponderEliminar
  5. En realidad esta extraña mujer parece más una "santa de la Nueva Era" (que no tiene nada de nueva) que una santa de la Iglesia. Sus conocimientos parecen de origen hermético, es decir, ocultista. Su "inspiración" es más que sospechosa y su pretendida santidad también. Desde que murió han postulado una y otra vez su causa como santa y no han conseguido que la Iglesia diera el visto bueno. De pronto S.S. Benedicto XVI la nombra doctora de la Iglesia...sospecho que no era libre cuando hizo tal cosa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Anónimo, cállate y vete a estudiar un poco de teología antes de hablar mal de alguien a quien no conoces. Santa Hildegarda fue eclipsada por la figura de Santo Tomás de Aquino, pero hasta entonces fue muy reconocida. Su gran actividad religiosa denota santidad. Sus visiones fueron motivo de muchas dudas, pero estas se las disiparon numerosas autoridades eclesiásticas e intelectuales, como San Bernardo de Claraval. Y si dudas de San Bernardo puedes irte a freir espárragos, ¡hombre ya!

      Eliminar
  6. Dejando aparte su religiosidad (no había más remedio) y aquí mismo se ve la intolerancia de esta gente ante la critica, su obra es interesante y me gustaría verla incluida en el apartado de música por méritos propios. Saludos

    ResponderEliminar