jueves, 21 de enero de 2016

La primera espía que saltó en paracaídas, Lise de Baissac (1905-2004)

Durante la Segunda Guerra Mundial, desde el otro lado del Canal de la Mancha, fueron muchos los espías que llegaron a Francia para ayudar a la resistencia contra el nazismo. Algunos llegaban en barco, otros aterrizaban en avión o saltaban en paracaídas. Las dos primeras mujeres que saltaron desde el cielo para aterrizar en la Francia ocupada fueron dos espías del SOE. Una de ellas sobreviviría a la guerra y tendría una vida longeva. La otra daría su vida por la libertad de Europa. 

Lise Marie Jeanette de Baissac nació el 11 de mayo de 1905 en las islas Mauricio. Era la pequeña de tres hermanos de una familia francesa que en 1919 se instaló en París. Con la llegada de los nazis en 1940, ella y sus dos hermanos mayores participaron activamente en la guerra. Su hermano mayor, Jean, se unió al ejército británico, mientras que ella y su hermano Claude huyeron a Inglaterra donde se unieron al servicio de operaciones especiales, el SOE (Special Operations Executive). Después de un duro entrenamiento, Lise formó parte del segundo grupo de mujeres que ingresó en el SOE. Junto a ella estaban otras futuras espías como Mary Herbert, Odette Samson y Jacqueline Nearne. 

El 24 de septiembre de 1942, Lise y Andrée Borrel viajaron a Francia con la misión de organizar en Poitiers un piso franco en el que otros espías se pudieran refugiar. Lise y Andrée se convirtieron en las primeras mujeres en saltar en paracaídas para llegar a las zonas ocupadas. 

Lise se dedicó hasta el final de la guerra a realizar peligrosas misiones para el SOE colaborando con la resistencia francesa. Cuando terminó el conflicto, se casó con un decorador interiorista llamado Gustave Villameur con quien se trasladó a vivir a Marsella. Lise Baissac falleció el 28 de marzo de 2004 a los noventa y ocho años.

 Película inspirada en su vida 

2 comentarios: