martes, 7 de julio de 2015

La madre de Heidi, Johanna Spyri (1827-1901)

Uno de los personajes más conocidos de la literatura infantil es sin duda alguna Heidi. La pequeña niña alegre que vive con su abuelo en los bosques suizos tuvo una gran repercusión entre los lectores de su tiempo y su autora llegó a huir de tanta popularidad. Heidi refleja parte de la vida de su autora, Johanna Spyri, una mujer nacida en las montañas de Suiza que sufrió la añoranza de su pueblo cuando tuvo que trasladarse a vivir lejos de su hogar. Johanna encontró en la escritura una vocación tardía, que nació como una acción solidaria y terminó convirtiéndose en el refugio a sus desgracias vitales. 

Johanna Louise Heusser nació el 12 de junio en una pequeña aldea de los Alpes llamada Hirzel. Fue la cuarta de los seis hijos del médico local Johann Heusser y la poetisa Meta Sebweizer. Después de formarse en la escuela de Hirzel, cuando tenía catorce años, fue enviada a estudiar a Zúrich donde se instaló en casa de un familiar. 

Dos años más tarde se trasladó a un internado de la localidad de Yverdon, en el cantón francés de Suiza. Una vez licenciada, regresó a su hogar donde ayudó a su madre en la educación de sus hermanos pequeños. 

En aquellos años, Johanna disfrutaba de su pasión por la música, tocando el piano y el arpa; leía mucho y disfrutaba de la naturaleza que rodeaba su hogar. 

En 1852 conoció al que sería su marido, Bernard Spyri, estudiante de derecho amigo de uno de sus hermanos. Después de casarse, la pareja se trasladó a vivir a Zurich donde Bernard trabajaba como editor de un diario. Johanna no se adaptó a la nueva vida en la ciudad y cayó en una depresión de la que solamente consiguió salir cuando nació su único hijo, Bernhard, en 1855. 

Fue cuando Johanna había superado los cuarenta años, que empezó a escribir. Su primer libro, firmado como J.S. se publicó en 1871. Una hoja en la tumba de Vrony fue un libro editado para recaudar fondos para la Cruz Roja Internacional, que en aquellos años colaboraba para ayudar a los heridos en la guerra Franco-Prusiana. 

En aquella época oscura para Europa, Johanna empezó a entretener a su hijo relatándole historias de una niña inspiradas en sus propias experiencias de la infancia. Aquel fue el inicio de una larga lista de libros protagonizados por Heidi. El primero de todos se publicó en 1880.

1884 fue un año terrible para Johanna. En un breve periodo de tiempo su hijo y su marido fallecían dejándola sola a los cincuenta y siete años de edad. Johanna dejó su casa familiar y se trasladó a vivir a una más céntrica en la ciudad de Zúrich donde acogió a una sobrina suya. Intentó paliar su profunda tristeza volcándose en obras de caridad e imaginando historias infantiles para su sobrina como ya hiciera con su amado hijo. 

Las historias de Johanna Spyri tuvieron tanto éxito que ella misma se sintió agobiada de tanta fama e intentaba por todos los medios evitar hablar con los críticos y sus ávidos lectores. 

El 7 de julio de 1901 fallecía en Zúrich. Heidi la haría inmortal.

4 comentarios:

  1. Muchas gracias Sandra por darnos a conocer a la escritora a la que debemos la dulce y tierna historia de Heidi. Cuando era niño vi el anime de Heidi y me gustó muchísimo. Era una serie muy tierna, tan tierna como su protagonista. Me gusta de Heidi la ternura, el amor y el cariño que irradia a todos los que la conocían. También me gusta mucho su amor por los animales. De la historia de Heidi, tal y como la recuerdo, el único personaje que no me cayó bien entonces fue la Srta Rottenmeier, ama de llaves de la casa Sesselman e institutriz de Clara. Me daba pena y mucho dolor ver como esa señora tan rígida y severa trataba mal a Heidi y la hacía sufrir mucho. De hecho la estancia de Heidi en Frankfurt me dolió en el sentido de que Heidi añoraba las montañas, pero lo bueno de ello es que encontró una nueva amiga en la inválida Clara y con el tiempo gracias a la amistad y el apoyo de Heidi y sus amigos de los Alpes, Clara pudo volver a caminar.

    Sigue así ofreciéndonos historias de mujeres destacadas u olvidadas a lo largo de la historia para que aprendamos cosas y valores fundamentales de la vida gracias a ellas.

    ResponderEliminar
  2. AMO A HEIDI, ME EMOCIONA VER LOS VIDEOS QUE TENGO, BAILO CANTO LA DISFRUTO A MIS 59 AÑOS

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué religión profesaba Johana? El libro de Heidi tiene un gran contenido espiritual

    ResponderEliminar
  4. Heidi es el primer libro que leí, lo hice en una versión infantil cunado tenía cinco años. Nunca lo he podido olvidar, dejó en mi una profunda huella. Ahora, a mis 65 años lo compré en la versión completa y lo he vuelto a leer. Me ha atrapado nuevamente desde la primera hasta la última página. En alguna medida, me hizo volver a mi niñez.

    ResponderEliminar