jueves, 11 de mayo de 2017

Feminismo en Bangladesh, Rokeya Sakhawat Hossain (1880-1932)

La historia de las mujeres en Asia es muy desconocida en Occidente. Existen muchos nombres propios de los que ignoramos su vida y su obra a pesar de haber jugado un papel indispensable en la lucha por los derechos de las mujeres. Uno de esos nombres es el de Rokeya Sakhawat Hossain, escritora y activista bengalí que defendió la importancia de la educación para que las mujeres pudieran alcanzar una verdadera emancipación. 

Rokeya Sakhawat Hossain nació el 9 de diciembre de 1880 en Pairabondh, en el distrito de Rangpur, en la actual Bangladesh y en el entonces Imperio Británico. Rokeya pertenecía a una familia acomodada con profundas creencias musulmanas. Fieles seguidores de la tradición, en su familia se acataban los preceptos del purdah que obligaba a las mujeres a cubrirse con un velo y a esconderse de las miradas masculinas tanto dentro como fuera de su casa. 

Rokeya tuvo varios hermanos y hermanas. Mientras que a los chicos se les facilitó el acceso a la educación, ella y su hermana Karimunnessa sólo podían aprender las normas de comportamiento y los principios del Corán. Sin embargo, las hermanas tuvieron la suerte de contar con la complicidad de sus hermanos, de ideas abiertas, quienes compartían con ellas el conocimiento que adquirían en sus clases. 

Además de sus hermanos, Rokeya tuvo la suerte de encontrar en su marido un compañero liberal. Con tan sólo dieciséis años, como era habitual, contrajo matrimonio con Khan Bahadur Sakhawat Hussain, un viudo veintidós años mayor que ella que animó a su joven esposa a que continuara estudiando. La pareja tuvo dos hijas que fallecieron prematuramente, lo que sumió a Rokeya en una tristeza de la que consiguió salir gracias al apoyo de su marido y a la escritura.

Sus primeros textos fueron ensayos escritos en bengalí y publicados en distintos periódicos de Calcuta en los que exponía la opresión a la que se veían sometidas las mujeres musulmanas. Pero su obra más importante fue El sueño de la Sultana, un alegato en favor de los derechos de las mujeres. Publicado en inglés en la revista The Indian Ladies en 1905, fue tal su éxito que tres años después salió a la venta como libro. Rokeya lo tradujo también al bengalí para que su mensaje llegara a más mujeres y hombres de Bangladesh. El sueño de la Sultana recuerda en cierta manera a La ciudad de las Damas, de Cristina de Pizán, pues es un relato ficticio en el que la autora imagina un lugar idílico en el que las mujeres tienen el control sobre su vida. En el caso de Rokeya, soñó con el que ella llamó País de las Damas en el que los hombres permanecían recluidos mientras que las mujeres tomaban las riendas de su destino. En su País de las Damas, Rokeya defendía abiertamente el derecho de las mujeres a acceder a la educación como paso indispensable para su emancipación: 

A nuestra buena Reina le gustaba muchísimo la ciencia. Dictó una orden por la que todas las mujeres del país debían recibir una educación. A tal efecto, el gobierno creó y financió una serie de escuelas para niñas. 

Además de poner sus ideas sobre el papel, Rokeya dio un paso más y fundó una escuela para niñas que pudo sufragar gracias a la herencia que recibió de su marido, fallecido en 1909. Tras un paréntesis que le obligó a cerrar el centro a causa de disputas con la familia de Bahadur Sakhawat, volvió a abrir su escuela en Calcuta que aún sigue en funcionamiento. 




En 1915 fundó la Asociación de Mujeres Musulmanas y continuó escribiendo para reivindicar los derechos de las mujeres, convirtiéndose en una de las principales feministas de la historia de su país. 

El mismo día que cumplía 52 años, el 9 de diciembre de 1932, Rokeya Sakhawat Hossain fallecía por problemas cardíacos. Su legado permaneció vivo gracias a sus escritos y a la escuela de Calcuta. Rokeya recibió el título honorífico de Begum y cada 9 de diciembre en Bangladesh se celebra el "Día Rokeya" en el que se recuerda su labor y se homenajea a otras mujeres que siguieron sus pasos. 


 Si quieres leer sobre ella

No hay comentarios:

Publicar un comentario