lunes, 31 de octubre de 2016

Una rica mecenas en Bloomsbury, Lady Ottoline Morrell (1873-1938)

Lady Ottoline Morrell utilizó su posición y su fortuna para convertirse en una de las mecenas de las artes y las letras más importantes de la Inglaterra de principios del siglo XX. Protectora de los miembros del Círculo de Bloomsbury, a cuyas reuniones asistía puntualmente, algunos de sus miembros la utilizaron como modelo para sus obras artísticas y literarias, aunque no siempre salió bien parada. Aún así, ella, amante del arte, se dejó su fortuna en ayudar a muchos de ellos a alcanzar sus sueños. 

Ottoline Violet Anne Cavendish-Bentinck nació el 16 de junio en el seno de la nobleza inglesa. Era hija del teniente Arthur Cavendish-Bentinck y su segunda esposa, Augusta Browne, y descendiente por linea materna del duque de Wellington. Ottoline, medio hermana del duque de Portland, quien la nombró su heredera, estudió en el Somerville College, la primera escuela femenina perteneciente a la Universidad de Oxford.

En 1902 se casó con Phillip Morrell, diputado liberal con el que mantuvo una relación matrimonial abierta y con quien tuvo dos hijos gemelos, un niño, que murió en la infancia, y una niña. Ottoline se hizo cargo también de los hijos de su marido y mantuvo como Phillip sus propias relaciones extramatrimoniales. Entre sus amantes destacaron el filósofo Bertrand Russell o la pintora Dora Carrington, además de su jardinero.



Las dos casas que mantenía Ottoline, una en el barrio londinense de Bloomsbury y la otra en la campiña cerca de Oxford, fueron centros de encuentro de los principales artistas e intelectuales de la época a los que daría cobijo durante la Primera Guerra Mundial. Tanto ella como a los que acogió en su hogar eran defensores de las tendencias pacifistas que fueron muy mal vistas por la sociedad inglesa del momento. Virginia Woolf, Aldous Huxley, Katherine Mansfield, Henry James o Robert Graves fueron algunos de los protegidos de Lady Ottoline Morrell. 

Lady Morrell con su marido y su hija Julian

Ottoline fue una de las principales protectoras del círculo de Bloomsbury, a cuyas reuniones solía acudir asiduamente. A pesar de su apoyo incondicional a muchos de sus miembros, a los que protegió y apoyó con su generoso mecenazgo, algunos no la trataron demasiado bien. Al parecer, la excéntrica noble fue utilizada como inspiración para la protagonista de El amante de Lady Chaterley de D.H. Lawrence quien curiosamente se enamora de su jardinero como la propia Lady Ottoline. También algunos de sus amigos pintores la retrataron de manera exagerada marcando sus facciones e inmortalizando su rostro con un gesto estrambótico, tal fue el caso del lienzo pintado por Augustus John y que hoy en día custodia la National Portrait Gallery de Londres.

Lady Morrell. Augustus John

Además de ser una de las mecenas del famoso círculo de Bloomsbury, Ottoline Morell desarrolló sus propias aptitudes artísticas como decoradora y diseñadora de jardines y escribió sus memorias. 



Los diez últimos años de su vida los pasó postrada en una cama enferma de cáncer sufriendo la pérdida de parte de su mandíbula. Sus protegidos, por los que se dejó casi toda su fortuna, fueron abandonándola, excepto unos pocos como Virginia Woolf, quien mantuvo su amistad hasta el final. El 21 de abril de 1938 fallecía a causa de una medicina experimental. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada