martes, 10 de junio de 2014

La primera reina británica, Ana Estuardo (1665-1714)

El 1 de mayo de 1707 Inglaterra y Escocia se unían. Como soberana de la nueva Gran Bretaña se erigió Ana Estuardo, entonces reina de Inglaterra, una monarca que subió al poder por causas de fe y por falta de herederos directos de los anteriores monarcas ingleses y escoceses. Mientras su padre, quien debía reinar como Jacobo II perdía su derecho real al no aceptar el protestantismo, ella se mantuvo fiel a la religión oficial y se convirtió en reina al morir su hermana sin descendencia. Ana asumió el poder de la mano de su amado esposo, Jorge de Dinamarca, con quien, sin embargo, y a pesar de haberse quedado embarazada en casi veinte ocasiones, no consiguió dar estabilidad a la nueva corona británica. Durante su reinado, además de restablecer el orden en Inglaterra y Escocia, tuvo que dirigir las posturas británicas en la guerra de Sucesión española.

Entre dos credos
Ana Estuardo nació el 6 de febrero de 1665 en el Palacio de Saint James en Londres. Ella y su hermana María fueron las dos únicas hijas que sobrevivieron del matrimonio entre el duque de York, Jacobo, y Ana Hyde. Ana fue una joven de débil complexión. Creció a caballo entre la corte francesa donde se trasladó por razones de salud siendo una niña, y la corte de su tío el rey de Inglaterra Carlos II. Este, además de ofrecer a las hermana María y Ana una buena educación, transmitió a sus sobrinas la fe protestante, la oficial en el reino y contraria a las creencias de sus propios padres, Jacobo y Ana Hyde.

Ana con su hijo Guillermo
Ana tenía dieciocho años cuando se casó en el mismo palacio en el que había nacido. Fue el 28 de julio de 1863 y la elección del marido recayó en el príncipe protestante Jorge de Dinamarca, hermano del rey danés Cristián V. El matrimonio fue feliz en lo que se refiere a su relación conyugal pero muy desgraciado por no poder engendrar un hijo. Hasta dieciocho embarazos y algún aborto tuvo Ana a lo largo de dieciséis años. Todos los hijos que pudo dar a luz nacieron muertos a excepción de Guillermo, nombrado duque de Gloucester, quien sobrevivió hasta los once años.

Es probable que tan desdichada fertilidad se debiera a la mala salud de la reina. Lo cierto es que Ana y Jorge se mantuvieron unidos en tan desgraciada situación.

Una corona disputada
El 6 de febrero de 1685 fallecía el rey Carlos II y subía al trono su hermano el duque de york como Jacobo II. Un reinado que duró muy poco. Jacobo no tardó en establecer una tolerancia religiosa que no gustó nada a los ingleses de fe protestante. Estos alzaron la guardia cuando el rey tenía un hijo de su segundo matrimonio con María de Módena. Jacobo Francisco Eduardo, nacido en 1688, se convertía en el heredero católico del rey. Jacobo había propuesto a sus dos hijas mayores la herencia del reino a condición de que abrazaran el catolicismo, algo a lo que se negaron.

Ana con su marido
Aquel mismo año los hechos se precipitaron dando lugar a lo que la historia dio a conocer como la Revolución Gloriosa. Jacobo II era depuesto y se alzaron con el poder, con la ayuda del Parlamento inglés y de Holanda, su hija María y su marido el príncipe holandés Guillermo de Orange. 

A pesar de que Jacobo, su esposa y su hijo huyeron a Francia para recibir el apoyo del rey católico Luis XIV, las esperanzas de volver a subir al trono inglés a un monarca católico se desvanecían por momentos.

Todos aquellos acontecimientos los vivió Ana desde un segundo plano y aceptando el destronamiento de su propio padre. En 1689 el Acta de Derechos destituía oficialmente a Jacobo II y nombraba rey al esposo de María como Guillermo III. Ana se colocaba entonces en la línea de sucesión al trono por debajo de los posibles hijos de su hermana y su cuñado.

El rey Guillermo III fallecía el 8 de marzo de 1702. Su esposa había muerto ocho años antes sin dar un heredero a su marido. Ana se convertía entonces en reina.

Reina de Gran Bretaña
El 23 de abril de 1702 Ana Estuardo era coronada en la abadía de Westminster junto a su marido Jorge. Ana asumía el poder en un momento complicado en la política exterior. Mientras en España se debatía sobre la sucesión del último Austria, Carlos II de Habsburgo, quien había dejado como heredero a Felipe de Anjou, su abuelo Luis XIV seguía intrigando para poner en el trono inglés al medio hermano de Ana, Jacobo Estuardo. Con esta situación, Inglaterra se posicionó al lado del archiduque Carlos de Austria en la llamada Guerra de Sucesión al trono español enfrentándose a Francia y España en una guerra que terminó con el pretendiente francés en el trono español como Felipe V. Ana consiguió ara su país Gibraltar y Menorca. 

En aquel conflicto, que tuvo como principal escenario el mar, destacó el duque de Marlborough, quien fue uno de los generales más importantes de los ejércitos ingleses. Su esposa, Sarah Jennings fue durante mucho tiempo amiga y confidente de la reina. 

Mientras en Europa se libraba una guerra, en el reino de Ana, el Parlamento se planteaba la posibilidad de unir Inglaterra con Escocia. Tras varios conflictos legislativos, el 1 de mayo de 1707 ambos reinos se unían en uno solo con el nombre de Gran Bretaña. 

Un año después Ana quedaba viuda y sin descendencia directa. La última reina Estuardo y la primera de la Gran Bretaña vivió aún siete años más. El 1 de agosto de 1714, con cuarenta y nueve años, excesivamente obesa y aquejada de varios males que la impidieron físicamente, fallecía en el palacio de Kensington. Su cuerpo fue enterrado con todos los honores reales en un ataúd más grande de lo habitual para poder acoger el gran cuerpo sin vida de Ana, en la abadía de Westminster

Como ya se había estipulado, a la reina Ana la sucedió Jorge I.

2 comentarios:

  1. ¿A Isabel I y a Maria la Sanguinaria , no se las considera reinas británicas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran reinas de Inglaterra y Escocia que en principio tenían líneas dinásticas distintas

      Eliminar