lunes, 3 de febrero de 2014

La Adelantada, Mencía Calderón (Siglo XVI)

La historia del descubrimiento de América y su posterior colonización estuvo protagonizada principalmente por hombres. Fueron muy pocas las mujeres que en aquellos primeros años de asentamientos en el Nuevo Mundo tuvieron un papel determinante. Fue Mencía Calderón una de aquellas mujeres, quien ayudó, con su coraje y valentía a llevar a término la tarea encomendada por el mismísmo emperador Carlos V de enviar a las tierras conquistadas mujeres cristianas para repoblarlas y evitar en mestizaje con los indígenas que a mediados del siglo XVI empezaba a ser preocupante. Dicha tarea estaba destinada al esposo de Mencía quien falleció poco antes de levar anclas. Su viuda no se amedrentó y asumió el papel de su marido.

La biografía de María Calderón está escasamente documentada en los años anteriores a su gran aventura transoceánica. Se sabe que nació alrededor de 1520 y que era hija de una familia de hidalgos de Medellín y que estaba casada con Juan de Sanabria, siendo Mencía su segunda esposa. Juan había sido nombrado por el emperador Carlos V adelantado del Río de la Plata, título que tendría una vigencia de dos generaciones. 

Juan de Sanabria empezó a preparar su partida al Nuevo Mundo a donde se trasladaría con su esposa y sus hijos, además de un amplio número de familias y jóvenes casaderas. Y es que el nuevo adelantado había recibido el encargo de repoblar las tierras conquistadas con hombres y mujeres cristianos para frenar así el constante mestizaje que se estaba extendiendo de manera preocupante para los españoles. Era necesario llevar a mujeres que pudieran casarse con aquellos primeros colonos y dejaran su vida de concubinato con las indígenas.

El viaje se estaba preparando cuando Juan de Sanabria falleció de manera inesperada. Su hijo tenía entonces poco más de 18 años y su situación se vio comprometida. Fue el coraje de Mencía el que hizo que la expedición no se abortara. De manera excepcional la viuda de Sanabria se auto proclamó adelantada y, en nombre de su hijo, continuó con los preparativos de un viaje que se alargó más de seis años y estuvo plagado de constantes penurias y desdichas. 

No todos conseguirían llegar a Asunción, ni tan siquiera el joven Diego de Sanabria ni una de sus hermanas. Pero Mencía Calderón llegó con un grupo reducido de hombres y mujeres y consiguió en parte el objetivo inicial de la expedición, repoblar el Nuevo Mundo con cristianos. 

Como los datos biográficos de Mencía de Calderón se centran solamente en su travesía por el océano, tampoco sabemos exactamente la fecha ni el lugar de su fallecimiento.

 Si quieres leer sobre ella 


Expedición al Paraíso, Eloísa Gómez-Lucena








El corazón del océano, Elvira Menéndez

1 comentario:

  1. Un personaje fascinante y un breve artículo muy interesante. Como historiadora especializada en Prehistoria he de reconocer que siempre ha sido la historia del siglo XVI mi segunda vocación. Un saludo.

    ResponderEliminar