viernes, 19 de abril de 2013

La última beguina, Marcella Pattijin (1920-2013)

Hay movimientos, corrientes, que son efímeras, otras perduran en el tiempo. Algunas, al final, se acaban extinguiendo. Hace unos días nos dejaba una monja nonagenaria cuyo fallecimiento no habría traspasado los muros de su hogar si no fuera porque con ella terminaba un movimiento religioso cuyos orígenes hemos de buscar en los remotos siglos medievales. Marcella Pattijin fue la última beguina, la última de una larga lista de mujeres que escogieron el mundo de la mística y la piedad sin renunciar a su vida seglar, unas mujeres que revolucionaron, a su manera, la manera de vivir en religión. Muchas de ellas se convirtieron en poetas destacadas de la mística medieval.

La monja que no podía ver
Marcella Pattjin nació en el Congo Belga en 1920. La ceguera que sufría no fue obstáculo para una mujer llena de energía y mucha fuerza de voluntad. En Bruselas, cuando era una joven de 20 años con profunda vocación religiosa, ningún convento quiso aceptarla. Pero Marcella no se rindió y siguió buscando su lugar en el mundo. Ese lugar se encontraba en Sint Amandsberg, una comunidad de más de doscientas beguinas situada cerca de Gante. Esas mujeres eran herederas de un movimiento religioso que nació en la Edad Media y que cambió radicalmente la manera de vivir como monjas. Aquellas beatas decidieron vivir unidas pero sin seguir ninguna orden religiosa.

Marcela estuvo en Gante buena parte de su vida ayudando en el cuidado de enfermos. En su tiempo libre tocaba el acordeón y la mandolina.

Hasta 2005 vivió con otras ocho beguinas en Kortrijk a las que sobrevivió. Desde entonces vivía en una residencia debido a su avanzada edad. 

Murió el pasado domingo 14 de abril mientras dormía. Su muerte ponía punto y final a una historia que había durado 800 años. Ella fue la última de un grupo de mujeres excepcionales, mujeres de profunda fe que no quisieron renunciar a la vida. Algo que en el siglo XXI puede sonar ingenuo, pero que en las rígidas estructuras medievales fue una auténtica osadía.




1 comentario:

  1. Fa molts anys vaig veure un reportatge a la Vanguardia expliicant aquesta historia i em vaig guardar el retall per si mai hi anava de viatge i vet aqui que amb els anys hi vaig anar! i vaig puguer veure el beguinatge de Bruixes, preciós! Gràcies per la teva interesant entrada. Una abraçada.

    ResponderEliminar