jueves, 2 de febrero de 2012

Buscando el amor perdido, San Mao (1943-1991)

La historia de San Mao es la historia de una mujer que recorrió el mundo en busca de su gran anhelo, el amor. No quería ser escritora, quería ser una buena esposa. Pero la vida no le dio el regalo que ella tanto buscaba. 

La niña de los tres pelos
Chen Ping nació el 26 de marzo de 1943 en Chongqing, en el suroeste de China. Su padre, Chen Siqing, era abogado, y su madre se llamaba Miao Jinlan.

En 1948, cuando tenía 6 años, Chen Ping y su familia se trasladaron a vivir a Taiwan donde empezó a estudiar en un sistema educativo lleno de represiones y reglas estrictas, algo difícil de llevar para una niña obstinada, inteligente y llena de preguntas. 

Pronto Chen Ping se sumergió en la lectura de los grandes autores orientales y occidentales, aunque también gustaba de leer novelas de amor. El interés por la literatura no se trasladó a otras materias de estudio que le acarrearon más de un disgusto. Una mala nota en matemáticas hizo que su profesor la humillara en público, algo que afectó profundamente a la joven. 

Chen Ping se encerró en sí misma hasta el punto que su madre decidió sacarla del colegio y supervisar ella misma la educación de su hija. Chen Ping y su madre demostraron que era una muchacha inteligente y válida. Con 19 años publicó su primera novela e ingresó en el departamento de filosofía de la Universidad de la Cultura China en Taiwan. Chen Ping se daría a conocer como escritora con el pseudónimo de San Mao, el nombre de un personaje de cómic, un niño con tres pelos que vagaba por el mundo. 

Buscando el amor
A los 20 años San Mao tuvo su primer desengaño amoroso que la sumiría en una depresión. San Mao era una joven soñadora que quería, por encima de todo, encontrar el amor. Desesperada y triste, decidió poner rumbo a Occidente. Su primer destino sería Madrid. 

Allí encontró el amor en un joven español bastante más joven que él y al que le dio el nombre de He Xi. La relación con He Xi duró poco. Cuando terminó sus estudios en Madrid, San Mao marchó a Alemania a estudiar la lengua germánica. Tenía 26 años cuando volvía a Taiwan.

El siguiente desengaño amoroso sería mucho más trágico. El amor por un profesor de alemán con el que llegó incluso a planificar su boda, murió de un ataque al corazón.

De vuelta en Madrid, San Mao se rencontró con He Xi quien no se había olvidado de la joven y bella oriental. San Mao y He Xi se embarcaron entonces en una aventura que había sido el sueño de San Mao desde hacía tiempo, recorrer el desierto del Sahara. De su experiencia en el desierto nació Cuentos del Sahara, una obra que tuvo mucho éxito en Asia. La pareja vivió unos años de amor y felicidad hasta que un terrible accidente en el mar en el que murió He Xi volvió a dejar a San Mao sumida en la más absoluta tristeza. 

Desesperada y perdida, San Mao viajó por América hasta que finalmente volvió a Taiwan donde se reincorporó a la Universidad de la Cultura China. San Mao aun viajó por distintos países de Asia pero no encontró el amor perdido.

El 3 de enero de 1991 San Mao ingresaba en un hospital de Taiwan. A la mañana siguiente aparecía muerta en su habitación. Muy probablemente se suicidó. 

 Si quieres leer sobre ella


Diarios del Sáhara
San Mao

13 comentarios:

  1. Descubrí a San Mao el año pasado,no he podido leer nada suyo,pero su vida me encantó,a pesar de su trágico final.No sé por qué pero la admiro,además de que soy una enamorada de China y Japón y mis mejores amigas son taiwanesas.Una pena que sea tan poco conocida por aquí.Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. No conocía, querida Sandra, a San Mao ni sabía de su infructuosa búsqueda de la felicidad; en muchas ocasiones, sin razón aparente, el Amor se vuelve esquivo con algunas personas y a cada instante mínimo de alegría con el ser amado le siguen abruptas interrupciones que, por veces, le ponen fin definitivo. Ya lo decía Publio Sirio: "Amor animi arbitrio sumitur, non ponitur", elegimos amar, pero no podemos elegir dejar de amar.
    Gracias por esta bellísima entrada y mil bicos.

    ResponderEliminar
  3. Hay algo que no entiendo, He Xi ¿no muere de un ataque del corazón?.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Buenas:
    Tengo el enorme placer de haber conocido personalmante a San Mao(en España usaba el nombre de Echo Chen)cuando yo era pequeña, su marido, en este relatollamado He Xi, en realidad de llamaba Jose Mª y efectivamente murió mientras buceaba en Las Islas Canarias. En esto que has escrito falta algo muy importante, ella dió a conocer los comics de Mafalda en China y los tradujo al idioma. Al igual que fue una gran enamorada de España y muchos chinos empezaron a conocer este país a traves de sus novelas. Sin duda España tiene una deuda con ella que a día de hoy....
    Ella se suicidó, creemos que porque pensara que tuviera una enfermedad grave.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, buenas tardes.
      Soy Sixiang. Me algero mucho de ver tu comentario por aquí y la verdad es que me han soprendido mucho tus palabras.

      Personalmente soy muy aficionado de las sobras de Sanmao, es una de mis escritores favoritos. Leí todas sus obras y tenía ganas de traducirlo al castellano. Pero al final lo tenía que abandonar por mi nivel inicial de español.

      Ahora trabajo en Casa Asia de Barcelona y estoy preparando una propuesta de hacer una Presentación sobre Sanmao y sus obras. Querria contar la historia de Sanmao y su marido José a los españoles y que anime a los traductores a trabajar en sus obras. Tengo ganas de que los españoles sepan la historia de Sanmao, y para mí sería un gran placer si me podrías ayudar en eso. Me gustaría pedirte este favor.......Sobretodo personalmente también me interesa mucho la historia de Sanmao y siempre quiero saber más........ Lo siento por la molestia si no te va bien la idea. Espero tu repuesta. Un saludo cordial

      Eliminar
    2. Hola Esther:
      Me gustaría contactar contigo. Mi nombre es Javier Cortines, ex delegado de Efe en CHina. Estoy escribiendo un artículo sobre San Mao. Mi email es taichicaoyan@hotmail.com
      Un afectuoso saludo

      Eliminar
  5. Hola soy Esther Quero la hermana de JoseMª Quero el marido se Sanmao (Echo Chen para nosotros) y nos pesa muchísimo a toda la familia no poder leer nada de Echo porque no esta traducido al español. A Sanmao y mi hermano le están preparando un monumento homenaje en la isla de la Palma (Canarias) donde murió mi hermano.
    He pensado ponerme en contacto con el Instituto Cervantes que esta presente en China por si les interesa traducirlo ya que se que en China Sanmao es muy conocida.

    No me pregunto de donde vengo,
    mi origen es muy lejano
    ¿po qué vagabundear tan lejos?
    Por los pajaros que vuelan,
    por el arroyo que fluye en el valle,
    por las vastas praderas,
    pero sobre todo, sobre todo,
    por el olivo de mis sueños.

    El olivo de mis sueños. Sanmao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Me llamo Irene Tor, soy traductora del chino y actualmente preparo un proyecto de traducción de San Mao. Creo que es una obra indispensable en las bibliotecas españolas.
      Me gustaría contactar con todas aquellas personas que puedan proporcionarme información sobre Echo Chen y José María Quero. Muchas gracias.
      irenetor@hotmail.com

      Eliminar
    2. Querida Irene, hace años leí algo de Sanmao en español, condensado por Reader's Digest; fue una ventana maravillosa al desierto y al alma de esta mujer. Desafortunadamente, ha sido lo único que he podido leer de ella, pues nunca ha sido traducida al español. Gustosa estaré esperando por esta obra, que sí, es indispensable. Por favor, hazme saber cómo adquirirla

      Eliminar
    3. Irene Tor:Me gustaria aportar mis granitos de arena pues soy del Sahara y como podras constatar tenemos bastante arena.

      Eliminar
  6. Leí a Echo Chen traducida al español en una revistilla, el Reader´s Digest. Allí está Las Arenas del Sahara. Es bella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también fue mi forma de conocer parte de su obra, y me gustaría leerla. Espero una traducción de su obra. Gracias por recordar que salió en esa revista. De casualidad tienes el dato de cuándo se publicó? Yo la leí en casa de mi suegro, hace muchos años, imposible recordar el número de la revista; pero platiqué de ella con un amigo y queremos ver cómo leer de ella.

      Eliminar
    2. Acabo de conocer la noticia de la publicacion de su obra en español http://cultura.elpais.com/cultura/2016/10/24/actualidad/1477295133_743991.html no se si lo sabias... Yo tendre que esperar a que llegue a Argentina, pero me gustaria saber tu opinion al respecto porque lo poco que conozco de ella es de fragmentos en internet. Es un personaje apasionante.

      Eliminar