viernes, 19 de agosto de 2011

Psicoanálisis femenino, Karen Horney (1885-1952)

En un mundo en el que las mujeres aun tenían las puertas cerradas al estudio universitario, Karen Horney, con su tenacidad y temperamento, consiguió ser la única estudiante aceptada en su curso en la facultad de medicina de la Universidad de Friburgo. Karen se convirtió en una reputada psicoanalista que llegó a refutar las teorías freudianas sobre las mujeres. 

Entre la depresión y la voluntad
Karen Horney nació en la localidad de Blankenese cerca de Hamburgo, en Alemania, el 16 de septiembre de 1885. Su padre, Brendt Wackels Danielson, era un capitán de barco, autoritario y de profunda fe religiosa. Su madre, Clotilde, era la segunda esposa de Brendt. Karen creció junto a su hermano mayor, Brendt, y otros cuatro hermanos habidos del primer matrimonio de su padre.

A pesar de llevar una infancia relativamente normal, ésta estuvo marcada por las largas ausencias de su padre y la separación de sus padres en 1904. Karen sufrió desde bien pequeña síntomas depresivos que la acompañarían a lo largo de su vida. 

Cuando en 1906, expuso a sus padres la intención de ingresar en la universidad y cursar estudios de medicina fue una auténtica revolución. La medicina había estado vetada durante siglos a las mujeres, dejando solamente alguna parcela pequeña como la asistencia a los partos, para ellas. Su entrada en la universidad fue dura para una joven rodeada de hombres escépticos que la miraban como un auténtico bicho raro. 

Entre el estudio y el amor
Siendo estudiante de Friburgo, Karen conoció a Oscar Horney, un abogado con el que se casaría en 1909 y con el que tendría tres hijas. Karen fue una de las primeras mujeres que con voluntad y esfuerzo consiguió lo que muchas mujeres un siglo después, ser madre, esposa y profesional a la vez, algo totalmente excepcional para su tiempo.

El matrimonio de Karen se rompió cuando el negocio de Oscar se hundió en 1923. Tres años después se separó y posteriormente marchó a vivir a los Estados Unidos junto a sus tres hijas.
Su carrera en Nueva York la llevó a crear la asociación para el avance del psicoanálisis, el instituto americano del psicoanálisis y un instituto que llevaba su nombre. Catedrática respetada, Karen llegó a discutir las teorías de Freud sobre la mujer y desarrolló sus propias ideas sobre la neurosis. 

Su trabajo y sus hijas llenaron toda su vida hasta su muerte el 4 de diciembre de 1952.


 Algunas de sus obras

El proceso terapéutico: ensayos y conferencias, Karen Horney







La personalidad neurótica de nuestro tiempo, Karen Horney






2 comentarios: