viernes, 15 de julio de 2011

La amante pobre, Barbara Villiers (1640-1709)

Barbara Villiers ascendió desde una familia noble arruinada al lecho del rey que trajo la Restauración monárquica a Inglaterra. La duquesa de Cleveland fue una de la larga lista de amantes del alegre monarca, al que dio 5 hijos.

Noble sin dote
Bárbara Villiers nació en Inglaterra el 27 de noviembre de 1640. La única hija del vizconde de Grandison, William Villiers, y Mary Bayning, estaba destinada a tener un futuro prometedor. Pero era aun un bebé cuando su padre murió en una de las batallas en defensa del malogrado rey Carlos I. La súbita desaparición del vizconde dejó a madre e hija en una difícil situación económica.

A pesar de ello, su madre consiguió darle una buena educación. Bella y educada, estos no fueron atributos suficientes para conseguir un buen marido. Sin dote económica, tuvo que sufrir el desplante de su primer amor, Phillippe Stanhope, conde de Chesterfield.

Herida en su orgullo consiguió casarse con Roger Palmer, miembro de la nobleza, en contra de la opinión de su noble y rica familia.

Amante promiscua
Su matrimonio no duró demasiado. En 1662, no habían transcurrido ni 3 años, cuando la pareja se separó. La belleza de Bárbara atrajo las miradas del nuevo rey, Carlos II. Conocido como un hombre alegre y disipado, la joven dama pasó a formar parte de una larga lista de amantes reales. Algo que a ella no pareció importarle. Carlos II llegó a reconocer hasta 14 hijos ilegítimos; 5 de ellos, fueron de la conocida entonces como Duquesa de Cleveland.

Mientras ejerció de amante real, Bárbara no tuvo reparos en invitar a su lecho a otros caballeros de la corte al tiempo que se enfrentaba abiertamente con la reina, Catalina de Braganza y se paseaba por la corte a sus anchas.

Su actitud libertina terminó por cansar al rey que pronto la sustituyó por la enésima amante. Retirados sus favores en la corte inglesa, la duquesa marchó a París. Ya viuda de su primer marido se casó con Robert Fielding quien fue acusado de bigamia. Bárbara no llegó a conseguir su sitio como única esposa de Fielding. En 1709, enfermó súbitamente y falleció sin llegar a cumplir los setenta el 9 de octubre.

2 comentarios:

  1. Si las fechas de nacimiento y muerte son correctas, no vivió 39 años,sino 69.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, ya está corregido. Gracias por el apunte

      Eliminar