martes, 12 de julio de 2011

El águila profética, Tánaquil (Siglo VI a.C.)

En la historia de los primeros reyes de Roma, una mujer a la sombra de su marido profetizó que éste sería rey. Con su poder, inteligencia y riqueza, Tanaquil de Etruria elevó a Lucio Tarquinio Prisco a los dominios de un naciente imperio.

De Etruria a Roma
Tánaquil era una mujer que pertenecía a una familia poderosa de la ciudad de Tarquinii, en Etruria. Estaba casada con Lucio Tarquinio Prisco, hijo de un inmigrante de origen griego, con el que tuvo cuatro hijos, dos niños y dos niñas.

Tanaquil dio a su marido poder y riqueza pero por su condición de inmigrante, su carrera política se veía limitada en Etruria. La joven e inteligente Tanaquil no dudó en seguir los deseos de Tarquinio de hacer carrera y fortuna en Roma.

Visiones y profecías
Durante su juventud, Tanaquil ejerció y desarrolló sus dotes proféticas. Entrando en Roma, un águila sobrevoló la cabeza de su marido. Ella no dudó en augurar con este hecho un importante destino para Tarquinio. Y acertó.

La carrera política de Tarquinio Prisco se inició como preceptor de los hijos del rey Anco Marcio. Cuando el monarca murió, sus descendientes no tenían aún edad para reinar, hecho que aprovechó Tarquinio para convencer al Comitium para que él fuera elegido rey.

Educando a reyes
Cuando Tarquinio subió al poder, Tánaquil estuvo a su lado y preparó al marido de su hija Tarquinia, para que fuera el suceror de Tarquinio. Parece ser que Servio Tulio era hijo de una esclava, hecho que sin embargo, no está probado.

Tras la muerte de Tarquinio, Tánaquil actuó rápido para que su yerno fuera designado rey. Ocultó el fallecimiento del rey para designar a Servio Tulio como su heredero. Cuando éste fue aceptado como sucesor de Tarquinio, Tánaquil hizo pública su muerte. Eliminaba así las aspiraciones de los hijos de Anco Marcio, quienes habían ordenado asesinar a Tarquinio.

Tánaquil fue asimilada a una diosa con el nombre de Caia o Gaia Cecilia cuando murió. Esta era una deidad relacionada con el hogar. No podía ser de otro modo para una mujer que protegió y defendió con inteligencia y decisión los intereses de su estirpe.

5 comentarios:

  1. Me pareció muy interesante el trabajo de investigación que publicas en tu blog, por el que te felicito.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Núria por tus palabras

    ResponderEliminar
  3. Excelente elección para mi gusto la de hoy, Sandra; envuelta entre la leyenda y la historia( yo la conocía a través de Tito Livio), Tanaquil aglutina elementos interesantísimos: origen etrusco, dotes de adivinación, relación con la monarquía romana, ambición e inteligencia. ¡Un cóctel explosivo!
    Recomiendo como complemento a tu post la visita al blog de Ana Vázquez Hoys quien publicó hace ya algún tiempo una interesantísima entrada:
    www.bloganavazquez.com/.../tanaquil-reina-etrusca-de-roma
    Mil saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus palabras y por la referencia. Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Hola,

    Vi su sitio, me pareció muy interesante.

    Les invitamos a que lo registren gratuitamente en nuestro directorio:

    eldirectorio.tk

    Esperamos su visita.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar